Opinión

Arde el Senado por aguinaldos

Algunos senadores de Morena se despacharon con la cuchara grande y solicitaron -sólo para sus trabajadores- 80 días de aguinaldo. | Romina Román

  • 17/12/2019
  • Escuchar

Los que incumplieron con el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador de apegarse a los principios de austeridad y cero tolerancia a los excesos fueron algunos senadores de Morena, quienes se despacharon con la cuchara grande y solicitaron -sólo para sus trabajadores- 80 días de aguinaldo.

La denuncia la hicieron pública por lo menos 6 senadores: Juan Zepeda y Samuel Alejandro García Sepúlveda de MC, Emilio Álvarez de Icaza, sin partido, Kenia López Rabadán, del PAN, Mario Zamora Gastelum del PRI y Miguel Ángel Mancera del PRD, quienes pidieron una indagatoria de la Mesa Directiva respecto a estos pagos diferenciados por partido y sobre todo, exigieron investigar quién negoció ese pago unilateral.

Hace un año, cuando inició la actual legislatura en el Senado de la República se dijo que iniciaba una nueva época en la que se combatirían los excesos y dispendios del régimen anterior. Entre las medidas de mayor visibilidad que se tomaron fue impedir una vieja práctica administrativa que databa de la época en que presidió el Senado Emilio M González (fines de los 80`s) de entregar a todos los trabajadores 80 días de aguinaldo. Desde entonces esa prestación laboral se conoció coloquialmente como "el bono de Don Emilio".

Lo que enfureció a varios legisladores fue el doble discurso, ya que apenas un año después del control de Morena, esa práctica regresó pero no para todos, sino solo para muchos de los empleados del grupo parlamentario de Morena que reciben hasta 80 días de aguinaldo, mientras los trabajadores de otros grupos parlamentarios estarían recibiendo de 10, 30 o 40 días máximo.

Lo que denunciaron los representantes populares es una evidente falta de equidad y de abusos en las remuneraciones de los asesores de Morena en el Congreso, que no se limitan al Senado, ya que en San Lázaro cada vez son más los empleados que aseguran que diversos diputados de Morena que le piden a sus empleados que contribuyan con hasta 30% de su salario, para así complementar sus ingresos.

La situación de muchos trabajadores de la Cámara de Diputados es tan precaria, que algunos de los reporteros que cubren la fuente para distintos medios de comunicación son los que ahora hacen regalos en especie y efectivo al personal para agradecer su apoyo.

¿Con la misma vara?

Ya que hablamos del Congreso, nos cuentan que sorprendió el ajuste de personal que se hizo hace unos días en una posición de las áreas técnicas de apoyo de la Mesa Directiva del Senado como consecuencia de la puesta en marcha del Protocolo para Prevenir, Atender y Sancionar el Hostigamiento y Acoso Sexual y Laboral.

Pero no se midió a todos con la misma vara y se dejaron pasar casos graves que tal vez la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández desconoce y que se relacionan con una reciente contratación "informal" que hizo Arturo Garita, Secretario de Servicios Parlamentarios, de Rubén Resillas, un exfuncionario de la Cámara de Diputados que fue cesado apenas en agosto pasado por varias acusaciones de acoso laboral que dieron paso a integrar un amplio expediente en la Contraloría y del que algunos casos fueron, incluso, del conocimiento de la CONAPRED. Ante esto, las afectadas se preguntan ¿omisión, desconocimiento o complicidad?

Así las cosas...