Opinión

China: La potencia que amenaza al TLCAN

¿Qué le quita el sueño al nuevo presidente de EU? quizás parte de su estrategia esté centrada en obstruir el ascenso comercial de China a nivel mundial,

  • 12/12/2016
  • Escuchar

La llegada de Donald Trump a la casa blanca el próximo 20 de enero, tiene al mundo entero en un vilo; especialmente a México a quien durante el proceso de su campaña, colocó en el centro de sus discursos y ataques.

 

El discurso adoptado por el presidente electo de los Estados Unidos (EU), ha abierto un sin número de debates entorno a la factibilidad de hacer realidad muchas de sus promesas de campaña, así como los efectos que esto acarrearía en temas como la renegociación del TLCAN o la construcción del muro en la frontera sur con México.

 

Sin duda, ha llamado la atención, la vehemencia con la que dirigió sus ataques de campaña en contra de México y de China, lo que nos ha llevado, a reflexionar sobre las verdaderas motivaciones del nuevo presidente de los EU. En apariencia, el mensaje simple y directo, es detener la migración de mexicanos y cerrar las fronteras por temas de seguridad.

 

Una vertiente más que es la que nos atañe en este texto, es la renegociación del TLCAN firmado en 1994 por México, EU y Canadá. Aunque parece que no sólo es éste acuerdo comercial el que le preocupa a Donald Trump, también el TPP, el CAFTA-RD y otros tratados comerciales, parecen quitarle el sueño al presidente electo.

 

Ante esta escenario, la pregunta es: ¿por qué ahora los precursores de la globalización parecen querer desglobalizar la economía mundial? Para nadie es un secreto que Trump es un empresario nato y muchas de sus inversiones, están fuera de los EU, es decir, su fortuna es resultado de la apertura económica mundial y sí hay alguien que ha gozado de los beneficios de ella, es el polémico empresario.

 

Entonces ¿qué le quita el sueño al nuevo presidente de EU? quizás parte de su estrategia esté centrada en obstruir el ascenso comercial de China a nivel mundial, pero especialmente en Latinoamérica. Sin embargo, habrá quien piense que la respuesta y los movimientos del país del Dragón son rápidos e inmediatos, pues en su reciente visita a la Cumbre de las Américas realizada en Perú, dejó claras sus intenciones para firmar convenios comerciales con los países de la región.

 

Existen diversas voces que señalan que la salida de EU del TPP, estaría fortaleciendo a China tanto en Asia como en el continente americano, amén por supuesto del deseo de esa nación de establecer relaciones de intercambio comercial con todos los países de la región, aunque quizás tal vez, con menor interés con México, pero eso está por verse.

 

Pero entonces ¿es el ascenso de China el verdadero objetivo de la administración Trump lo que pretende detener? Tal vez la deducción resulte simplista, pero existen algunos elementos que indican que la renegociación de los tratados comerciales y el cierre de su frontera sur, obedecen a frenar un eventual aumento del tráfico comercial proveniente de China.

 

Y para muestra un botón, las exportaciones chinas hacia la región del TLCAN, es decir México, EU y Canadá en conjunto, representan poco más del 40% del total de las importaciones de éstos tres países como bloque. En poco más de 13 años, el intercambio total de mercancías entre el país asiático y los tres países de ésta región, pasaron de 7% a 19%, de acuerdo con el estudio “La Nueva relación comercial de América Latina y El Caribe con China” realizado por el Centro de Estudios China-México de la Universidad Autónoma de México (CECHIMEX).

 

El escenario se torna complicado cuando revisamos la balanza comercial de cada uno de los países miembros del TLCAN con China que en general es deficitaria, por ejemplo, EU tiene un déficit de alrededor del 12%, México 15% y Canadá de 8%. Y el problema no termina ahí, en el caso de las exportaciones totales de los EU, hacia el gigante asiático, representan sólo 7.7%, en cambio, las exportaciones totales de China hacia EU representan el 22% del total de la importaciones de la unión americana.

 

Y aún hay más, el tratado de América del Norte, fue creado para incentivar el intercambio comercial entre los tres países miembros de ésta región, pero con la llegada de China, las exportaciones de EU hacia México por ejemplo, disminuyeron 40%,  y hacia Canadá 7.1%. Esto sin mencionar que México fue desplazado por China en 2005 como el principal socio comercial de EU. En resumen, el intercambio comercial entre éstas tres naciones, se redujo en poco más del 5% en 13 años señala el estudio del CECHIMEX.

