Opinión

Chiapas, radiografía de un fracaso

En Chiapas las finanzas están quebradas, hay un galopante desempleo y el comercio está muerto. Del campo, ni hablar. | José Luis Castillejos

  • 25/09/2018
  • Escuchar

En las condiciones actuales, Chiapas es inviable. Las finanzas están quebradas, hay un galopante desempleo y el comercio está muerto. Del campo, ni hablar. Son tiempos de cambios, de heredar un estado con una creciente violencia y brutal enriquecimiento de quienes han detentado el poder.

Al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello no le molesta que le hagan memes, que lo llamen corrupto, que digan que es gay, que hablen mal de su abuelo o que se diga que su madre es accionista de la comercial Plaza Ámbar.

Lo que sí le irrita hasta sacarlo de sus casillas es que lo vinculen al cantante Julión Álvarez a quien le congelaron recientemente sus cuentas y empresas por supuestos nexos con el crimen organizado.

Julión, amigo de Velasco Coello, está en el listado de la Oficina de Control de Control de Bienes de Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés). La OFAC es la encargada de aplicar sanciones, a nivel internacional, contra todo tipo de personas y hasta países. Julión y el deportista Rafael Márquez se encuentran implicados en un procedimiento civil no penal, es decir, un juicio civil en el cual las condenas no ameritan un encarcelamiento, sino son penas monetarias o de carácter administrativo.

Están sujetos la cancelación de sus visas con efecto inmediato, el congelamiento de bienes y cuentas territorio estadounidense, un veto que impedirá a cualquier empresa de Estados Unidos realizar cualquier tipo de negocio o convenio con ellos. No podrán, mientras duren las investigaciones, realizar actividades profesionales en Estados Unidos (conciertos o partidos). Incluso, Julión Álvarez podría dejar de recibir regalías por su música de las compañías estadounidenses iTunes y Spotify, según reportes de prensa.

Ambos están en la lista que surgió por la "Foreign Narcotics Kingpin Designation Act", ley antilavado que aprobó el Congreso y firmó Bill Clinton. En esa ley se otorga la facultad a autoridades hacendarias de Estados Unidos de sancionar a personas, empresas o países que, se compruebe, participen en el lavado de dinero proveniente del narcotráfico o grupos terroristas.

En ese contexto, para el gobernador de Chiapas que se hable mal de su amigo es como echar granos de sal sobre una herida. Así lo siente y percibe el presidente de la CONAGO.

Tan es así que puso a su gente a indagar si este columnista era amigo de algún funcionario de su gobierno. Le irritó que compartiera en Facebook la supuesta donación, de su parte, de un rancho al ex vocalista de la banda MS y ordenó que me enviaran una carta aclaratoria, enviada, sin firma, por su jefe de prensa en la que indicaba que el jefe del Ejecutivo chiapaneco no había regalado ningún ranchito al intérprete del tema "Ojitos verdes".

El tema salió a luz en la página de Bajo Reserva pero yo la compartí y tuvo miles de visitas. Eso preocupó al gobernador porque Julión tuvo recientemente problemas con la DEA que lo investigó por lavado de activos.

Yajalón

Pero las cosas no sólo se circunscriben al tema de Julión. El último fin de semana, Velasco Coello pasó un trago amargo con la muerte de un periodista en la convulsionada región de Yajalón.

En Chiapas los periodistas no sólo son mal pagados, vilipendiados, sindicados de chayoteros, hostigados por políticos de poca monta y fastidiados con acusaciones de daño moral. En pocas palabras, los periodistas están en la lona, desunidos, huérfanos. Son la última rueda del coche y sin embargo la sociedad les reclama ética, trabajo, precisión.

En Chiapas, la última frontera de México es necesario levantar la voz de la protesta y eso comienza a preocupar no sólo a Manuel Velasco Coello sino a su Fiscal General, Raciel López Salazar quien viajó hasta Yajalón para indagar quién disparó desde una distancia de unos 12 metros y sobre una moto en movimiento contra el periodista Mario Leonel Gómez Sánchez.

Desde un principio él, que es investigador, sabía que el ejecutor no es un sicario cualquiera. Sabe disparar y no falló pese a que iba en moto. Su asesino debe tener entrenamiento policial-militar. Ahora se dice que fue el crimen organizado quien lo ejecutó tras denunciar el comunicador la venta al menudeo de droga.

Velasco Coello ha fracasado en su trato con la prensa, en su diálogo con los sectores productivos y casi se va sin pagar deudas a proveedores, constructores, medios de comunicación en medio de un clima económico incierto.

La última rayita al tigre fue lo de Julión, que lo desbordó en momentos en que este amenazó con enjuiciar a los medios Chiapas Paralelo y Bajo Reserva quienes difundieron el robo de ganado en rancho del artista donde fueron detenidos supuestos abigeos, violando sus derechos humanos.

Lo que debiera saber el gobernador de Chiapas y Julión es que no fue la prensa la que acusó al artista de lavado de activos ni de nexos con el narcotráfico.

Velasco Coello llegó hace seis años al poder con el aval mayoritario de los chiapanecos que hoy le han retirado su confianza. Hay muchas denuncias en redes sociales que no caminan debido a que desde el Congreso y el Poder Judicial todo está controlado por el gobierno.

Lo único cierto es que Chiapas sobrevivirá a la pobreza, la violencia y al gobierno de Manuel Velasco Coello.

Costos

@JLCastillejos  | @OpinionLSR | @lasillarota