Opinión

Chile: Grandes contrastes

En las clases sociales, en su modelo de gobierno, en su modo de vida, la situación actual en el país es una clara muestra de los contrastes. | Leticia Torres

  • 24/10/2019
  • Escuchar

Santiago de Chile, una ciudad de tamaño razonable con todos los servicios a un costo no tan bajo, con el precio de la comodidad que una ciudad implica, por su puesto con sus altibajos pero al final del día una ciudad atractiva, grata para vivir.

Chile, país que hasta hace unos días era calificado como el más estable en todos los sentidos no sólo en América del Sur sino de América Latina, definido como un “Oasis” por el actual Presidente. Un país que pese a las constantes quejas de sus habitantes era fácil vivir, desplazarse, tener una vida agradable y segura, disfrutar además de una maravillosa naturaleza, al norte el Desierto más árido del planeta, al este las majestuosas montañas de Los Andes, al sur los imponentes Campos de Hielo y al oeste el espléndido Océano Pacífico, esta era mi visión como extranjera viviendo aquí por una década.

De un momento a otro, escribo esto con mucho cuidado porque ya no tengo certeza que haya sido así, el panorama cambió, el país que permitía tener una vida libre con un estándar más alto que  cualquiera de América Latina, se tornó en un lugar que hay que evitar, marchas casi por cualquier parte, “cacerolazos” cada día, saqueo y quema de farmacias y supermercados, quema de transporte público, suspensión de clases en colegios y universidades, cierre de servicios públicos y privados, toques de queda durante varias noches y, desafortunadamente también, muerte de personas inocentes o no, no lo sé.

La muerte de cualquier ser humano en situaciones extremas como las que se viven en Chile, es una clara señal de que el nivel de gravedad va cambiando de tono, la trama continúa con un pueblo que sigue con exigencias de mejoras, que se siente abandonado por sus gobernantes y que entre sus manifestantes se esconden bandidos que aprovechan para hacer atrocidades, en paralelo, un gobierno que lucha por dar solución a las demandas de la población, que intenta hacer funcionar al país con los inconvenientes mencionados sin lograr llegar a acuerdos mutuos. En el informe de ayer del Presidente dijo: “Dios Bendiga a Chile” una expresión que podría tener un verdadero significado detrás…

Chile se caracteriza por ser un país de grandes contrastes en su naturaleza, en las clases sociales, en su modelo de gobierno, en su modo de vida, la situación actual en el país es una clara muestra de ello: En las marchas, una parte de los manifestantes pide cordura para limitar los daños, otra continúa sin importar los excesos, sin pensar que su actuar les afectará de manera inmediata. En el almuerzo del día de hoy en la oficina, una parte de los comensales pedía mantener el toque de queda por las noches y la otra reclamaba no represión.

La geografía, cultura e historia de un país define inevitablemente a su sociedad y la historia reciente de Chile se ha hecho sentir en este evento.

Vivir una situación de esta magnitud en un país que no es el mío me hace confirmar, una vez más, que a pesar de todo lo malo que se muestra al mundo de mi maravilloso país, México sigue siendo un verdadero paraíso, su gente, su cultura, su naturaleza, su comida… siempre prevalece un toque mágico en ese pedacito de cielo.