Opinión

Cachitos de simulación

Todo en el gobierno federal es simulación. ¿Por qué la rifa del “avión presidencial” debería ser diferente? | Adolfo Gómez Vives

  • 07/09/2020
  • Escuchar

El próximo 16 de septiembre se conmemorará el 210 aniversario de la Independencia de México. El día previo, Pronósticos para la Asistencia Pública rifará 2 mil millones de pesos divididos entre cien premios de veinte millones cada uno.

Y aunque el billete de la rifa aún ostenta el logotipo de la Lotería Nacional, dicha institución dejó de existir, para fusionarse a Pronósticos, desde el 15 de enero de 2020, según el Decreto por el que se abroga la Ley Orgánica de la Lotería Nacional, mismo que se publicó en el Diario Oficial un día antes.

Los recursos financieros que soportan dicha rifa provienen del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, eufemismo populista con el que el gobierno de López Obrador decidió denominar al Instituto de Administración de Bienes y Activos, a partir de la reforma publicada el 22 de enero de este año.

Por lo tanto, no se rifará el “avión presidencial”, sino el “equivalente al valor”, como se señala en los propios cachitos que cuestan 500 pesos cada uno.

El Dreamliner 787-8 matrícula XC-MEX no será rifado. De hecho, no puede rifarse, ni venderse, hasta el año de 2027, cuando se extingan las obligaciones contenidas en las cláusulas del contrato de arrendamiento financiero firmado por Banobras, como parte del procedimiento de adquisición de la aeronave. Es muy probable que, para entonces, dicho avión pase a formar parte de los activos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En la conferencia de prensa del presidente de la República, del martes 14 de enero, un reportero preguntó: “Presidente, ¿ofreció la aeronave al presidente Trump?”.

Y López Obrador respondió: “, estamos viendo también con ellos, estamos haciendo gestiones, nada más que no hemos tenido respuesta, para lo mismo; es decir: a ver, les entregamos el avión, páguenos en especie, es decir, necesitamos, repito, equipos de rayos X, necesitamos ambulancias, tomógrafos, laboratorios, pero ya tomamos la decisión de promoverlo”.

Motivado en la respuesta del presidente, un particular en ejercicio de su derecho de acceso a la información, solicitó a la Oficina de la Presidencia de la República se le informara a través de qué medio se hizo el ofrecimiento del avión presidencial; pidió copia de “los comprobantes escritos en donde conste la información solicitada” y, en caso de que se hubiera tratado de un ofrecimiento verbal “la transcripción de la conversación entre el presidente y su posible interlocutor”.

Fechada el 27 de mayo, la respuesta de once páginas, con número de folio 0210000048720, signada por Juan Carlos Guerrero Torres, Director de Análisis Jurídico y de Gestión Documental de la Oficina de la Presidencia de la República, señala que la solicitud del particular fue turnada a la Coordinación General de Política y Gobierno, a la Jefatura de la Oficina de la Presidencia y a la Secretaría Particular del presidente.

Las tres instancias dicen haber realizado búsquedas “exhaustivas” de la información solicitada, la cual probaría los dichos del presidente de la República, en el sentido de que le ofreció el “avión presidencial” a Donald Trump en venta o trueque por insumos médicos, aun cuando existieran impedimentos para su comercialización.

Las tres áreas informaron que “derivado de una búsqueda exhaustiva, amplia y razonable en sus respectivos archivos, tanto físicos como electrónicos, no localizaron evidencia documental que atienda los requerimientos del interesado”. Es decir, el presidente de la República mintió y jamás hizo gestión alguna para la venta o trueque del avión al gobierno estadounidense.

Vuelve a mentir ahora con el tema de la rifa. Quizá por eso, porque los gobernados van tomando conciencia de que este gobierno está construido sobre mentiras, es que apenas se ha vendido más del 20 por ciento de los cachitos, además de que se le está exigiendo a los empleados del gobierno federal y de la Ciudad de México, que compren su cachito de simulación.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.