Opinión

Combate con cero endeudamientos

El presidente ha cumplido al no recurrir al endeudamiento, descartando la adquisición de deuda externa para la reactivación económica de México. | César Cravioto

  • 26/05/2020
  • Escuchar

De acuerdo con cifras de la presidencia, entre los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se incrementó hasta en 10 billones de pesos la deuda pública interna y externa, y ninguno de ellos se enfrentó al flagelo de una emergencia sanitaria global por el coronavirus, covid-19 decretada en marzo por la OMS por su niveles de propagación y gravedad.

El día en que asumió la presidencia, AMLO prometió no elevar el nivel de endeudamiento, no adquirir nuevos compromisos crediticios como ocurrió en la administración de Felipe Calderón Hinojosa que elevó a 168% la deuda en su sexenio, como documenta Alejandro Álvarez Béjar, economista de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, UNAM.

El presidente López Obrador ha cumplido al no recurrir al endeudamiento, descartando la adquisición de deuda externa -fórmula que ha fallado una y otra vez- para la reactivación económica de México.

Reconoce que se ha podido aplanar la curva de la pandemia del coronavirus gracias a las buenas decisiones tomadas, y al ejemplar comportamiento de todos los mexicanos al quedarnos en casa, y guardar la sana distancia. “Todo indica que va a comenzar el descenso y la mejoría sobre todo en el Valle de México y otras ciudades que fueron afectadas desde el inicio por esta pandemia en nuestro país”, aseguró.

México ha podido remontar la crisis económica mundial que precipitó la pandemia del coronavirus: existen las camas necesarias, los ventiladores para poder atender a las personas enfermas y salvar vidas; se ha contado con los especialistas, los médicos y enfermeras que han demostrado ser heroínas y héroes ante el covid-19; todo lo anterior sumado a que este gobierno ya había iniciado -antes de la pandemia- con el combate a la corrupción apuntalada en una administración eficiente, justa, honesta, bajo la lógica de “no mentir, no robar, no traicionar”.

La recaudación de impuestos no se ha caído, la administración cuenta con 100 mil millones de pesos más en relación al mismo período del año pasado, los contribuyentes están pagando sus impuestos, muchos no lo hacían, y ahora están cumpliendo con su responsabilidad.

Se crearán 2 millones de nuevos empleos: 230 mil jóvenes se integraran al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, y el Programa de Mejoramiento Urbano en 50 ciudades para impulsar la industria de la construcción, significará 228 mil nuevos empleos.

Se sumaron 200 mil sembradores más al programa Sembrando Vida, el Tren Maya está generando 80 mil empleos, la Refinería de Dos Bocas 72 mil empleos, y la construcción de 1350 sucursales de Banco para el Bienestar va a significar 47 mil empleos más, entre otros muchos apoyos.

Frente a la crisis por la pandemia del covid-19 se ha contratado a 45 mil profesionales de la salud y éste número continuará elevándose para que no falte el personal de salud que se requiere.

El aeropuerto internacional de Santa Lucía, que construye la Secretaría de la Defensa, brinda alrededor de 44 mil empleos; y en la Guardia Nacional se han contratado a 26 mil elementos.

Además, a partir del 1 de junio comenzará a reactivarse la industria de la construcción, la minería y la industria automotriz vinculada a Estados Unidos y Canadá.

Este gobierno ha modificado la política de endeudamiento, sus caminos han sido otros: sin despedir a los trabajadores, reforzando los programas de bienestar, sin aumentar el precio de las gasolinas, aumentando el apoyo a quienes necesitan créditos (habrá 4 millones de Créditos a la Palabra), y sin detener las obras de infraestructura como la refinería Dos Bocas, el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía, que como ya vimos, generan de muchos empleos.

De espaldas a un régimen de corrupción y privilegios, y de cara a una verdadera transformación, continuamos hacia adelante.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.