Opinión

Cero y van dos con la Dra. Sheinbaum

Los delitos siguen al alza, las estrategias del gobierno de la Ciudad de México no están funcionando. | Ana Villagrán

  • 10/09/2020
  • Escuchar

A dos años de haber llegado al cargo, la Dra. Claudia Sheinbaum no tiene muchas cosas buenas que decirnos. El gobierno de la capital es un gobierno estable, sí hay que aceptarlo, pero conforme avanzan los meses de este primer gobierno de Morena en la metrópoli más importante del país, las cosas se han estancado o francamente han empeorado. Como ya lo habíamos platicado en una entrega anterior, hay cosas que vale la pena aplaudir y presumir, como en temas de atención a servicios urbanos, en tema de cultura, y con algunos puntos a observar, en movilidad, la ciudad está viva y avanzando, pero hay otras áreas donde definitivamente la Jefa de Gobierno nomás no ve que no da una.

Hace una semana hizo llegar al Congreso de la Ciudad de México el que será su Segundo Informe de Labores, y desde el Partido Acción Nacional en voz de nuestro Presidente Andrés Atayde, lo que podemos resumir en una frase: Cero y van Dos.

Cero y van dos de no haber logrado armonizar una estrategia clara en seguridad y económica. La trasformación con la que llegaron a poder aun no alcanza a vislumbrase, a menos que lo que planeaban y no dijeron era transformarla para mal. Los asesinatos, asaltos y cierre de negocios no han parado. Desde que llegaron se observó un repunte exponencial en la cantidad de puestos en la vía pública como desde hace años no se veía y al mismo tiempo ahora una persecución para las y los que venden cosas en triciclos y carritos móviles como si ellos fueran los malos por no ser parte de la callada corrupción por cobro de uso de suelo para ejercer el comercio informal.

En ese tema la solución no está en permitirles a unos y quitar a otros, el tema está en la regulación, en que poco a poco las personas que se auto emplean en la vía publica pasen a formar parte de las finanzas que mantienen las demarcaciones. Como Concejal hace un año presenté un proyecto para que una vez se tenga un censo real de la cantidad de puestos ambulantes, en este caso en Cuauhtémoc, un porcentaje de lo generado por estos puestos sea destinado a mejoras en las colonias.

Que en lugar que ese dinero llegue al bolsillo de autoridades que exigen su moche por dejarlos ponerse y a las cuentas de líderes de barrio o de grupos organizados de ambulantes, sea depositado en la cuenta de las Alcaldías para que un porcentaje sea destinado a luminarias, tratamiento de basura, banquetas y calles, espacios públicos, etc. Si los puestos ambulantes usan el espacio público de las calles y con ello ganan dinero, que ganen también los vecinos que ven ocupadas las salidas y tránsito de sus hogares.

Si hay un ganar ganar que sea entre ciudadanos y no entre líderes ambulantes y autoridades corruptas. Cambios así son los que requiere la CDMX, no discursivos y permisivos con las y los encapuchados en marchas como la Dra. Claudia lo ha permitido.

Regresando al Informe, la capital no ha logrado disminuir los contagios de covid-19, hoy ya son más de 10 mil familias de luto que no pudieron vencer esta enfermedad, y que murieron ya sea en sus casas, en un hospital o sin haber obtenido un dictamen real de lo que este virus implicaba. Con anterioridad supimos de varias investigaciones que nos hacían ver el subdiagnóstico real en el que nos encontrábamos desde el centro del país, así como la cantidad de muertes no registradas aun por las cifras oficiales. Una tragedia.

Los números de Sheinbaum son rojos y negros color a muerte. Y esto no es sensacionalismo, es la realidad.

Los delitos siguen al alza y ese es el problema, que sus estrategias no están funcionando y no lo quieren aceptar, porque de nada sirve que todos los días se reúnan a hablar de seguridad si el robo, la violencia familiar y los feminicidios no han disminuido. La CDMX somos la segunda entidad con mayor incidencia delictiva a nivel nacional y no veo un Gobierno central buscando hacer las cosas de manera diferente.

Con el atentado al secretario de Seguridad Pública la ciudadanía en general pudimos darnos cuenta que las cosas no van bien y que en cualquier momento en la esquina de tu casa puedes escuchar balaceras porque los narcos de la ciudad ya no se están escondiendo y están reclamando algo que los gobiernos de izquierda que nos han gobernado desde hace años, les han dejado sentir que les pertenece: tu posibilidad de vivir en paz.

Para ir cerrando, recordarle a las y los lectores que apenas este primer semestre del año, se perdieron 183 mil 700 empleos, la perdida más alta a nivel nacional. Si bien se entiende en el contexto de la pandemia del covid, no vimos un gobierno preocupado en ofrecer alternativas reales y que dieran estabilidad, sino solo dadivas y ampliación de programas sociales que les permite tener conecto a su electorado pero no a la mayoría de la gente que sale a trabajar día a día.

Las estrategias económicas para la ciudad pudieron haber sido distintas, pero en cambio se aumentó el predial, la luz, los feminicidios y la delincuencia ¿no basta esto para que el Gobierno de Sheinbaum haga una pausa y acceda escuchar y analizar las propuestas de la oposición?

Aunque Claudia ha intentado marcar su diferencia, todo lo bueno que tiene se pierde cuando se pierde en el rollo de la cuarta trasformación, y por ahí va justo igual que el Presidente, a entregar pocos resultados y mucho discurso.

Por mas que yo busque cosas que aplaudir, como el reverdecimiento de la ciudad, la ampliación del Metrobús o los cambios en la ley que ahora permitirán irrumpir a un domicilio si se percatan de violencia animal (BIEN por esto) poco bueno habrá que decir sin en seguridad, económica y violencia contra las mujeres vamos de mal en peor.

Cero y van dos con el gobierno de Claudia Sheinbaum.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.