En México, no se ha logrado una disminución de la mortalidad materna, a pesar de los compromisos internacionales y a la tragedia que eso significa. Es un incumplimiento del derecho a la salud y los derechos reproductivos. Desde hace años, existe el consenso de que las parteras profesionales, forman parte del personal de salud cuya importancia radica en que aportan un conjunto de elementos básicos para el ejercicio pleno del derecho a la salud de la mujer durante el embarazo, el parto y el puerperio.

 

Sin embargo, el gobierno federal, no ha impulsado un desarrollo cabal de la partería. A través del ejercicio del derecho de acceso a la información (solicitud de acceso a la información N° 0001200390516), sabemos que para el año 2016 sólo se contrataron 43 parteras profesionales, en ocho estados de la República: Chiapas 2, Chihuahua 3, Guerrero 10, Puebla 2, Querétaro 11, San Luis Potosí 4, Tabasco 3 y Veracruz 8.

 

Vale la pena mencionar que, en muchas ocasiones, los contratos son por 10 meses o menos. De los once estados que contratan parteras profesionales, del año 2011 al 2016, sólo Guerrero y Puebla se mantienen durante todo el periodo. Hubo entidades en que sólo presentaron contrataciones por un año, como Campeche, Chihuahua, Oaxaca y Querétaro. En el resto, el comportamiento es intermitente: Chiapas, Distrito Federal, San Luis Potosí, Tabasco y Veracruz.

 

De un año a otro hay muchos cambios en: la cantidad de parteras, el número de estados y los montos  del presupuesto; comportamiento que da cuenta  de una débil política pública en torno a la incorporación real de las parteras, como línea estratégica para la atención en salud materna. Es de recordar que un principio básico para el cumplimiento del derecho a la salud y los derechos reproductivos, es la asignación constante y progresiva de los recursos públicos.

 

Este comportamiento coexiste con la falta de participación ciudadana, de transparencia y rendición de cuentas, por ello, es prioritario ofrecer una explicación de las causas de esta situación inestable, y las medidas propuestas para su corrección. Más ahora, que por un lado se aplicó un importante recorte al presupuesto en salud (de un 11% en salud y de un -10,34 % en salud reproductiva), y por el otro, la Secretaría de Salud federal, se presume como una institución que promueve la partería, en foros nacionales e internacionales.

 

Daniela Díaz Echeverría, investigadora de @FundarMexico

 

@OpinionLSR

 

> Leer más de Fundar


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información