Opinión

Ciberseguridad y protección de datos personales

Es importante que en la prevención durante esta emergencia sanitaria, la ciudadanía también tome medidas específicas de autocontrol. | Julio César Bonilla

  • 09/05/2020
  • Escuchar

El 12 de julio de 2019, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Plan Nacional de DesarroIIo 2019-2024, que anunció la cobertura de Internet para todo el país, visualizando conexión, en carreteras, plazas públicas, hospitales, etc… con propósitos firmes como combatir la marginación y la pobreza; en su Anexo XVIII-Bis, contempló como Meta para 2024, el 95% de cobertura de servicios de banda ancha e internet.

Ahora bien, ante una emergencia sanitaria como la que actualmente enfrentamos, es posible dimensionar con mayor claridad las oportunidades que esa meta representaría para diversos sectores sociales de nuestro país, en tanto que con tales porcentajes de cobertura se facilitaría el ejercicio de derechos, la gestión de servicios, las operaciones de comercio y el uso de productos financieros asociados a internet, dado que las tecnologías han demostrado ser determinantes en escenarios adversos para llevar a cabo operaciones y actividades vía remota en un planeta interconectado.

Sin embargo, para el uso de aplicaciones, sistemas informáticos y tecnológicos es recurrente solicitar datos personales y pocas veces tenemos el debido cuidado al proporcionarlos, lo que eventualmente nos convierte en objetivos vulnerables de quienes abusan de la necesidad, la urgencia o el desconocimiento de sus efectos; en este contexto, debemos estar preparados en lo individual y en lo colectivo, como sociedad y como instituciones, para promover, respetar, proteger y garantizar derechos fundamentales y evitar riesgos y consecuencias que el uso de las tecnologías de la información puede representar en pleno siglo XXI.

Es importante decir, que de acuerdo al Índice Global de Ciberseguridad existen 5 pilares estratégicos a medición: Legal, Técnico, Organizacional, Creación de Capacidad y Cooperación, y resaltar que la Unión Internacional de las Telecomunicaciones da a México las mejores calificaciones en materia legal y técnica; sin embargo un estudio de la OEA con expertos del sistema financiero, estima que el factor humano sigue siendo uno de los eslabones más débiles, lo cual confirma COMEXI en el análisis titulado “Perspectiva de ciberseguridad en México” de 2018, que reportó que en nuestro país uno de cada cuatro usuarios de servicios tecnológicos fueron afectados por el cibercrimen en 2017.

Entre los riesgos más comunes se encuentra el denominado phishing conforme al cual, al obtener información sobre gustos, hábitos, necesidades y consumos, se simulan ofertas y se recaban datos personales como contraseñas o datos de tarjetas de crédito y de la seguridad social y números de cuentas bancarias, para realizar pagos a nuestro cargo.

Si bien en México diversas instituciones trabajamos en la protección de datos personales, a través del Sistema Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, es importante que en la prevención durante esta emergencia sanitaria, la ciudadanía también tome medidas específicas de autocontrol, como identificar los correos sospechosos, verificar webs, leer los avisos de privacidad, mantener actualizado el antivirus, no actuar impulsivamente ante supuestas promociones, no proporcionar claves de cuentas o de acceso por correo, no entrar a links notoriamente inseguros y regular la información que publicamos en redes sociales, entre otras medidas.




Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.