Opinión

Así van los alcaldes en la #CDMX

Los actuales alcaldes aún tienen tiempo suficiente para redireccionar estrategias y cumplirle a la gente sus demandas. | Fernando Díaz Naranjo

  • 24/02/2020
  • Escuchar

Resulta muy importante que los medios de comunicación difundan mediciones con relación a la percepción que tiene la población sobre la gestión de un gobierno, ya que sus resultados permiten tener una evaluación, no sólo de su desempeño si no también, equiparar en algunos casos, sus resultados con la expectativa depositada por la población a través de su voto registrado en las pasadas elecciones.

En este sentido, es muy interesante analizar algunos datos del Ranking de Alcaldes de la Ciudad de México, realizada por la prestigiada empresa Caudae Estrategias, que publicara el Diario El Heraldo de México en días pasados.

De entrada, los resultados de esta encuesta aplicada el 8 y 9 de febrero a una muestra de 6,400 personas de las 16 Alcaldías, permiten tener un panorama general del posicionamiento que ocupa cada titular de una Alcaldía, de acuerdo a la percepción que la población tiene de su trabajo, de sus resultados y, en general, de su desempeño al frente de una instancia de gobierno que es fundamental para el desarrollo de las comunidades que integran cada Alcaldía de esta gran urbe.

En este sentido, destaca que el Alcalde mejor evaluado fue Adrián Rubalcava de Cuajimalpa -perteneciente al PRI-, con un porcentaje de aprobación del 69.2%, seguido de Clara Brugada de Iztapalapa -de Morena-, con un 68.4% y Santiago Taboada de Benito Juárez -del PAN-, con un 58%.

El denominador común entre estos tres servidores públicos es que han generado, en la opinión de la gente que vive en dichas alcaldías, mejores condiciones de seguridad.

En un rango arriba de los 50 puntos porcentuales le siguen los alcaldes de Miguel Hidalgo, donde Víctor Hugo Romo, de Morena, obtuvo un 57.4%; Julio César Moreno del PRD en Venustiano Carranza con un 56.7%; Armando Quintero de Morena en Iztacalco, con un 55.6%; Layda Sansores de Álvaro Obregón, de Morena con un 53.5%; Patricia Aceves de Tlalpan, de Morena con un 52.7%, y hasta el fondo de este bloque Francisco Chiguil en Gustavo A. Madero, de Morena alcanzando un 52.4%.

Por debajo de la mayoría de la población de sus respectivas alcaldías, encontramos a los alcaldes de Coyoacán (48.8%), Azcapotzalco (43.8%), Magdalena Contreras (42.2%), Cuauhtémoc (40.2%), Milpa Alta (38.3%), Tláhuac (37.3%), y finalmente, Xochimilco (27.2%).

Datos que resultan relevantes tendríamos, entre otros, los siguientes:

1) Entre el Alcalde puntero de Cuajimalpa y el Alcalde de Xochimilco que se encuentra en el sótano de este Ranking, encontramos una diferencia de 42 puntos porcentuales.

2) Los alcaldes de Cuajimalpa, Iztapalapa y Benito Juárez, ganaron la elección (en 2018) con un 37.5, 48.19 y 48.8% respectivamente, lo que implica que la percepción que ostentan parece ir alineada a cumplir, en términos generales, con la expectativa de la población de dichas demarcaciones.

3) En tanto, para el Alcalde de Xochimilco que ganó la elección con un 44.75% y hoy la población le da tan sólo un 27.2% de opinión favorable a su desempeño, significaría, grosso modo, que habría perdido, con toda proporción guardada, la simpatía de alrededor del 17% de su fuerza electoral.

4) La Alcaldía en donde Morena tuvo la mayor votación fue en Tlalpan, así lo registra poco más del 52% de la población que votó por Patricia Elena Aceves Pastrana, y curiosamente, ese mismo porcentaje es el que opinó favorablemente con relación a su gestión.

Estos primeros acercamientos nos dan como resultado una serie de condicionantes que cualquier gobernante debe tomar en cuenta:

1. Cuando se gana una elección, es sólo el primer eslabón hacia la gestión administrativa gubernamental.

2. Por alto margen con que se haya ganado una batalla electoral, no será suficiente si no se hace un buen gobierno en razón de que las expectativas de la población tienen siempre fecha de caducidad. 

3. Sólo dando resultados, con transparencia y honestidad cualquier gobernante, hoy día, podrá conservar la simpatía de la mayoría de la población que gobierna.

Consecuentemente, aún tienen los actuales alcaldes tiempo suficiente para redireccionar estrategias y cumplirle a la gente sus demandas, de lo contrario los escenarios en la próxima elección a celebrarse en 2021 podrían ser de pronóstico reservado para algunas alcaldías.

¡Hasta la próxima!