Opinión

Aumento salarial para todos, una asignatura pendiente

Se prevé un año 2020 con falta de certeza en las políticas salariales de quienes tienen un Contrato Colectivo de Trabajo. | Manuel Fuentes

  • 18/12/2019
  • Escuchar

En el sector laboral mexicano sólo se habla del incremento del 20% a los salarios mínimos generales a partir de enero de 2020 y la pregunta que se hacen miles de trabajadores es si este aumento va a repercutir en sus percepciones salariales, la respuesta es no.

Las difíciles negociaciones que se llevaron a cabo en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) que preside el economista Andrés Peñaloza Méndez, lograron el mayor incremento que se ha obtenido en 40 años. En éstas el sector empresarial en una fórmula extraña insertó el llamado Monto Independiente de Recuperación (MIR) equivalente a 14.67 pesos diarios, el cual es usado desde el año 2016, dejando claro que esto no formaba parte del aumento a los salarios mínimos generales.

Sin embargo, para llegar a la cifra de 123.22 pesos diarios esta cantidad resultó de sumar el salario de 102.68 pesos más los 14.67 pesos equivalente al MIR, dando como resultado 117.35 pesos, de esta cantidad se calcula el 5% resultando 5.87 pesos, sumando esta cantidad (117.35 pesos) más 5.87, resultan los 123.22 pesos.

De este cálculo se desprende que el 5% otorgado no se obtiene de los 102.68 porque ello significaría una menor cantidad a favor del trabajador, 5.13 pesos en lugar de 5.87 pesos, como resultó de la negociación en la CONASAMI.

Este importante incremento en los salarios mínimos generales trae un nuevo reto en las negociaciones salariales para el año 2020, ya que los aumentos en los tabuladores contractuales de 2019 estuvieron oscilando entre el 5 y el 6% y ahora la tendencia empresarial es evitar que se pague el porcentaje del 20% otorgado a los salarios mínimos, lo cual resultaría perjudicial para los trabajadores.

Tradicionalmente las negociaciones salariales se han basado en una tendencia de tomar como referencia el índice inflacionario y a partir del monto que resulte, llevar a cabo las negociaciones uno o dos puntos más arriba del margen que se establezca. Actualmente la inflación que oscilaba a inicio de año era de un 4.83%, para el mes de noviembre la inflación alcanzó el 2.97% y será esta última cifra la que se tome como referencia para los aumentos en las revisiones contractuales, por ello el número más constante que se prevé será el incremento del 5 al 6%.

Destaca la existencia en algunas empresas de cláusulas que incrementan determinadas prestaciones tomando como referencia los aumentos otorgados en los salarios mínimos generales o incluso en los salarios contractuales, pero son pocos los contratos colectivos que gozan de estos beneficios. Para estos tiempos muchas empresas con este tipo de cláusulas han tomado sus previsiones para evitar que estos incrementos sean para todos los trabajadores en sus centros de trabajo.

Se requiere pasar a una nueva fase en materia de política salarial y esta debe alcanzar que las revisiones en las percepciones de los trabajadores se den por rama industrial para lograr una mayor uniformidad en los aumentos salariales.

También se necesita legislar para evitar que las revisiones de los Contratos Colectivos de Trabajo se den de manera aislada y atomizada ya que en la actualidad en cada centro de trabajo se revisan en fecha distinta el incremento salarial y en prestaciones, lo que evita que haya acuerdo entre las organizaciones sindicales y empresariales para lograr una mayor competitividad de entre ellas y buscar mejorar su condiciones de trabajo.

Al no haber una legislación o una norma que rija en las revisiones contractuales, no hay manera legal para obligar se tome como piso en los incrementos el otorgado en los salarios mínimos generales (20%), la única manera de lograrlo será con la presión que hagan las organizaciones sindicales, pero el escenario se ve complicado para lograr un incremento de esta naturaleza.

Se prevé un año 2020 con falta de certeza en las políticas salariales de quienes tienen un Contrato Colectivo de Trabajo, y el lograr que los incrementos salariales alcancen a todos los trabajadores es una de las asignaturas pendientes de este régimen naciente.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.