Opinión

¿Cómo va el caso de Emma Coronel?

La defensa estaba casi casi esperándola. | Fred Álvarez

  • 04/03/2021
  • Escuchar

Si había acuerdo ya no habrá por la filtración dijo Litchman.

Emma Coronel Aispuro fue detenida la mañana del lunes 22 de febrero por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) al salir del aeropuerto internacional de Dulles en Virginia, Estados Unidos (EU); fue acusada de participar en una conspiración para importar y distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y mariguana, entre otros cargos, dice la denuncia firmada por el agente del FBI Eric S. Mcguirre.

Veinticuatro horas después, en una audiencia virtual la jueza Robin M. Meriweather de la Corte Federal del Distrito de Columbia, accedió a la moción de detención temporal por parte de la Fiscalía, pero admitió también que el tema de una potencial fianza puede ser discutida en los próximos días.

Dos días después, el jueves 25, el reportero de Vice NewsKeegan Hamilton, citando a fuentes que le pidieron anonimato “debido a la naturaleza sensible” señaló que la entrega era un indicio de que existe un acuerdo de cooperación, por el cual Emma Coronel proporcionaría información a las autoridades estadounidenses, o testificaría, a cambio de indulgencia en su caso. O sea, entregar en bandeja de plata a los hijos de Guzmán Loera herederos del cartel del Pacífico.

Hamilton entrevistó a Bonnie S. Klapper, ex fiscal de narcóticos del Distrito Este de Nueva York, quien le señaló aspectos que ofrecen evidencias sobre que el arresto de Coronel, no fue del todo inesperado, en particular porque Guzmán quería que su esposa y sus gemelas vivieran en un lugar decente.

“Quizás este fue un espectáculo elaborado. La arrestan, lo hacen muy público, están luchando por su detención porque ella ya coopera o quiere cooperar y quieren sacar a la gente del camino”, asevera Klapper. y agrega que incluso las autoridades utilizaron una denuncia penal en lugar de una acusación para detenerla e iniciar procedimientos judiciales.

Klapper, especuló en la entrevista que Coronel ya podría estar cooperando con la justicia norteamericana…

El abogado Litchman fue consultado sobre la supuesta entrega voluntaria, pero se negó a responder a menos que le informaran quién diablos había filtrado la información. “Maldito sea si respondo a un filtrador cobarde y anónimo”, dijo. También pidió respuesta al Departamento de Justicia y a un vocero del FBI quienes se negaron a comentar algo al respecto.

En efecto, la nota de Hamilton hizo molestar a Litchman, incluso se refirió al texto de Hamilton como una web sucia.

Otra fuente coincide.

“Se entregó”. “Ella llamó para entregarse”. “Se comunicó con un agente con quien ya tenía contacto desde hace tiempo para decirle que quería cooperar”, fueron las declaraciones que varios agentes de la justicia de Estados Unidos proporcionaron a J. Jesús Esquivel, corresponsal de Proceso en Washington DC. Incluso la revista dedica la portada.

“La señora Coronel nos habló de sus planes de entrega varios días antes de su arribo al aeropuerto de Dulles. Esto le fue notificado al Departamento de Justicia y a los fiscales para que prepararan lo necesario una vez que ella llegara a Washington”, aseguró la fuente anónima contactada por Esquivel.

La entrega pactada tiene lógica, sobre todo la forma en cómo llegó Coronel a Dulles, el lugar donde fue recluida, un centro de detención en Alexandria, podemos decir “amable” si se compara con la prisión de Nueva York donde estuvo Joaquín Guzmán Loera.

Además, la foto que le tomaron para su ficha es muy buena, con sus asegunes.

Hasta donde hemos visto, la defensa estaba casi casi esperándola.

Incluso en la primera audiencia virtual de 20 minutos del martes no hubo ningún interés en negociar una fianza, y fue la misma defensa la que consintió que quedara detenida.

El caso, como lo comentamos hace una semana llegó a la mañanera, y lo sorprendente es que hasta aquel momento México no había sido informado de la detención de una ciudadana mexicana a la que ni siquiera se le ofreció atención consular como en otros casos.

Quizá por eso y con cierta ironía el abogado Litchman pidió al presidente de México en un tuit el mismo trato para su defendida que el dado por la justicia mexicana al general ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

“@lopezobrador_ ¿Cuándo podremos tener el acuerdo Cienfuegos? Esperaré”, escribió el litigante.

No hubo respuesta.

El asunto siguió en los medios...

Esta semana Lichman se dedicó a litigar el caso en los medios; de hecho, ha dado varias entrevistas, una de ellas fue explosiva.

¿Por qué?

El pasado martes, en una entrevista en vivo con la periodista Satcha Pretto del programa Despierta América de la cadena Univisión se molestó y subió el tono de la voz en inglés al tratar de “idiota” a la conductora de Univisión.

¡Se pasó!, debe ofrecer disculpas.

¿Cómo fue?

La joven conductora cuestionó al abogado sobre el paradero de las hijas de Emma Coronel, así como por el cobro de honorarios a una presunta delincuente. ¡Porque eso es hasta el momento!

Específicamente cuestionó sobre quién se está haciendo cargo de las niñas.

Ante la interrogante Litchtman se mostró molesto y sin más cuestionó a la presentadora sobre si era correcto que le hiciera esa pregunta. “Dime algo, usted cree que sería mejor para tu audiencia, quizás te puedo dar la dirección en donde están las niñas (le dice con ironía), ¿es más fácil para ti si te doy la dirección para que tú puedas tener tu historia? Se acaba de sembrar una historia, y ahora está en la prensa internacional que la madre de las dos niñas está cooperando contra los funcionarios mexicanos, si no te importa, si está bien contigo, no quiero ofender a nadie, no te lo voy a decir, no te voy a decir con quién están, seguro que las niñas están bien”, respondió el abogado en inglés con traducción simultánea en una entrevista que duró doce minutos.

Lamentablemente la entrevista NO está disponible para el público de México... pero, gracias a amigos pude conseguir la parte esencial disponible en mi cuenta de Facebook.

-Lo que no entiendo es su enojo hacia mí, lo noto agresivo, podría explicarme por qué", reviró la periodista al escuchar las declaraciones del abogado.

“Abogado Lichtman, pero podría ser quizá una respuesta que diga: ‘las niñas están bien en este momento, están siendo veladas por familiares. No tiene que darnos la dirección. En ningún momento le dije que me diera la dirección…”, subrayó con firmeza la periodista y Litchman recalcó con un categórico ¡las niñas están bien!

Y sostuvo que si decía quién las cuida es como darle la dirección, y tanto sus familiares como su madre están preocupadas por las menores.

Al cuestionarle si Coronel realmente se entregó a las autoridades y cuáles serían los rumores que dice ponen en peligro la vida de los familiares de la mujer, incluidas a sus hijas, Lichtman respondió categórico:

“Los rumores eran que ella estaba cooperando, entonces comprenda lo siguiente, al decir esto usted entiende lo que ocurre en México, aquellas personas "los jefes del Cártel" que están cooperando, a las familias, a veces las degollan, separando la cabeza de su cuerpo. Con respecto a si ella se entregó o fue arrestada, ella está en este momento en una cárcel, en una celda fría, sola, con una cobija delgada, ella sólo se puede bañar una o dos veces a la semana. Dígame usted, ¿suena eso como alguien que está cooperando con el gobierno? Llegue a su propia conclusión", subrayó...

Incluso Litchman aseguró que se cometió un delito contra su clienta y ese debería ser el enfoque de la historia de la periodista: “sobre el hecho de que el gobierno estadunidense ha cometido un delito contra Emma Coronel”.

Ante ello, la presentadora le preguntó si le pagan por honorarios o pro bono; a lo que el abogado le reviró con la misma pregunta; la conductora contestó que a ella le pagan por su trabajo, e insistió en su pregunta y él respondió:

No sé. Si es obvio que a ti te pagan, ¿tú crees que puede ser obvio que a mí me pagan o tú crees que esto es obra de caridad? Yo me despierto por la mañana y yo cumplo con mi carrera que he estado cumpliendo durante 30 años a muy alto nivel. Me gustaría que me paguen. A mí me pagan por mi trabajo. Esto es maravilloso, lo que haces. Estoy seguro de que tú vales cierta plata, lo mismo que yo valgo cierta plata”.

La periodista reviró: “Bueno, la verdad, señor, que a mí me pagan, pero no por defender narcotraficantes, a mí me pagan por informar, por eso creo que es válida la pregunta, porque no voy a asumir…”.

¡Muy dura la periodista!

Lichtman la interrumpió: “A ti te pagan por hablar en televisión y, por cierto, ¿estás sugiriendo que por representar a una persona que está acusada de un delito yo también soy parte de esa acusación? ¡Eres una idiota! No importa, no importa, ni que yo también sea parte del cártel, eres una idiota, idiota, idiota. Maravillosa su entrevista, la última con Univisión”, dijo y la dio por terminada.

La entrevista duró 12 minutos, Pretto concluyó diciéndole que ella no le había faltado al respeto.

Se le pasó la mano al abogado hay que precisar que ese es su estilo, pero en tribunales, pero no debe ser en medios.

El abogado está molestó con la filtración…

En otra entrevista para The Other Side of Midnight, de WABC Radio el abogado dijo...

No voy a comentar sobre lo que se va hacer o no”. Pero agregó “plantar semejante historia”, es “absolutamente la cosa más despreciable, y probablemente la peor conducta fiscal que haya visto en el gobierno desde más de 30 años”.

Seamos claros en esto, subrayó “Ella (Emma) tiene dos niñas de 9 años que están siendo expuestas, y hacer ese tipo de afirmaciones con tanta ligereza implica un riesgo muy alto para sus vidas”.

¡Durísimo!

Sin embargo, aseguró que “si había alguna cooperación en curso o estaba a punto de iniciar, ésta ha quedado desechada”. Punto, o sea ¿ya no habrá acuerdo?

¿Quién es Litchman?

Es un abogado reconocido y en efecto cobra caro... El cobrar en un juicio de casos de crimen organizado en Estados Unidos requiere el permiso del Tesoro norteamericano, de la agencia OFAC, ya que se supone que el dinero de un presunto criminal es dinero sucio.

Litchman quizá sea el único abogado que logró la nulidad de cuatro juicios por asociación delictiva en contra de John Gotti Jr., el líder de la familia criminal Gambino y el último gran mafioso de Estados Unidos, y del que Hollywood ha llevado a la pantalla: “El jefe de la mafia: Gotti”, con John Travolta como protagonista.

Además, trae la espina clavada por el caso de Guzmán Loera, quien lo denominó como irregular, ya que la Corte y el juez Brian Cogan violaron el derecho de su cliente a tener un juicio justo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.