Opinión

Calladitos se ven más bonitos

Si tuvieran un poco de vergüenza y de inteligencia, lo mejor sería que no opinaran, porque sus gobiernos fueron desastrosos. | César Cravioto

  • 05/02/2019
  • Escuchar

Antes, en la política mexicana, había una máxima referente a que quien ocupaba un cargo no opinaba sobre lo ocurrido con sus predecesores. Hoy vemos que los ex presidentes Felipe Calderón y Vicente Fox opinan sobre todo aquello que hace Andrés Manuel López Obrador. Si tuvieran un poco de vergüenza y de inteligencia, lo mejor sería que no opinaran, porque sus gobiernos fueron desastrosos tanto en el ámbito económico como en la seguridad pública. Desastrosos en el combate a la corrupción, nulos ante el desarrollo del país, además de ineficientes para lograr un mayor bienestar para la mayoría de los mexicanos. No estoy seguro de cuál sea su motivación ante el ataque, pero sí creo que una de ellas radica en su propia impotencia y egoísmo dolido para admitir que ellos, siendo supuestamente también de oposición al régimen, terminaron siendo como los priístas. No los ha de dejar dormir ver cómo sí se puede gobernar de manera distinta al PRI. Ellos no quisieron o no pudieron hacerlo. No pueden sobreponerse ante la envidia y el ego herido al ver cómo López Obrador en menos de 60 días está demostrando que se puede ser austero; se puede combatir la corrupción; se puede ser digno ante temas internacionales; y se puede ser cercano y querido por la gente. Creo que estos puntos son el principal detonador para que todos los días -un día sí y el otro también- Fox y Calderón opinen sobre las decisiones del presidente López Obrador. Pero cómo diría el refrán “calladitos se ven más bonitos”.

El respaldo ciudadano

@craviotocesar | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.