Opinión

¿Campañas de 360 grados?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 07/01/2016
  • Escuchar

Los datos oficiales son significativos. De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el indicador de usuarios de #Internet en nuestro país pasó de 20 a 40 por cada 100 habitantes, lo que significa que ya estamos en el cuarto lugar de la medición internacional del sector de telecomunicaciones.

 

Si sigue así la tendencia, pronto seremos el número uno.

 

Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, dio el dato y aseguró que este impresionante avance es resultado de la reforma constitucional que se hizo en telecomunicaciones y radiodifusión.

 

El cambio cultural y político es profundo.

 

Si bien la televisión y la radio siguen siendo los medios de mayor acceso y por los que más se informa la población, es evidente que cambió el paradigma de la #ComunicaciónPolítica y de la forma en que se diseñan y operan las campañas electorales.

 

La comunicación electoral tiene un nuevo rostro.

 

Lo hemos visto con claridad en las elecciones de los últimos años, sobre todo a partir de las candidaturas independientes, que mostraron su verdadera fuerza, alcance y potencial.

 

Cambiaron los códigos y las tácticas.

 

Hoy resulta impensable hacer una estrategia de comunicación al margen de Internet y las #RedesSociales. Tampoco es posible lograr buenos resultados sin nuevos esquemas de segmentación de los grupos objetivo y la elaboración de mensajes para cada uno de ellos.

 

Debemos ir con mayor velocidad.

 

La fugacidad y volatilidad de la información en el nuevo espacio público son características a las que no nos hemos logrado adaptar. Predomina el manejo tradicional sin considerar que los medios nos exigen un cambio drástico y profundo.

 

Las campañas dependen de las nuevas tecnologías.

 

Pero existe una gran confusión. Se equivocan quienes piensan que en las actuales circunstancias el éxito se puede alcanzar solo con un manejo excelente de las #RedesSociales.

 

Este tipo de errores no son nuevos.

 

Hace 15 años se creía que la mercadotecnia política era suficiente para colocar a los personajes en el poder. El mismo error se comete ahora cuando se limita el concepto y el accionar de la estrategia a lo que se hace en Internet.

 

Es hora de poner fin a los mitos.

 

El triunfo electoral no se explica por una sola variable. En algunos casos la mercadotecnia, los spots o las redes sociales pueden convertirse en elementos de gran peso, pero no son los únicos y rara vez por sí mismos llegan a ser el factor decisivo.

 

Las #Elecciones2016 serán una gran prueba.

 

La prioridad para los partidos, candidatos, autoridades y consultores es ganar, por supuesto. Pero sería un error de enormes proporciones no analizar a fondo la experiencia, con una revisión minuciosa de las estrategias y tácticas.

 

El diagnóstico profesional y académico es indispensable.

 

El trabajo político—electoral y el de la #ConsultoríaPolítica no debe circunscribirse a periodos aislados o coyunturales. Estamos viviendo una transición a la que poco a poco nos estamos adaptando.

 

Es mucho lo que nos falta por aprender.

 

Tan relevante es que cuatro de cada diez personas tengan computadora, acceso a Internet y a la televisión de paga. Pero también es un hecho que los medios de comunicación tradicionales siguen teniendo un peso determinante en los procesos de toma de decisión de la ciudadanía.

 

Las estrategias no pueden perder la visión integral.

 

La oportunidad de adaptarnos y de elevar la eficiencia y eficacia la tendremos en los meses siguientes. Quien logre trabajar las estrategias de #ComunicaciónPolítica con una perspectiva de 360 grados tendrá más posibilidades de cumplir la misión.

 

Si lo hacemos bien, ganan la democracia y la sociedad.

 

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.