Opinión

China: una potencia comunista

Este mes, el Partido Comunista Chino, cumple 100 años desde su fundación en 1921 y tiene más de 70 años en el poder. | Ulises Castellanos

  • 08/07/2021
  • Escuchar

Caminé por las calles de Beijing hace 15 años, durante un mes fotografié su gente, sus mercados, sus plazas, sus calles, la Ciudad Prohibida; comí es sus barrios antiguos y vi la modernidad a la que apuntaban ya previo a la celebración de sus olimpiadas en 2008. Fui testigo de su recelo sobre lo occidental, pero al mismo tiempo descubrí las aspiraciones económicas de su gente.

Los vi dejar la bicicleta para subirse a los BMW. El índice de robo de autos en la capital es cero. Su disciplina es brutal. La aplicación de sus leyes es implacable.

Este mes, el Partido Comunista Chino, cumple 100 años desde su fundación en 1921 y tiene más de 70 años en el poder. No hay elecciones universales. Eran un pueblo agrícola que casi rayaba en la edad media a principios del siglo XX, y hoy son la potencia económica más poderosa del planeta.

Ciudad prohibida de Ulises Castellanos

En China no existen Google, Twitter, Instagram o Facebook, pero inventaron Tik Tok y sus propias redes. Lo copian todo, desde las hamburguesas, hasta los teléfonos celulares que diseñó Steve Jobs. Es la fábrica del mundo.

China es compleja, su historia es única, su Muralla es un símbolo, pero revisemos un poco de historia para entender la medida real de cómo sucedió esa transformación radical desde que tomó el poder hace 70 años el Partido Comunista Chino.

Mao, su principal ideólogo, transformó a la sociedad china del campo en una China industrializada. Transformó la educación y su cultura. Enfrentó una hambruna que acabó con la vida de millones de chinos, pero al cabo de algunas décadas, sacó de la pobreza a más de 700 millones de ellos.

China activó el famoso plan económico “Un paso adelante” que tenía el objetivo de convertir a su país en una sociedad de trabajo para transformar la agricultura desde una perspectiva comunista, y sin embargo ahí fracasó, pero fue curiosamente ese fracaso el que dio inicio al boom económico que hoy experimenta China.

Imposible conocer China en un mes, se trata de una cultura milenaria, al menos 5 mil años de historia compartida, invadida siempre y menospreciada durante siglos. Hoy coloca vehículos robóticos en Marte y ya llegó a la Luna.

China se abrió al mundo y así llegaron las empresas del capitalismo como Coca-Cola, Starbucks, y McDonald 's entre cientos de marcas globales. Esto le permitió a China crecer de manera sostenida durante tres décadas hasta llegar a fundar “Huawei” la marca de teléfonos celulares, que es también la empresa privada más grande de China y líder en el desarrollo de tecnología, además de ser la número uno en venta de computadoras en el mundo. Es obvio que China está más cerca del capitalismo en términos pragmáticos, que de cualquier otra forma de organización social, a pesar del gobierno comunista que la dirige.

El Partido Comunista Chino tiene dentro de cada empresa comités del Partido, nadie se escapa de esto, la propiedad de la tierra es del Estado. De hecho es un paraíso para el capitalismo salvaje en realidad. Los salarios están controlados por el Estado y trabajan los siete días de la semana. Recuperaron Hong Kong y otras ciudades fundadas por el colonialismo europeo.

La liberalización de la economía por ejemplo, ha tenido efectos en la educación que ya no es completamente gratuita al menos después de los primeros nueve años, el sistema de salud sigue siendo en su mayoría público, pero los más ricos usan los servicios privados; comprar una casa, y cada vez es más difícil, son sólo los más ricos los que pueden comprar.

China ha tenido en 70 años, sólo siete presidentes comenzando por Mao en 1945, hasta el actual Xi Jinping que va a cumplir una década en el poder. Su población representa la quinta parte de la población mundial. Uno de cada cinco habitantes del mundo es chino. Sus ciudades rebasan los 20 millones de habitantes. Aún existe la pena de muerte. Inventó la imprenta, la brújula y la dinamita. Consume un tercio de los cigarrillos de tabaco que se producen en el mundo.

Hacer imágenes allá no es fácil, su cultura y relación con ella es distinta a la nuestra. Evitan el contacto físico entre ellos en público. La Muralla China alcanza los casi 9,000 kilómetros de extensión, se ve desde el espacio pues. Comparte la cordillera del Himalaya con Nepal. El territorio tibetano bajo su control, equivale solito a la extensión en kilómetros de Europa. Es el segundo país más grande del mundo, después de Rusia.

Hace frontera con 14 naciones, no tiene rival en este dato. China es el presente y el futuro del planeta. Son potencia. Tiene el ejército más grande del planeta, son alrededor de tres millones de soldados. Según el Banco Mundial, China ya es la primer potencia económica de la tierra.

Qué más puedo contarles, la experiencia de aquel viaje, me marcó, fue la primera vez que usé al 100% una cámara digital y quedé fascinado con su cultura e historia. Aquí les comparto una foto que hice a unos niños, en la entrada de la Ciudad Prohibida frente a Tiananmen. Son el futuro.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.