Opinión

Aspectos para la mejora del servicio público en México

La configuración de un gobierno eficaz es la base para poder trazar y alcanzar metas ambiciosas. | Areli Cano Guadiana

  • 27/06/2019
  • Escuchar

Una visión ideal del aparato de gobierno lleva a pensar en una estructura que responda de manera ágil a las demandas y problemáticas de las personas, que gaste menos y haga más, en un contexto de generación de beneficios para la sociedad. La configuración de un gobierno eficaz es la base para poder trazar y alcanzar metas ambiciosas, como son la eliminación de la corrupción, la reducción de las desigualdades y el desarrollo social.

Sin embargo, en México, a pesar de que en las últimas décadas el tema del fortalecimiento de la función pública ha sido divisa en las distintas administraciones, no se ha logrado consolidar un modelo burocrático que logre superar los problemas que ha venido arrastrando históricamente, entre los que se puede mencionar a la corrupción, tanto de ventanilla como de grandes alcances; le ineficacia, que condiciona la prestación lenta y complicada de servicios a la población; y la percepción ciudadana de tratarse de un espacio lejano a sus necesidades y expectativas.

Es pertinente traer a colación este tema, a partir de la celebración que se llevó a cabo el domingo pasado, 23 de junio, del Día de las Naciones Unidas para la Administración Pública, instaurado para poner de relieve la contribución que ella aporta al proceso de desarrollo de los países. Esto, particularmente porque nuestro país se encuentra inmerso en un contexto político inédito, en el cual el gobierno tiene ante sí el reto de transformar la relación que existe entre el poder público y las personas, lo que implica realizar modificaciones en las estructuras burocráticas. Así, es posible definir por lo menos tres planos de acción que podrían ser utilizados para la mejora:

Más apertura

Un aspecto necesario para pensar en una renovación de la administración pública tiene que ver con más transparencia, pues la información gubernamental tiene un rol esencial ante una sociedad que es más exigente en la evaluación hacia los actos e gobierno. A través de la apertura, se facilita la tarea de acompañamiento que debe tener la sociedad en la ejecución de las distintas políticas públicas. Adicionalmente, la transparencia contribuye a una democratización de las relaciones con el poder público, pues dota a las personas de un espacio de acceso igualitario y común a la información sobre el quehacer gubernamental, lo que les permite participar en la deliberación de los temas de la agenda pública.

El acceso a la información juega un rol esencial en la recuperación de la confianza ciudadana, pues contribuye a la construcción de puentes entre las instituciones y los gobernados, además de que hace posible la colaboración con ellos a través de esquemas de reutilización de la información para la producción de información con valor agregado que sea socialmente útil.

Uso de las tecnologías

El uso de los distintos mecanismos informáticos de vanguardia agiliza el acceso de la ciudadanía a los servicios gubernamentales y disminuye los espacios de discrecionalidad del servicio público, lo que contribuye a reducir la corrupción. Por ello, se debe fomentar la maximización de las posibilidades tecnológicas en el servicio público, en aras de construir una burocracia moderna y eficaz, con capacidad de respuesta a un nuevo contexto en que muchos de los ciudadanos son jóvenes y están acostumbrados al uso de dispositivos electrónicos y plataformas digitales.

Otra vertiente de aprovechamiento que pueden usar las instituciones, radica en la comunicación con la sociedad a partir de herramientas como Facebook, Twitter, blogs, foros y aplicaciones de mensajería instantánea. A través de ellos se pueden crear espacios de colaboración e interacción entre ciudadanía y gobierno, en los que se construya inteligencia colectiva para la participación en la resolución de problemas; se propicie la participación de la sociedad con sus opiniones y proyectos, y sirva como vitrina para exponer los logros alcanzados.

Fortalecimiento del servicio público ante la sociedad

Quien tiene una responsabilidad en la función pública, actúa y decide por la encomienda que le hace la sociedad para alcanzar los fines comunes sociales, políticos y en materia de derechos. A partir de esto, el servidor rinde cuentas sobre los resultados y los efectos directos de acción ante la sociedad. Por esto, es preciso que el Estado le dote a cada uno de sus empleados, las condiciones necesarias para el desarrollo de sus funciones. Esquemas claros sobre el ingreso, la promoción y la permanencia en el servicio al Estado; la meritocracia como guía para el ascenso laboral; las remuneraciones y las prestaciones suficientes; son aspectos básicos para el funcionamiento correcto de la maquinaria institucional. Adicionalmente, se debe recuperar el sentido de pertenencia de los funcionarios a un colectivo que, por definición, tiene por objetivo servir a los intereses de las personas, en un entorno social que exige una administración pública comprometida y eficaz, pero, sobre todo, constituida por integrantes orgullosos de cumplir con su deber.

La calidad de vida de las personas se determina en buena medida por el trabajo de los servidores públicos, que materializan los objetivos de la arquitectura institucional y el goce de los derechos establecidos en nuestra Constitución y en las leyes. Es el momento de aportar los mejores esfuerzos de la sociedad por tener un servicio público de excelencia.

areli.cano09@gmail.com