Opinión

¿Cara a cara?

La comunicación directa de las autoridades con las y los ciudadanos es uno de los re-cursos más valiosos de la Comunicación Política. | José Antonio Sosa Plata

  • 19/12/2019
  • Escuchar

Lo prometió y lo cumplió. Desde el pasado 6 de diciembre de 2018, Claudia Sheinbaum ha brindado atención directa a las y los ciudadanos que quieran verla sin intermediarios. Las audiencias públicas de la Jefa de Gobierno de la CDMX se han convertido en uno de los modelos de comunicación directa más efectivos de su administración para proyectar una imagen de cercanía con la gente.

La audiencia pública es un mecanismo de participación social que surgió con los regímenes democráticos. Desde su origen, este modelo de comunicación directa se ha utilizado como instrumento de diálogo —en espacios abiertos— entre las autoridades y la ciudadanía. Su objetivo es presentar peticiones, propuestas, quejas o dar seguimiento al cumplimiento de los programas y actos de gobierno.

En la actualidad, la audiencia pública ha incrementado su valor cuando se vincula con los portales de trámites y servicios que algunos gobiernos ofrecen en la actualidad. La combinación de formatos permite a la ciudadanía no ser víctima fácil de la corrupción, solucionar de mejor manera los problemas que enfrenta, reducir los tiempos de los trámites y facilitar la labor cuando se realizan procedimientos administrativos.

Te puede interesar: Una nueva aplicación permite la comunicación directa entre ciudadanos y ayuntamiento, reportaje de Laura Zambrano, Piri News, 5 Marzo 2018.

Considerados por la Ley de Participación Ciudadana de la Ciudad de México como instrumentos de gestión, evaluación y control de la función pública, la audiencia y los portales de trámites podrían ser dos de los recursos más valiosos de la comunicación política moderna. Por un lado, gracias a su proceso bidireccional. Por el otro, debido a la eficacia de los resultados que se pueden alcanzar en períodos cortos de tiempo.

Veamos algunos datos duros. Del 6 de diciembre de 2018 al 12 de diciembre de 2019, Claudia Sheinbaum ha realizado 208 audiencias públicas, en las que se atendieron a nueve mil 400 personas. En esta actividad se ha brindado atención, orientación y asesoría diariamente a casi 50 personas que le han expuesto temas como vivienda, empleo, programas sociales, seguridad y movilidad.

Si bien el alcance de los beneficiarios parece reducido para una ciudad con más de 9 millones de habitantes, lo cierto es que el modelo está resultando exitoso por los puentes que se están tendiendo con el Sistema Unificado de Atención Ciudadana (SUAC), con el Portal de Trámites y con el Portal de Gobierno Digital de la CDMX. La suma de esfuerzos, sin duda multiplica los resultados.

Lee también: Presentan nuevo Portal Digital de Trámites y Servicios del Gobierno de la Ciudad de México.

Sin embargo, también es evidente que aún le falta mucho por hacer. Primero, porque algunos de los procedimientos para acceder a las audiencias, o para recibir la respuesta de las autoridades, no están exentos de cierto burocratismo. Segundo, porque hay evidencia del incumplimiento de algunos de los funcionarios responsables, tanto en el cumplimiento de los tiempos que establece la ley, como en los compromisos que asumen algunos funcionarios. Y tercero, porque mucha gente no sabe que cuenta con estas herramientas de participación para dar cauce a sus demandas.

De acuerdo con lo informado en días pasados por Claudia Sheinbaum, la utilidad de las audiencias es mayor. Sirvió, por ejemplo, para que ella se enterara del conflicto de interés en que incurrieron dos de sus colaboradores más cercanos por utilizar el avión privado de un empresario. Para que no hubiera duda de la eficacia del instrumento, afirmó en forma elocuente: “Yo tengo mi Centro Ciudadano de Inteligencia (CCI) que son mis audiencias públicas por la mañana”, dijo la jefa de gobierno.

Por si no lo leíste: Por tomar vuelo privado, Sheinbaum pide renuncia de titular del Invea.

Cierto es que el gobierno de la CDMX no es el único que ha recurrido a estas herramientas en nuestro país. Varios gobernadores y presidentes municipales las han incorporado a sus estrategias de comunicación. Algunos con éxito. Otros no tanto, porque no han tenido la visión y operación integral y articulada que se requiere. La clave del éxito está en convertir al “usuario” de estos servicios en una ciudadana o ciudadano digital.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, la comunicación directa tiene un gran futuro. Está demostrado que es real el potencial de equiparar o superar la influencia que hoy tienen aún los medios de comunicación masiva. Además, si se logran superar los obstáculos y problemas que han surgido dentro de las redes sociales con el uso de bots o las fake news, por ejemplo, éstas podrían convertirse en la herramienta de comunicación horizontal más extendida a disposición de los gobiernos.

Recomendación editorial: Mauricio Merino. La participación ciudadana en la democracia. México, Instituto Nacional Electoral, Cuadernos de Divulgación de la Cultura Democrática, 2016.