Opinión

Autoridades locales y despliegue federal de seguridad en México

El desafío real de la operación de seguridad federal es el restablecimiento de las instituciones y la permanencia de las mismas. | Fabián R. Gómez*

  • 04/08/2020
  • Escuchar

El verdadero reto de la operación de seguridad federal no es el despliegue de elementos en las entidades, el desafío real es el restablecimiento de las instituciones y la permanencia de las mismas, tarea que estará en manos de autoridades locales una vez que las federales se hayan replegado. Ante esto nos ponen en jaque varios factores como la nula inversión en las policías municipales y estatales por parte de sus gobiernos, y la reducción de recursos federales para el fortalecimiento de las mismas. Se acumula un desgaste en efectividad y confianza por parte de la ciudadanía y se genera un círculo vicioso que genera una dependencia hacía el gobierno federal en la materia.

Es indispensable entender a la seguridad pública como una materia concurrente, es decir, corresponde a los tres niveles de gobierno su atención, y que actualmente pareciera que todo es responsabilidad del gobierno federal cuando el grueso de la incidencia delictiva son delitos del fuero común. Es decir, que lo que más lastima al ciudadano es la responsabilidad local, a diferencia que lo que más le impacta es lo derivado de la delincuencia organizada y resulta correspondencia federal.

1

La incidencia anterior debe ser considerada con una cifra negra nacional promedio de 93.2%2 es decir, no conocemos nada de lo que pasa más allá del 6.8% denunciado, la confianza en la procuración de justicia es sumamente baja y la eficacia de la misma intolerable.

La respuesta federal a la incidencia

El Ejecutivo Federal anunció el pasado 20 de julio a través del Secretario de Defensa Nacional, quien se ha convertido en vocero de todo y de todos, que entre SEDENA, SEMAR y Guardia Nacional se tiene un despliegue de 173,776 elementos (si, de forma indistinta se contempla a la Guardia Nacional como la Cuarta Fuerza Armada) en distintas entidades del país realizando lo siguiente:

3

El estado de fuerza en las entidades según el Modelo Óptimo de la Función Policial en su corte a diciembre 20194 es de 121,997 elementos (ya evaluados en control de confianza), es decir, 0.96 policías por cada 100 mil habitantes y recomienda incrementarlo en un 46% o 102,531 elementos para alcanzar un estándar mínimo de 1.8 policías por cada 100 mil habitantes. Lo anterior sin considerar si los policías existentes están bien o mal capacitados, o si tienen o no la confianza de sus ciudadanos, simplemente estamos considerando que existen. Tomando en cuenta que los indicadores de calidad son prácticamente inexistentes, la obligación inmediata de los gobernadores debería ser fortalecer a sus corporaciones en todos los sentidos, desde profesionalización, fortalecimiento en prestaciones, inteligencia, tecnología, equipamiento y reclutamiento para garantizar la cobertura adecuada del servicio, sin embargo, la ciudadanía y los expertos nos hemos concentrado en señalar y presionar al gobierno federal excluyendo la responsabilidad de autoridades locales ante la gran carencia que presentan.

En contraparte a las políticas locales, las corporaciones federales llegan a las entidades con una mejor maniobra pues al ser elementos no radicados en los mismos sitios donde operan, se encuentran en libertad de operar sin el temor a ser identificados o de sufrir represalias por parte de la delincuencia. Esta libertad de operación representa un incremento en los enfrentamientos y un incremento en la violencia donde pisan, sin embargo, también representa una disminución (no siempre pero si es una constante) de la incidencia delictiva y erradicación de grupos delictivos. Tenemos casos de éxito ya demostrados en varias entidades donde se hicieron despliegues fuertes de autoridades federales, el gran problema vino después, una vez que se le entrega la batuta a las autoridades locales que heredan el descontrol que genera el repliegue espontáneo, pues todo queda en manos de policías incompletas y olvidadas. Después de la operación de alto impacto viene el verdadero reto; el restablecimiento de las instituciones y la permanencia de la seguridad que quedará en manos de las policías estatales y municipales, mismas que enfrentan terribles crisis de efectividad y confianza por parte de la ciudadanía:

