Opinión

Archivos digitales: cuidar la memoria del futuro

Los archivos logran capturar el tiempo como una fotografía; registran el pasado y van narrando el presente. | Marina San Martín

  • 12/06/2020
  • Escuchar

Los archivos logran capturar el tiempo como una fotografía; registran el pasado y van narrando el presente; hacen perdurar la palabra, las imágenes y los sonidos. 

A lo largo de la historia hemos resguardado, de forma física, escritos, expedientes, mapas, libros, y otras fuentes de información. Los avances tecnológicos permiten generar documentos de forma electrónica, cuyo contenido es igual de valioso que el que consta en papel, pues sustentan determinaciones y sucesos.

En el actual mundo digital, se crea y procesa una extensa cantidad de información; sin embargo, es fundamental garantizar su seguridad, integridad y disponibilidad, y cuando sea el caso, su confidencialidad, porque podemos enfrentarnos a perdidas o vulneraciones de millones de datos que pertenecen a personas, pudiendo afectar sus derechos.

La preservación digital es la capacidad de asegurar que un archivo electrónico permanezca comprensible y utilizable a través del tiempo y de los cambios tecnológicos, que su fiabilidad y exactitud estén protegidas y su autenticidad sea verificable, para que pueda conservarse.

Sin una gestión documental moderna, el contenido digital puede hacerse inaccesible rápidamente, debido a la fragilidad de los formatos al volverse obsoletos conforme se van actualizando, lo que dificulta su consulta, además, de que los datos pueden llegar a degradarse por el paso del tiempo.

En el marco del Día Internacional de los Archivos que se conmemora el 9 de junio, es importante recordar que éstos, sean físicos o electrónicos, son presupuesto del derecho de acceso a la información. Sin ellos no puede haber transparencia ni rendición de cuentas, dado que reportan actos de autoridad, las razones de su emisión, y en general, el actuar de quienes se dedican al servicio público y la conducción de la administración gubernamental.

La pandemia por covid-19 ha apresurado el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), de tal suerte que, mucha información de las instituciones públicas se hace constar de manera digital.  

En México, la Ley General de Archivos establece que quienes están obligados a cuidar documentos, deberán contar con una estrategia de preservación, a largo plazo, de archivos electrónicos y asegurar procesos de gestión documental en este sentido, que consideren el ciclo vital de la información desde que nace, garantizando su acceso y permanencia, contemplando su uso, seguridad y almacenamiento.  

La historiadora Arlette Farge, sostenía que "el archivo presupone un archivista, una mano que colecciona y clasifica". Esta acuciosa labor de organización se extiende a los archivos digitales, que nos ofrecen ventajas para guardar nuestra memoria para el futuro, pues permiten almacenar una inmensidad de acontecimientos en dispositivos pequeños, cruzar datos y sistematizar contenidos para forjar conocimiento que nos ayude a no olvidar, a aprender y a edificar mejores sociedades.