Opinión

Banorte, Santander y Scotiabank concentran fraudes

El aumento en fraudes por teléfono o vishing despertó la preocupación de las autoridades financieras mexicanas. | Romina Román

  • 20/10/2020
  • Escuchar

El aumento en fraudes por teléfono o vishing despertó la preocupación de las autoridades financieras mexicanas. Lo relevante del tema es que la mitad de los casos se concentran en tres bancos: Banorte, Santander y Scotiabank.

A pesar de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) han emitido diversas alertas tanto a usuarios como a las instituciones, este delito no cede, por el contrario, registra incrementos importantes en los últimos meses.

Hace apenas unas semanas, un grupo de clientes de Banorte en Saltillo vieron esfumar sus ahorros en cuestión de minutos. 

La mecánica del robo es la misma: los clientes reciben una llamada de un presunto ejecutivo de Banorte, quien ya conoce el nombre del usuario y el tipo de tarjeta de crédito o débito que maneja; el delincuente quien simula estar en un call center alerta al tarjetahabiente sobre un consumo sospechoso, pero para desactivarlo solicita el número de tarjeta y la clave de seguridad del plástico. Una vez que obtiene esos datos, informa al tarjetahabiente que recibirá mensajes de “prueba” y es ahí cuando se consuma el fraude.

En la gran mayoría de las veces, el fallo del banco es en contra del cliente, por lo que tiene que pagar los consumos no reconocidos; de no hacerlo, quedará con una nota negativa en el Buró de Crédito durante varios años y será víctima del acoso de los despachos de cobranza.

La recurrencia de estos delitos en entidades como Banorte, Santander y Scotiabank generó que las autoridades evalúen mecanismos más robustos para disuadir el fraude y que las entidades pongan mayor atención en proteger a sus clientes.

Aerolíneas, las más golpeadas por el covid-19

No cabe duda que el sector más afectado por la emergencia sanitaria es el sector de la aviación. De acuerdo con reportes a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la compañías relacionadas con esta actividad registraron caídas de hasta 2,845% respecto a 2019, a ésta le sigue el ramo de los grandes almacenes con -178% y el de logística e industrial con reducciones de 137 y 114% respectivamente.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) revelan que de marzo a mayo de este año se perdieron por lo menos 1 millón de empleos; al inicio de la pandemia, cada hora 13,700 mexicanos se quedaron sin trabajo y la mala noticia sigue siendo que no hay la intención del gobierno de aplicar un programa de estímulos que permita al sector privado compensar el impacto de la emergencia sanitaria.

Desde que inició el confinamiento, la asistencia del gobierno a la planta productiva representa apenas el 1.41% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que lo coloca a México como el segundo país más bajo en términos de gasto público y en apoyo económico de las naciones que integran el G20, cuyo gasto promedio asciende a 9.7% del PIB

Por lo pronto y ante los “rebrotes” en varias ciudades del país, se espera una nueva ola de empresas que no lograrán sobrevivir a la emergencia, por lo que se estima que en este año serán cerca de 750 mil las que bajarán la cortina de manera definitiva.

Así las cosas…

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.