5

6

Contrastes en lo local

Podemos observar que tenemos la media nacional donde una policía estatal recibe el 48.5% de consideración de efectividad y un 53.3% de confianza pero una policía municipal recibe un 39.9% de consideración de efectividad pero un 46.0% de confianza. Lo anterior sujeto a un contraste drástico en distintas zonas del país como podemos observar en la zona del Valle de México en el Estado de México respecto a sus policías municipales donde pasamos de un 19.1% de confianza en Cuautitlán Izcalli hasta un 59.7% en Nezahualcóyotl que supera la media nacional.




7

Es en manos de estas corporaciones en las que quedarán los retos de permanencia de la seguridad una vez que la autoridad federal repliegue o ajuste su presencia en distintas entidades, lo que permite anticipar el nivel de éxito o fracaso de la seguridad pública una vez que haya finalizado la estrategia de ocupación territorial de las fuerzas federales. En el caso de que estas policías participen de manera coordinada en el despliegue federal y ante los citados niveles de efectividad y confianza la pregunta sería: ¿ayudan a la misión o contagian sus vicios y desgaste?

En este punto, vuelvo a insistir, vemos a organizaciones, ciudadanos y especialistas reclamando y exigiendo toda la responsabilidad al gobierno federal, que la tiene en un 33.3%, pero vemos a muy poca gente exigiendo a sus presidentes municipales y gobernadores al respecto; exigiendo rendición de cuentas en la materia, planes de convivencia, estrategias de seguridad, proyectos para mejorar la percepción, cultura de la legalidad o justicia cívica y, finalmente, lo que debería estar en el reclamo máximo es el monto de inversión propia que los gobernantes hacen para sus policías y no solamente su dependencia y ahora cada vez más exigencia de recursos federales para sus corporaciones. Para lo anterior quisiera exhibir el contraste de las policías municipales de la zona metropolitana de Nuevo León que a pesar de tener una percepción más compleja, son corporaciones que invierten más recursos propios en sus cuerpos policiales.


8

Aquí la calificación más baja resulta la ciudad de Monterrey con un 47.4% de confianza y la más alta la ciudad de San Pedro Garza con un 78.6% de confiabilidad.

De este tamaño es el reto de la coordinación de seguridad y del famoso y renombrado despliegue federal, es súmamente importante considerar que de los 173, 776 elementos federales mencionados anteriormente, por ley en el transitorio constitucional de la reforma de la Guardia Nacional más del 40% de ellos, en 4 años, tendrán que regresar a sus funciones originales pues son elementos de Fuerzas Armadas asignados a tareas de seguridad pública con temporalidad específica, por lo tanto debemos tener claras dos cosas:

1. No podemos proyectar a mediano y largo plazo con el estado de fuerza federal actualmente desplegado en funciones de seguridad pública.

2. El verdadero desafío que vive nuestra nación es asegurar que vamos a contar con policías locales preparadas, empoderadas con recursos materiales, financieros y humanos; comprometidas con la misión de restablecer las instituciones nacionales que sufren la peor crisis de la historia reciente de nuestro país.

*Fabián R. Gómez

Abogado, politólogo, maestro en seguridad pública y especialista en seguridad nacional. Es ex oficial de la Armada de México y exfuncionario en inteligencia.

1.  INEGI. (2019). ENVIPE. 26/07/2020, de INEGI Sitio web: https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/envipe/2019/doc/envipe2019_presentacion_nacional.pdf

2.  Ibíd. 

3.  Conferencia de prensa matutita SEDENA 20/07/20

4.  SNSP. (2019). Modelo Óptimo de la Función Policial. 26/07/2020, de SESNSP Sitio web: http://secretariadoejecutivo.gob.mx/doc/MOFP_31_diciembre_2019.pdf

5.  INEGI. (2020). ENSU. 26/07/2020, de INEGI Sitio web: https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/ensu/doc/ensu2020_marzo_presentacion_ejecutiva.pdf

6.  ibíd.

7.  ibíd.

8.  Ibíd.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.