Opinión

CdMx: El Alto Valle Metafísico

Los ímpetus privatizadores de espacios públicos se han incrementado.

  • 10/02/2016
  • Escuchar

Pues nada, que ahora resulta que los habitantes de la muy noble, insigne y leal Ciudad de México, título que otorgara a esta ciudad el emperador Carlos V desde mediados del siglo XVI, también tienen que defenderse de su gobierno y de la rapiña privatizadora que sobrevuela cada centímetro cuadrado del lugar en el que conviven diez millones de seres humanos y millones que se acercan acá desde las zonas conurbadas del Estado de México y Morelos…

 

Esta avaricia incontenible ha hecho que el ciudadano de la capital del país tenga que resguardar sus espacios, medio ambiente, ecología, entorno y forma de vida, de la voracidad criminal de muchos que medran con capital para capitalizar y con autorizaciones y privilegios de gobierno que olvidan su función básica de servicio público.

 

De un tiempo a esta parte, pero sobre todo a partir del gobierno del señor Miguel Ángel Mancera en la capital del país, los ímpetus privatizadores de espacios públicos, asignados para el desarrollo y la convivencia armónicos y ecológicos para la vida, se han incrementado y generan ya una confrontación todavía pacífica entre autoridades y habitantes de a pie.

 

Parece mentira que así sea, sobre todo porque el titular del gobierno se ha declarado hombre de izquierda y cuyo sentido es, precisamente, el desarrollo, la convivencia y fortalecimiento social…  

 

Y como si fuera poca cosa, de forma abrupta la Ciudad de México se ha transformado de aquel espacio todavía provisto de vegetación, arbolada y con áreas para la convivencia humana y ecológica, en una masa informe y espantosa que deja, para otro tiempo lejano, el orgullo de esta ciudad-capital; a la misma que todavía tuvieron tiempo de cantar Bernardo de Balbuena, Alfonso Reyes, Octavio Paz, José Emilio Pacheco… ¿Cuál Grandeza Mexicana han dejado?…

 

No hace mucho vecinos de la colonia Roma salieron a defender la avenida Chapultepec a la que se le quería asestar la construcción de un ‘espacio cultural’ que no tenía otra intención que privatizar el amplio camellón de esta histórica vialidad y transformar la vida de quienes  viven en la zona en perjuicio de lo que aún queda de armonía y estilo de vida…

 

Esto porque a algún empresario listo metió en la oreja de las autoridades que autorizan o desautorizan a contentillo, y bajo interés propio, el que esos espacios podrían capitalizarse y convertirlos en zona de consumo.

 

Así que tuvieron que defender su territorio y con una buena organización y repudio a las intenciones transformadoras consiguieron detener la obra fatal.

 

Hace unos días –un ejemplo más, de muchos que se desconocen—los habitantes de la tercera sección del Bosque de Chapultepec salieron a defender 5 mil metros cuadrados originalmente designados para bosques. Esto es, porque una empresa inmobiliaria intenta construir ahí departamentos de lujo, a pesar de que es un espacio considerado área de valor ambiental.

 

Todos los días el gobierno de la Ciudad de México se queja de las altas concentraciones de ozono en el aire. Aun así, los espacios solución son entregados a privados para aumentar la tragedia capitalina. Según esto, la empresa constructora tiene la posesión del terreno, derivado de una resolución judicial, no obstante que desde 1982 se decretó que en ese predio sólo pueden existir jardines y parques de barrio… ¿Quién otorgó esa posesión? ¿Por qué? ¿Lo sabremos? ¿Es privado ahí? ¿Cómo es que se hizo privado un bosque de esta importancia y magnitud?

 

Y ahora le toca a Coyoacán. Por alguna extraña razón, al delegado Valentín Maldonado (PRD)  revivió un tema que estaba concluido, pero que aun así quiere llevar a cabo. Es el uso de lo que fuera la planta de asfalto del DF. Y para empezar propone una “Consulta Ciudadana” para saber la opinión pública respecto del proyecto al que han llamado “Ciudad del Futuro” y que quieren desarrollar bajo un ‘plan de inversión privada’.

 

Es en la zona de los pedregales y tiene 15.2 hectáreas en la avenida del Imán 263, colonia Ajusco. De acuerdo con el documento de ProCDMX, su extensión “posibilita la realización de proyectos a gran escala, por medio de asociaciones público-privadas”. Pero el desarrollo que se proponen “afectaría un polígono de aproximadamente 528 hectáreas y las colonias que lo integran. Pedregal de Santa Úrsula Coapa, Ajusco, Ajusco Huayamilpas, Deportivo Huayamilpas, Adolfo Ruiz Cortines, La Zorra ex Ejido de Santa Úrsula Coapa, con afectación a 70 mil 226 habitantes” (El Universal).

 

El delegado de Coyoacán acudió hace unos días al Instituto Electoral del DF (así todavía) para solicitar el apoyo de la institución y llevar a cabo la consulta; con esto se pretende el aval institucional en un proyecto que en el que él muestra un muy particular interés, a pesar de que el 9 de enero pasado el señor Miguel Ángel Mancera lo canceló: “No hay ningún proyecto en este momento. El parque es algo que yo quisiera hacer, pero en este momento está muy politizado y están, para variar, mal informando a la población de ahí…” fue el argumento de salida.

 

Los vecinos de la zona han expresado su inconformidad a este proyecto que transformaría la calidad de vida de todos ahí, su medio ambiente, la ecología, la vialidad, los servicios públicos… ¿Quiere el IEDF servir de aval en esta decisión anti-social?... Vaya pues, que las cosas están así en la capital del país.

 

En su artículo final, el maestro Miguel Ángel Granados Chapa advirtió la tragedia política de México; y nos regaló la posibilidad de la cultura y el arte como solución a esta catástrofe. No está por demás volver la vista a lo que nos escrituró Octavio Paz al referirse a la Ciudad de México: “Son los hombres los ejecutores del polvo, hemos destruido el Valle, lo hemos convertido en este desierto”… o a don Alfonso Reyes: “¿Qué habéis hecho de mi Alto Valle Metafísico, la región más transparente del aire?”.

 

@joelhsantiago

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.