Opinión

Azcapotzalco

Aprovechar oportunidades para desarrollar el turismo urbano. | José Omar Tinajero*

  • 21/09/2019
  • Escuchar

A mediados del siglo XX cuando la industria reinaba por el modelo de sustitución de importaciones era casi impensable que las ciudades fueran turísticas, el modelo que dominaba era el fordismo o turismo de masas vinculado con el mar y la playa. Actualmente el turismo urbano en sus variantes de negocios y cultural es una realidad. Las ciudades y las zonas metropolitanas atraen a infinidad de turistas por su infraestructura, planta turística, historia y atractivos.

Ante el declive del sector secundario y el liderazgo del sector servicios, se requiere que las ciudades diversifiquen su economía y una de las alternativas es integrar el turismo como parte importante de su desarrollo, la tendencia es la economía de la información y del conocimiento.

Azcapotzalco es una de las alcaldías de la Ciudad de México que cuenta con los recursos para desarrollar el turismo urbano en sus variantes de negocios y cultural.

Azcapotzalco es un pueblo originario que ya existía por el siglo XII, cuando los tepanecas fueron asignados por Xolotl a vivir en la región, su señor era Acolhua y su hijo Tezozomoc llevó al Tepanohuayan a su máximo esplendor, de hecho los mexicas les tributaban, porque el islote de Tenochitlán era territorio azcapotzalca. Después los tepanecas se expandieron hacia el oriente de la cuenca de México y conquistaron Texcoco. Sin embargo, los mexicas y acolhuas derrotaron a los tepanecas cuando los gobernaba Maxtla y Azcapotzalco fue destruido.

En la época colonial, los dominicos evangelizaron la región, en los barrios y pueblos originarios, fundaron 35 iglesias, que todavía existen y que podrían ser la base para desarrollar el turismo cultural en su variante de turismo religioso. En la época colonial y en el siglo XIX existieron haciendas, que se dedicaban a la producción de trigo en Clavería, Renacimiento y El Rosario, la última fue originalmente del beato Sebastián de Aparicio.

A principios del siglo XX debido al ferrocarril de carga, el tranvía, la creación de la Zona Industrial Vallejo y la refinería, Azcapotzalco se convirtió en el área de la Ciudad de México, donde se albergaban las principales fábricas. Esto volvió a Azcapotzalco en un importante polo desarrollo, lo que se fortaleció con el modelo de sustitución de importaciones, lo que generó que migrantes llegaran a establecerse en su territorio, en 1980 alcanzó una población de 601, 524 habitantes.

Sin embargo, el modelo de sustitución de importaciones terminó su ciclo y en 1991 se cerró la icónica refinería, muchas empresas se fueron a otras ciudades como Querétaro y desde entonces la población se ha estado yendo, en el 2015 había 400, 161 habitantes.

Esto ha provocado que Azcapotzalco se integre a la era de los servicios, a la economía de la información y digital, por lo que tienen que redefinir su estructura para albergar los nuevos tipos de empresas. Su ubicación geográfica, su historia y riqueza patrimonial lo llevarían a desarrollar el turismo cultural, simplemente hay que recordar que el 9 de diciembre de 1986, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto de Zona de Monumentos Históricos de Azcapotzalco que comprende la iglesia de San Felipe y Santiago, la capilla del Señor de la Vida, la capilla del Rosario, el convento dominico, las capillas del Señor de Nextengo y San Lucas. Según datos de INEGI, procesados en un Sistema de Información Geográfica, mostraron que en el 2010, Azcapotzalco tenía un comportamiento inferior a la media en cuanto a planta turística y llegada de turistas en relación con las delegaciones del DF.

El turismo de negocios se puede desarrollar favorablemente en las zonas industriales de la alcaldía en especial en Vallejo. Algunos hoteles especializados ya se han empezado a establecer en la región con la intención de favorecer las conferencias, reuniones, convenciones de emprendedores, empresarios y empleados desde Mipymes hasta grandes empresas. Todavía Azcapotzalco concentra un gran número de unidades económicas, que cubren toda su área y perímetro. Cuarenta por ciento de su territorio es de uso industrial

El actual gobierno del Dr. Vidal Llerenas está buscando revitalizar tanto el área industrial como la cultural, con lo cual se fortalecería la idea de impulsar el turismo como una actividad económica generadora de empleo e ingresos directos e indirectos. Es fundamental crear una serie de estrategias por medio del marketing de ciudades, el marketing de turismo, el ordenamiento territorial, la investigación histórica, la conservación del patrimonio cultural, aumento de planta turística y la renovación de la ciudad para lograr un Azcapotzalco turístico.

*José Omar Tinajero es licenciado en etnohistoria por la ENAH; maestro en estudios regionales por el Instituto Mora y estudió el doctorado en geografía por la UNAM. Ha escrito 25 libros relacionados con el turismo, geomarketing, historia local y regional.