Durante los últimos meses hemos sido testigos de cómo las tres fuerzas políticas principales de hoy: el Frente Ciudadano por México (PAN, PRD y MC); el PRI (con el PVEM y el PANAL); y Morena (con PT y PES), intentan posicionarse para salir a la campaña real que iniciará después de un periodo llamado "intercampañas" en donde no veremos comerciales de TV ni eventos en donde se pida el voto, pero seguirá habiendo entrevistas y eventos cerrados.

Al terminar esta primera etapa ya se puede ver con claridad los resultados y el posicionamiento para la campaña y es importante saber y reflexionar:

·         El candidato del PRI ya está en un tercer lejano lugar y no saldrá de ahí.

·         Que el PRI vaya a perder como va a perder poco tiene que ver con Meade o con su mala precampaña. Tiene que ver con lo que es el PRI y Peña Nieto... pudieron poner al mexicano más probo e inteligente, pero nadie, absolutamente nadie puede esperar ganar una elección cargando en sus espaldas la "casa blanca", la "estafa maestra", el "socavón", a Javier Duarte, César Duarte, Roberto Borge, Emilio Lozoya, Alfredo Castillo.

No es Meade, son seis años de corrupción y de malos resultados lo que quieren que oculte Meade. No hay mejor descripción para esa petición que el refrán: "tapar el sol con un dedo".

·         Anaya es quien logró más movimiento a partir del tiempo de precampaña. Se posicionó en un segundo lugar lejano del tercero, y aunque evidentemente no es el primer lugar, ya no está lejos.

·         El problema que puede llegar a afectar a Anaya son todos los acomodos de las candidaturas a mayorías y plurinominales de los tres partidos que representa. La fuerza del Frente está en que cada una de sus partes haga lo que le corresponde en los territorios propios.

·         López Obrador sigue estando en la cabeza de todas las mediciones; en algunas con mucha distancia y en otras en franco empate técnico, pero las dos candidaturas a la presidencia de la República le dejan un saldo positivo al inicio de la contienda... es como reprobar un año en la escuela y empezar otra vez con la siguiente generación: desde luego que va a ir arriba en un inicio el alumno que repite, pero al final acaban siendo mejores estudiantes los que siempre lo fueron en cada generación.

·         El primer gran enemigo de AMLO es él mismo... cuando no lo vemos errático y difuso persiguiendo palomas, es simpático, también cuando lo vemos sugiriendo medicamentos; pero cuando lo vemos insultando a intelectuales y perdiendo los estribos nos damos cuenta o nos acordamos de quién es.

·         A AMLO lo van a terminar hundiendo sus aliados. Una cosa es intentar ganar la presidencia con una sarta de desconocidos (cosa que ya intentó y no le funcionó), y otra muy distinta es intentar ganar la presidencia tomando lo peor de cada partido y ofreciendo perdones a quienes siempre ha calificado de corruptos... eso sin mencionar la búsqueda directa de apoyo de los narcotraficantes al andar cantando amnistías y perdones.

Te recomendamos leer: ¿Manlio y AMLO?

La campaña presidencial se reduce a dos opciones: López Obrador y Anaya y, en lo personal y por lo visto tanto en la historia como en los hechos, ganará Anaya.

También lee: El resultado de la Caravana por la Dignidad

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información