Opinión

Chapultepec avant garde

El anuncio de la remodelación del Bosque de Chapultepec tuvo un tono federal ¿al hacerlo se piensa en federalizar este espacio? | Joel Hernández Santiago

  • 03/04/2019
  • Escuchar

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una remodelación y redestino del Bosque de Chapultepec en sus tres secciones, y una más: la zona de Los Pinos y un predio de la Defensa Nacional. Algo más de 800 hectáreas de bosque, jardines, explanadas, zona cultural y artística, museos, zoológico y ‘un bosque de espejos que cuida un castillo’: Un nuevo destino para mayor solaz, entretenimiento, convivencia y cultura, dijo. Está bien. Requetebién. Sí, pero…

Y para echar a andar esta propuesta, el mandatario informó que será el pintor Gabriel Orozco el que se encargue de coordinar los trabajos para este complejo cultural que además será gratuito y el que, según dijo el Orozco ese día, será dotado de espacios deportivos y para montar a caballo “y quitarle a esto lo elitista”…

Qué bueno que se piense en este magno espacio, que le pertenece a los mexicanos de todo el país, para hacerlo un recurso para el solaz, el gusto de la convivencia, los vínculos con nuestro pasado y que siga siendo el lugar que ha sido nuestro refugio y nuestro espacio vital de recuerdos felices.

No queda claro aún qué y cómo se harán las cosas ahí. Ya se verá. Por ahora es una decisión de la que llaman la atención tres cosas que parece que no, pero que son fundamentales.

En primer lugar llamó la atención que no estuviera presente en el anuncio de un proyecto de tanta importancia para la capital del país, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, quien por ser la responsable de lo que pasa y lo que ocurre aquí debió ser partícipe no sólo de la noticia, sino también de lo que habrá de ser su responsabilidad porque ella juró y requetejuró que cuidaría a estos 1,499 kilómetros de ciudad, milímetro a milímetro, y a su gente y a su patrimonio, su seguridad, su vialidad, su solaz, como es este caso… y más.

Fue evidente que el anuncio tuvo un tono federal y, por lo mismo, uno se pregunta si al hacerlo se piensa en federalizar este espacio y sus contenidos, y ya no depender del gobierno local y mucho menos de su actual alcaldía, la Miguel Hidalgo, cuyo titular, Víctor Hugo Romo, tampoco estuvo presente durante este anuncio. ¿Estaría enterado?... Aun así, el presidente López Obrador dijo que “en el proyecto también estará involucrado el gobierno de la Ciudad de México”.

Mientras fue Distrito Federal, quedaba claro que todo lo que atañía a esta capital era responsabilidad del gobierno del país, y debido a esto y a que los capitalinos no elegían a sus autoridades existía la figura del “Regente” –nombrado por el presidente- quien era el responsable administrativo. Luego se convirtió en Ciudad de México con una Asamblea Legislativa para la emisión de leyes propias y de ahí a la elección de gobierno. Así que volver a Chapultepec a lo federal tendría que pasar por una revisión de Constitución local y a través de sus legisladores…

Y aún más: el presidente dijo ese día que quien se hará cargo de la vigilancia de este espacio cultural y recreativo, ya remozado y rechinando de limpio, será la Guardia Nacional, que es decir la misma que habrá de cuidar al país de malandrines, crimen organizado y delincuencia…

La señora Sheinbaum había dicho antes que la Guardia Nacional no entraría en la capital del país porque se cuenta –dijo- con cuerpos y elementos de seguridad, prevención y persecución del delito suficientes. Esta vez se anuncia que el instrumento de seguridad pública recién aprobado y cuya integración aún está pendiente aunque queda claro su sentido y estructura militar, será el responsable de la vigilancia de Chapultepec. ¿Por qué? ¿Por qué será zona federal?...

La seguridad pública en el país requiere de esta agrupación de la que todavía se desconoce en lo operativo su forma de acción, pero sí queda claro que deberá estar orientada a abatir la delincuencia, al crimen organizado y a todos los fenómenos que agravian al cuerpo social mexicano. Ahora estos mismos serán, también, guardabosques.

Y, por último, el tema del coordinador del proyecto. Se pone en manos de un pintor, como es Gabriel Orozco (Xalapa, Veracruz, 1962), cuyos talentos y prestigio son bien conocidos. Pero una tarea de esta naturaleza requiere conocimientos más amplios y a fondo de lo que habrá de ser la vida cultural y de solaz en un espacio histórico y muy querido por todos los mexicanos en el país.

La historia de Chapultepec es larga y ha tenido avatares distintos. Desde sus orígenes casi divinos a los muy pragmáticos como el que ahí se asentara el Colegio Militar y como se ve ahora también una zona militar, como también un espacio de residencia de gobierno, ya desde los intentos imperiales de Maximiliano y Carlota como los muy civiles y constitucionales de Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada. Grandes batallas y grandes recursos provienen de Chapultepec.

Así que estará en manos de un pintor su remodelación. El presidente ha dicho que para llevar a cabo esta tarea el artista no cobrará emolumentos. Está bien. Aunque seguramente se tendrá que rodear de especialistas en materia de espacios artísticos y en el cuidado de las riquezas que ya existen, sin dañar su estado ecológico y su patrimonio histórico.

Ojalá esto no se convierta en un parque de diversiones más que en un centro cultural, con solaz para el íntimo colectivo: cosas distintas.

Del artista se lee:

“En febrero de 2017, Orozco inauguró OROXXO en la galería Kurimanzutto. La muestra consistió en una réplica de una tienda de conveniencia Oxxo construida al interior de la galería y en la que se presentaban los mismos productos que este negocio ofrece regularmente, aunque entre ellos se encontraban 300 que fueron intervenidos por el autor con los círculos que caracterizan su obra desde la década de 1990, poco más de 70 años después de que la misma figura geométrica caracterizara a Vasily Kandinsky. De esta forma, Orozco convirtió chocolates, papas, refrescos, condones, entre otros objetos, en obra de arte, yuxtaponiendo dos marcas -la propia del producto y la de él como creador”…

Pues ahí está el anuncio. Falta conocer el proyecto y quiénes intervendrán en la parte operativa, artística e histórica, sin marcas personales.

México-España: “Pero qué necesidad…”

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota