Opinión

Chiapas y la migración

¿Algún candidato que pretende gobernar dicha entidad podrían decir algo al respecto?

  • 20/06/2017
  • Escuchar

Ninguno de los que aspiran a la gubernatura de Chiapas ha trazado una ruta o ha expuesto lo que, conjuntamente, realizará con el gobierno Federal sobre el fenómeno migratorio que aqueja la frontera sur.

La migración es uno de los temas fundamentales que México llevará a la 47 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a desarrollarse del 19 al 21 de junio en Cancún, donde exigirá un tratamiento integral, bajo el principio de responsabilidad compartida.

Los gobiernos tienen que poner las cartas sobre la mesa en este tema que nos afecta a todos y la corresponsabilidad es fundamental. Deberá trazarse, en este encuentro, respecto a cómo actuar de manera concertada para protegerse de la decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de endurecer la política de su país en materia migratoria y contra Cuba, país que está en el “ojo de la tormenta” de la actual administración norteamericana.

México fijará, en la cumbre de la OEA, su posición sobre el caso cubano y el tema de la migración, fenómeno que es un reto para México por ser un país de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes, según adelantó el canciller mexicano Luis Videgaray.

En este escenario y pese a la importancia del tema, los que aspiran a gobernar el estado de Chiapas, una región por donde transitan asiáticos, africanos, centro y sudamericanos no se han pronunciado al respecto. Es pertinente que, desde ahora, expliquen la ruta que van a seguir y de qué forma pueden tratar este fenómeno que trae consecuencias en materia de seguridad y económicas para los empobrecidos habitantes de esta zona, paradójicamente, rica.

La migración debe ser prioridad en la agenda de los que sueñan con gobernar Chiapas y deberá ser parte esencial en el diálogo fundamental de la asamblea, que se realiza en México.

En el encuentro de cancilleres de la región, a realizarse esta semana, se analizarán temas sobre la prosperidad y desarrollo integral; Estado de derecho, derechos humanos y democracia; liderazgo de mujeres en la región; y en seguridad multidimensional.

El cónclave hemisférico ocurrirá en momentos en México es aquejado por agudos y ancestrales problemas socioeconómicos con estados como Chiapas sumergidos en el subdesarrollo pese a ser una región de contrastes: tierra rica con gente pobre. Es poseedora de yacimientos hidrocarburíferos, tiene una pujante ganadería, plantaciones de mango, cafetales, manglares, mar y cañaverales, pero un alto porcentaje de su población vive desde hace décadas muy empobrecida.

Pobreza, corrupción, delincuencia, inacción gubernamental, abandono, falta de inversiones, deficiente educación, pocas fuentes de empleo y el atraso debiera avergonzar a todos los diputados, senadores y al gobernador y ex mandatarios de Chiapas. Todos, sin excepción,  han llevado agua a sus molinos en medio de la desvergüenza y el escándalo.

Chiapas está, para desgracia de sus habitantes, en el “mapa de la miseria” del país a pesar de que en el discurso oficial se haya dicho que ya superó los Objetivos del Milenio.

Los problemas vienen, es cierto, desde el siglo pasado, pero poco se ha hecho en el actual tiempo por superarlos. En 1994 la rebelión armada del EZLN y los reclamos indígenas, se convirtió en una severa llamada de atención para los gobiernos Federal y Estatal. Ya pasó la presión y pareciera que en esa zona no ha ocurrido nada.

Ninguno de los que aspiran gobernar a partir del 2018 ha dado a conocer lo que sería un plan estratégico para atraer las inversiones en esa frontera sur y no la hay porque la improvisación o el pago de  favores primó sobre la necesidad de fomentar el comercio, potenciar la industria, y conseguir recursos para detonar la agroindustria.

Ya es tiempo que los aspirantes a gobernar Chiapas: Luis Armando Melgar, Eduardo Ramírez y Roberto Albores Gleason, los precandidatos más serios, digan qué van hacer en esta materia.

joseluiscastillejos@gmail.com

@JLCastillejos

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.