Opinión

Ayotzinapa, ¿comenzar desde cero?

La FGR reconoció que se tendrá que iniciar la investigación de cero y además se permitirá la participación sin restricciones de organismos internacionales. | Fred Álvarez

  • 19/09/2019
  • Escuchar

Antonio López, reportero del periódico La Razón, le pregunta al presidente López Obrador en la mañanera del miércoles 18 de septiembre sobre el tema Ayotzinapa.

Comenta que José Larrieta, funcionario de la CNDH les dijo en entrevista que existen dos líneas de investigación que fueron desestimadas por la fiscalía; la primera –dijo–, una entrevista que le hicieron a los hermanos Bernabé y Cruz Sotelo Salinas quienes declararon –al igual que muchos de los involucrados que ya fueron liberados– que Gildardo Astudillo estuvo involucrado en el caso, es decir, que los estudiantes fueron entregados al grupo delictivo ‘Los Rojos’ y que estos trasladaron a los estudiantes al basurero de Cocula.

Precisa el reportero que las "declaraciones, a diferencia de quienes ya fueron liberados, las hicieron en presencia de sus abogados, de representantes del Centro Pro de Derechos Humanos, incluso estuvieron presentes los integrantes del GEI, por lo que el maestro Larrieta afirma que estas declaraciones sí son válidas y fueron desestimadas”.

Y la siguiente línea de investigación –precisó–, son los mensajes, los chats que fueron interceptados desde Chicago, EU en los que también señalan a Gildardo Astudillo.

–¿Usted está dispuesto, si usted en un par de horas le pediría al fiscal que retome en particular estas dos líneas de investigación?–, pregunta directo a AMLO

La respuesta del presidente fue: "lo está retomando la fiscalía (...) Ellos están ya trabajando en este asunto tan importante porque queremos saber sobre el paradero de los jóvenes de Ayotzinapa”.

Y agrega que a petición de los padres concretó una cita con el fiscal general (en Palacio Nacional) –aunque aclara que él respeta la autonomía de la fiscalía–, por lo que "voy nada más a introducir la reunión”, y luego se retirará, como fue, estuvo 20 minutos...

Precisó que el fiscal generalGertz Manero–, es un hombre íntegro, que no representa a grupos de intereses creados, y que está seguro actuará con rectitud y entregará buenos resultados.

–El reportero le insiste. ¿Usted le pediría, con ese respeto, que retome estas dos líneas en particular?

La respuesta del presidente fue que sí y agregó que "no sólo estas dos líneas de investigación, todas, tienen que tener una actitud de apertura, escuchar a todos”.

–¿Qué le comentó Julio Scherer (Consejero Jurídico) sobre la reunión de ayer con el fiscal y con el Poder Judicial?–, le preguntan...

Respondió que hasta el martes no había sido informado, pero subrayó que tiene muy buena relación con el Poder Judicial y "de manera especial", con el presidente de la Corte.

Pero precisó que lo importante es saber en dónde están los jóvenes, en dónde están los estudiantes de Ayotzinapa.

Y así fue. Con la intermediación del presidente los padres de los 43 normalistas se reunieron durante dos horas con Alejandro Gertz Manero; los acompañó además de Alejandro Encinas, el abogado Vidulfo Rosales, integrantes de la Oficina en México de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las organizaciones civiles que acompañan a los familiares. También llegó Ángela Buitrago, asesora de la Comisión y ex integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales.

¿Cuál fue el compromiso?

El abogado de los familiares, Vidulfo Rosalesexplicó que el primer compromiso del fiscal general fue reconstruir toda la investigación a saber:

i) “Iniciar casi, casi de cero y obviamente iniciar investigaciones por las irregularidades que se cometieron”; para este caso, dijo, existen varias líneas de investigación y se van a retomar las que recomendó el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI).

ii) El segundo compromiso es que el fiscal general mantendrá comunicación directa, sin intermediarios, con el fiscal especial del caso.

iii) “El tercer compromiso es que habrá otro encuentro con el fiscal al inicio del mes de diciembre para hacer un balance de lo que han avanzado las investigaciones”.

En el encuentro en Palacio se tocó el tema de las liberaciones de personas que estaban relacionadas con el caso, por lo que se acordó buscar un mecanismo para evitar que se libere a más vinculados.

El abogado aseguró que hay impunidad porque no se ha podido alcanzar la verdad en el caso, donde –dice– hubo tortura e irregularidades.

“Prácticamente estamos en el inicio, tristemente tenemos que reconocerlo”, aceptó.

Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso explicó que dejarán de lado las pruebas que fueron desechadas por el Tribunal Colegiado de Tamaulipas. Precisó que "hay muchas cosas que posiblemente no te sirven, pero hay pequeños indicios que puedes rescatar de algunas declaraciones y te pueden ayudar para ir mezclando con otra información para hacer más complejas y completas las líneas de investigación”.

Omar Gómez, explicó que la unidad que dirige concentró los cinco aspectos de la investigación: las torturas, los malos tratos a los detenidos, las vistas de las irregularidades que se cometieron funcionarios en el pasado, los procesos penales y la búsqueda. 

Y sobre un posible destino de los normalistas o el móvil que generó el ataque, el Fiscal del caso indicó que siguen investigando, por lo que indagan varias líneas de investigación, rebotando como base lo que hizo el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y considerando el trabajo de la CNDH. "En la investigación hay buenas pruebas, buenos indicios, buenas inspecciones, vamos a ir sacando pruebas que no sirvan, que sean ilícitas, el saneamiento y después a empezar a reconstruir, unas líneas de investigación que sean claras, objetivas, fuertes, que no estén sustentadas solamente en declaraciones sino que tengan pruebas objetivas al lado", dijo. 

En suma, la FGR reconoció que se tendrá que iniciar la investigación de cero y además se permitirá la participación sin restricciones de organismos internacionales.

El Fiscal general Gertz Manero por su parte aceptó que se trata de un asunto de Estado y por tanto, se seguirá hasta encontrar la verdad de los hechos; no aquella “verdad histórica” de Murillo Karam...

Para la CNDH el caso pone en evidencia la fragilidad de nuestros sistemas de procuración e impartición de justicia y de nuestras instituciones

“Las consecuencias de que los derechos humanos no se respeten y de que no se escuchen y atiendan los llamados y recomendaciones de las instancias encargadas de su protección y defensa. Todo eso ocasiona que hoy, cuando deberíamos estar hablando de que se alcanzó justicia, estemos reconociendo que la impunidad subsiste y que los reclamos y el dolor de las víctimas deberán esperar más tiempo para que sean atendidos”, aseveró el ombudsman nacional en declaraciones a medios...

Así las cosas...

El asunto de Ayotzinapa volvió a tomar fuerza en los últimos días.

¿Por qué?

La tarde del domingo 15 de septiembre Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación convocó a una inusual conferencia de prensa para denunciar una serie de hechos ocurridos con el caso: "no podemos mantener silencio frente a lo que está sucediendo en todo el proceso judicial que se sigue en torno a los lamentables hechos de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa”, dijo.

Señaló que horas antes, "en la vieja práctica del sabadazo, en días de puente, de la misma forma en horas una resolución que no firma el juez, sino que firma la secretaria de acuerdos, la señora Adriana Ruvalcaba Velázquezel Juez Primero de Distrito de Procesos Penales en Tamaulipas, el señor Samuel Ventura Ramosdictó la libertad absoluta e inmediata de 24 personas detenidas por la desaparición forzada de los 43 estudiantes.

Encinas hizo una descripción de los hechos, los amparos presentados y las resoluciones del Tribunal Colegiado, y acusó al juez, Ventura Ramos, por negar la prórroga para que se realizara el Protocolo de Estambulde esta manera otorgó la libertad inmediata y absoluta de estas personas que habían sido detenidas.

Encinas aprovechó para afirmar que presentara acusaciones penales en contra de funcionarios de la PGR como Jesús Murillo Karam, Tomás Zerón de Lucio y José Aarón Pérez.

Además, dijo que el Ejecutivo realizará "una revisión profunda del actual sistema de justicia para garantizar el fin de la impunidad, el derecho a la verdad, la justicia, como la reparación y particularmente, medidas de no repetición de los hechos.”

La respuesta del ex procurador Murillo Karam fue inmediata...”aquí estoy”, dijo.

En entrevista con Carlos Marín en MILENIO TV cuestionó a los magistrados y jueces federales del estado de Tamaulipas que han liberado a los principales implicados en este caso.

El CJF quedó mudo...

¿Qué pasó esa negra noche del 26 de septiembre?

¡Fueron asesinados impunemente estudiantes por fuerzas policiacas coludidas con el crimen organizado sin que ninguna autoridad hiciera nada!

Fue una noche fue muy larga y llena de sangre...sigue viva; he dedicado varia líneas al caso desde hace años...en LSR.

Hay un largo expediente, la versión pública del caso era de 54 mil fojas divididas en 85 tomos y 13 anexos.

Ahora ya no sé; sobre todo que partirán de cero a cinco años de los hechos...

Mmm

Y la pregunta es y ha sido la misma desde entonces ¿y dónde diablos están los muchachos?

No pudieron desaparecer nomás así.

Ojalá –quiera Alá–, haya resultados, los familiares siguen esperando...

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.