 

En conclusión los EU no sólo están perdiendo presencia con sus exportaciones a nivel mundial, si no incluso están perdiendo fuerza dentro del bloque comercial que diseñaron con el objetivo de tener en México, un mercado cautivo hacia el que desplazarían todos sus excedentes de producción.

 

Pero eso no es todo, por lo general, las mercancías Chinas, han sido catalogadas como productos de baja calidad y malas copias de todo lo que se fabrica en occidente, pues parece que eso comienza a modificarse, ya que en los últimos cuatro años, las exportaciones chinas de bienes de capital hacia los EU representaron el 58% del total de las exportaciones hacia ese país, y representan, el 34% de las exportaciones totales hacia la región del TLCAN, según datos del CECHIMEX. Es decir, los chinos dejaron de producir sólo plumas, llaveros y gorras.

 

Sólo como ejemplo, las exportaciones de autoparte y eléctricos de China hacia los EU, representan el 43% y han aumentado en los últimos tres años 32%; es decir,  México no es el principal proveedor de autopartes para EU pese a que es el principal exportador de autos hacia ese país. El informe del CECHIMEX, releva que el 35% de las exportaciones manufactureras mexicanas hacia los EU están bajo amenaza de la proveeduría proveniente de China.

 

En México algunos funcionarios y analistas, continúan considerando que ante una inminente renegociación del TLCAN, deberíamos de voltear los ojos hacia el gigante asiático como destino de nuestras exportaciones, sin embargo la pregunta obligada es ¿qué les vendemos?

 

En una conversación de café con un miembro de la cámara de comercio China-México, me decía que nuestro país, no tiene más que hortalizas, frutas, legumbres y carne para ofrecerle al gigante asiático, comentaba que lo que debemos hacer, es invitar a los empresarios chinos a que inviertan en nuestro país, para entonces sí, sacar ventaja de las inversiones chinas en el país.

 

El problema es que esa misma tonada la escuchamos cuando se estaba firmando el TLCAN y ahora resulta que el expresidente Salinas, afirma que el acuerdo que se firmó tenía como objetivo fortalecer la economía interna. Tal vez sean verdades a medias, pero lo cierto es que con los desatinos de los últimos tres gobiernos, el aprovechamiento del tratado comercial firmado con EU y Canadá, ha sido relativo.

 

Donald Trump tiene en la mira lo que puede significar para los EU un mayor ascenso comercial de China en la región latinoamericana, así como el riesgo de perder el liderazgo frente al gigante asiático en su propia casa. Renegociar el TLCAN, sólo puede ser parte de una estrategia para evitar una mayor presencia del país asiático en este bloque.

 

El muro, no sólo será una manera de evitar mayor migración a los EU, también buscará convertirse en una barrera comercial y de seguridad para cualquier tipo de amenaza que considere importante el gobierno de Trump. De hecho, el muro no necesariamente sería un ente físico en la frontera norte de México, pues las intenciones reales podrían estar en la militarización de la zona ante un eventual ataque de “terrorismo” en la unión americana.

 

Señales puede haber muchas, pero una de ellas sucedió hace unas semanas, cuando el gobierno de China reaccionó ante el saludo que el presidente electo de EU envío a la presidenta de Taiwán, Tsai IngWen, al considerarlo una ofensa y falta de tacto diplomático de parte de Donald Trump. Ante ello, la diplomacia China, respondió con un mensaje directo al gobierno mexicano al ofrecerle ayuda económica y comercial, en caso de que se dé la renegociación del TLCAN.

 

Los signos, apuntan a que el planeta se encamina hacia una nueva era de la guerra fría en la que México, podría convertirse en un actor importante en un escenario de crisis económica y política internacional.

 

Sin embargo, pese al pesimismo y percepción de tormenta para la economía mexicana, en caso de renegociar el TLCAN, éste contexto podría ofrecer algunas oportunidades y ventajas para nuestro país a la hora de renegociar el tratado.

 

La pregunta es si los funcionarios del gobierno mexicano, se han planteado ya un escenario en el que México debería  jugar un papel relevante en la construcción de su propio destino. Quizás ésta hipótesis resulte simplista, pero no debemos negar que detrás del nuevo orden mundial, se encuentra agazapada China continental.

 

@ijm14

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.