Opinión

Atentado en Pittsburgh, ¡no se vale!

La mayor matanza de judíos de la historia de EU ¿asesino solitario? | Fred Álvarez Palafox

  • 01/11/2018
  • Escuchar

Pocos minutos antes de las 10 horas del sábado 27 de octubre ocurrió un atentado en una sinagoga en Pittsburgh, EU. Los hechos de odio ocasionaron la muerte de al menos 11 personas -tres mujeres y ocho hombres-, y causó 11 heridos, entre ellos 4 policías, dos de las víctimas permanecieron hospitalizadas en estado crítico.

La matanza encendió las alertas en todo EU por el auge del antisemitismo. De inmediato la policía de Nueva York ordenó desplegar agentes para vigilar los centros judíos y las sinagogas en la ciudad.

¿Qué ocurrió?

Un individuo armado con un rifle de asalto AR-15, calibre 223 y tres armas cortas irrumpió en la sinagoga Tree of Life (Árbol de la vida) y gritó según los medios: “¡Todos los judíos deben morir!”, al tiempo que abría fuego contra los fieles reunidos en el día del shabat, para celebrar una ceremonia por el nacimiento de un niño.

La agresión que hizo Robert Bowers de 46 años a la sinagoga duro largos 20 minutos, al final el criminal se atrincheró en un salón de la sinagoga y desde ahí se enfrentó con la policía, al final fue detenido: "están cometiendo un genocidio con mi gente", dijo a los policías que lo arrestaron tras la matanza.

Reacciones

Momentos después del ataque, el presidente Donald Trump dijo que "mucha gente" había sido asesinada y herida en un "acto perverso de asesinato en masa”. Y agregó “ver que esto sucede una y otra vez, durante tantos años, es una pena”.

Describió al criminal como un "maníaco" y sugirió que EU debería "endurecer nuestras leyes de la pena de muerte (...) Estas personas deberían pagar el precio máximo. Esto tiene que parar", dijo.

Eso sí, adelantándose a la crítica por el tema de las armas, agregó que el incidente tenía "poco que ver" con las leyes sobre armas de fuego; dijo que si la gente "hubiera tenido protección -guardias armados- adentro, tal vez podría haber sido una situación diferente”.

Mmm.

El papa Francisco condenó el atentado durante el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro del Vaticano: “Expreso mi cercanía a la ciudad de Pittsburgh, en los Estados Unidos de América, y en particular a la comunidad hebrea, golpeada ayer por un terrible atentado en la sinagoga”, afirmó el Pontífice. “Que el Altísimo acoja a los difuntos en su paz, conforte a sus familias y sostenga a los heridos. Todos, en realidad, hemos sido heridos por este inhumano acto de violencia. El Señor nos ayude a apagar los focos de odio que se desarrollan en nuestra sociedad, reforzando el sentido de humanidad y el respeto por la vida, los valores morales y civiles, y el santo temor de Dios, que es Amor y Padre de todos”...

“Sepan por favor que la justicia en este caso se aplicará rápidamente y con dureza”, afirmó Scott Brady, el fiscal federal en jefe del oeste de Pensilvania, en una conferencia de prensa cerca del anochecer, y describió la masacre como un “acto de odio terrible e inefable”.

La Torre Eiffel se apagó en señal de luto, es un homenaje a las víctimas del atentado antisemita, explicó la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. Además del “apagón” varias personas se concentraron con veladoras ante la Embajada de EU para rendir homenaje a las víctimas.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo estar “desolado y horrorizado” por el ataque. “Todo el pueblo de Israel se lamenta con las familias de los muertos”, afirmó. “Acompañamos a la comunidad judía de Pittsburgh. Acompañamos al pueblo estadounidense ante este ataque antisemita horrible”, afirmó.

Por su parte, Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, calificó el hecho de “un ataque no sólo contra la comunidad judía sino contra todo Estados Unidos”. 

Jonathan Greenblatt, director general de la Liga Antidifamación, dijo que el ataque es el más letal contra la comunidad judía en la historia de EU. “Nuestros corazones están desolados por las familias de los muertos y lesionados en la sinagoga Tree of Life, y por toda la comunidad judía de Pittsburgh”, afirmó Greeblatt, triste.

La Comunidad Judía de México condenó el ataque perpetrado. En un comunicado firmado por la dirección del Comité Central se reitera el "rechazo al antisemitismo y toda forma de violencia que atente contra las libertades esenciales de todo ser humano, entre las que se encuentra el poder profesar su fe con absoluto respeto y paz”.

En efecto, la matanza del sábado conmocionó al mundo y sobre todo a EU, en momentos de gran tensión, en una semana en que varias prominentes figuras demócratas y opositores al presidente Trump –entre ellos eBarack Obama, Joe Biden y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton— recibieron paquetes-bombas que fueron interceptados antes de que explotaran. 

