Opinión

Candidatos farándula-políticos farándula

Muchos de estos candidatos son verdaderamente sorprendentes por su presencia pública, pero también por su lejanía a la acción política. | Joel Hernandez Santiago

  • 10/02/2021
  • Escuchar

Al partido Querétaro Independiente, de allá mismo, le habrán caído de peso las críticas locales y nacionales por su inicial postulación de Carlos Villagrán, el actor cómico conocido como “Kiko”, a la gubernatura del estado y, al mismo tiempo, a la alcaldía central:

De última hora, el 9 de febrero, decidieron retirar esta candidatura, aunque sí aparece como candidato local Gustavo Esteban Villagrán Rivera, hijo del artista.

No es novedad que partidos políticos mexicanos postulen como candidatos a estrellas, estrellitas o asteroides de la farándula, el deporte y los espectáculos en general. No tiene por qué no ser: todos ellos están en su derecho de participar en política y buscar el voto popular. Es constitucional. 

Lo han hecho antes, aunque en general éstos han pasado más con pena que con gloria en su participación política; pero esto sólo es para aprovechar su popularidad, hacerse de votos e intentar conseguir mayorías legislativas o de gobierno: que son facturas por cobrar, recursos a granel y eso: poder político (¿para qué?).

Pero pocas veces hubo tantos como en esta ocasión para las elecciones del 6 de junio, en las que están a la vista por lo menos 21 mil puestos de elección popular, aunque lo que les importa a estos partidos políticos es conseguir mayorías tanto federal como locales. 

O como en el caso de los partidos morralla de hoy: Partido Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales  Progresistas (RSP)… lo que buscan es no perder el registro y mantenerse dentro de los beneficios de las prerrogativas y la venta de su voto legislativo al mejor postor.

Y como ‘en política se vale de todo’, se vale atraer a figuras públicas que les den votos inmediatos, sin gran esfuerzo de campaña y con el menor gasto

(Aunque esto del menor gasto habría que revisarlo, pero sobre todo el Instituto Nacional Electoral (INE), para evitar que se pudiera dar el caso de que los partidos políticos contraten por debajo del agua a estas figuras mediante un pago excepcional, salido de las prerrogativas de cada uno de ellos y pagadas con recursos públicos).

Y por lo que se ve, el partido más urgido de esta captación de votos es Redes Sociales Progresistas (RSP) de reciente registro en el INE  y cercano a la ex dirigente sindical Elba Esther Gordillo: los luchadores Blue Demon Jr, Tinieblas y Carístico, y además la excampeona mundial de boxeo María Anastasia 'La Barbie' Juárez.

Y así en cada uno de los otros desde Morena al PRI o al PAN o el PRD, MC, PES. Muchos de estos candidatos son verdaderamente sorprendentes por su presencia pública, pero también por su lejanía a la acción política. Esto es: más artistas o deportistas que políticos… 

Ahí están el hijo del cantante Vicente Fernández; la actriz Gabriela Goldsmith; Rommel Pacheco el clavadista; Alfredo Adame un señor que se conoce como artista; Malillany Marín una artista de origen cubano, nacionalizada mexicana; el ex vocalista del grupo musical “Los Ángeles Azules” Héctor Hernández como precandidatos de distintas alcaldías… Y tantos más candidatos ‘de chile, de dulce y de manteca’, se dice. 

Lo que evidencia una clarísima ausencia de respeto de los partidos políticos a sus militantes y simpatizantes, aquellos que confiados se han involucrado en la lucha por hacer predominar los contenidos doctrinarios, ideológicos y de proyectos de nación de cada uno de ellos. O simple y sencillamente por ambición política por la vía de un partido político… 

Es una falta de respeto de los partidos políticos al elector, al que le venden popularidad, pero no confianza ni consolidación de un ideal de gobierno democrático serio-profesional-riguroso y con vocación social; lo cual es mucho pedir, claro. Falta de seriedad, pues. 

[Y la evidente descomposición política de hoy lo muestra, también, la selección de candidatos, como es el  caso del PRI y esa composición de ‘plurinominales’ en los que son más regalos y pago de facturas o ‘deberes que cumplir con políticos de antaño’ que el respeto a su propia gente: 

[¿Qué hace en la lista de plurinominales al legislativo federal Eduardo Enrique Murat Hinojosa, hijo del ex gobernador de Oaxaca, José Murat, hermano del gobernador de Oaxaca-que no es de Oaxaca- Alejandro Murat, y además en lugar privilegiado?... qué hacen ahí familiares-amigos-cómplices de la dirigencia priista que, con esto camina aún más hacia su propia desaparición?]

Pero nada: en todo caso lo que también evidencia esta selección de candidatos-farándula, es que no hay ninguna diferencia entre ellos y los actuales legisladores de todos los partidos políticos

Los de la mayoría obedientes-obsecuentes-disciplinados al mandato presidencial: ahí están; siempre dispuestos a perder el respeto propio por quedar bien con el presidente y garantizar su propio futuro político, sus jugosos ingresos, el poder político y, por todo esto, haciendo desfiguros indignos con tal de conseguirlo…

Y los partidos de oposición, que han dejado de serlo para conformarse con ser organismos contestatarios sin fortaleza, sin ánimos por ser parte importante en democracia como factor de equilibrio: nada. Negocian, aceptan, intrigan, obedecen: nada para el ciudadano. 

Y así que estas elecciones gigantescas del 6 de junio tendrán la particularidad de ser eso, enormes: en contradicciones y en falta de calidad política y democrática. Eso es. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.