También sucede a pocos días de las elecciones legislativas del martes 6 de noviembre, cuando se renueva la totalidad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, hoy en manos de los republicanos.

Sabemos que un resultado adverso a Trump podría complicar su segundo tramo de la presidencia "imperial"-

El tema del odio se ha vuelto central ahora en la campaña

Trump ha intentado llamar a la unidad, pero el ataque a la sinagoga vuelve a alertar sobre el clima de violencia que se vive EU y el auge de los fanáticos racistas y ultraderechistas que hasta hace poco vivían en las sombras.

Miles de personas, algunas con velas, se reunieron por la noche del sábado en una vigila en Squirrel Hill en honor a las víctimas, cuyos nombres no fueron dados a conocer. Durante la emotiva reunión los asistentes comenzaron a corear “voten, voten, voten”. 

Algunos de los presentes culparon del tiroteo al tenso ambiente político del país, y dijeron que la visita programada de Trump no les trae gran consuelo.

En un mitin político en Murphysboro, Illinois, Trump dijo que “el ataque antisemita perverso fue una agresión contra todos nosotros”.

Squirrel Hill tiene una de las poblaciones judías más numerosas de Pennsylvania y se cree que este habría sido uno de los días más concurridos de la semana en la sinagoga.

Comparto lo dicho por el papa Francisco, “en realidad, todos estamos heridos por este acto inhumano de violencia“.

¡Me sumo a la condena mundial!...

¿Y el asesino, quién es, por qué lo hizo?

Robert Bowers, tiene 46 años, no tiene antecedentes penales, y es aparentemente una persona discreta, educada con pocos amigos, un hombre solitario, sin hijos ni pareja.

Se presentaba como chofer y en efecto, ésa parece haber sido su ocupación aunque tampoco sobre eso hay muchas certezas. Sus vecinos oían su televisión hasta muy tarde en la noche, pero nunca tuvieron motivo de queja.

Aparentemente, nunca sacó a relucir su odio a los judíos, ni su afición a las armas; eso sí, contaba con una licencia para portar un arma de fuego y había realizado al menos seis compras desde 1996.

Su odio a la comunidad judía y a la inmigración ilegal se veía en las redes sociales, y en particular para Gab.com, una red social de Twitter para neonazis en la que el asesino se presentaba con una cita falsa del Evangelio de San Juan: "Los judíos son hijos de Satanás”. 

Dos días después del ataque fue presentado en un tribunal federal, iba encadenado a una silla de ruedas.

Su comparecencia estuvo marcada por un fuerte dispositivo de seguridad que incluyó a oficiales de policía con perros y un equipo de francotiradores en la corte federal de Pittsburgh.

Los cargos en su contra incluyen violación de las leyes de derechos civiles de los Estados Unidos en lo que los fiscales federales dicen que fue un crimen de odio.

Bowers solo habló durante la audiencia para dar su nombre, reconoció que entendió los cargos en su contra y que no tenía los fondos para pagar un abogado. Habló con voz tranquila y firmó los papeles que le entregaban con una mano firme.

Para Bob Jones, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Pittsburgh, dijo que se estima que actuó solo, pero no identificó sus motivos para llevar a cabo este ataque.

Según un documento presentado en el Tribunal de Distrito por la Oficina Federal de Investigaciones, se recuperaron tres pistolas y un rifle AR-15 en la escena.

¿Y el tema del control de las armas?

No está en la agenda de Trump, lástima. ¿El motivo? Le teme al poder económico y político de los defensores de la segunda enmienda –la Asociación Nacional del Rifle, la NRA (National Rifle Association)–.

Y es que por alguna razón, los norteamericanos tienen un especial amor a las armas de fuego; su tenencia es algo sagrado, y además se encuentra respaldado en la segunda enmienda de su Constitución aprobada el 15 de diciembre de 1791, que simplemente les da el derecho a la posesión de armas, sin limitaciones.

P.D. Y sobre el tema de NRC, que comentamos en la semana pasada, no fluye la información...

Durante varios días las autoridades que investigan han guardado silencio, también en la arquidiócesis; por cierto se había programado una conferencia de prensa el domingo 28 de octubre y que por algún motivo fue cancelada.

Ese día en la Catedral Metropolitana, el obispo auxiliar Jorge Estrada Solórzano, pidió a los católicos reunidos en el recinto orar por el arzobispo emérito y por el policía bancario Javier Hernández quien murió en el cumplimiento de su labor. No más… Quizá porque el cardenal Aguiar seguía en Roma...

Mantengo la hipótesis del asalto, aunque no se descartan las demás... sobre todo el secuestro.

¿Realmente iban por él?

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota