Opinión

Aquel miércoles negro de agosto

Todo ha sido un verdadero show donde México quedó muy mal.

  • 08/09/2016
  • Escuchar

Donald Trump, candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos llegó a tierra mexicana la mañana del miércoles 31 de agosto..., acompañado de un selecto séquito -entre ellos el ex fiscal de hierro Rudolph Giuliani III, y el senador Jeff Sessions-, en un viaje relámpago y sorprendente. No podíamos creerlo, el gobierno mexicano le dio trato especial, de Jefe de Estado, puso a su disposición equipo de seguridad y un helicóptero del Estado Mayor Presidencial.

 

Apenas unas horas antes nos enteramos del secreto mejor guardado a través de una filtración del periódico The Washington Post y la red social…, @EPN lo confirmó en Twitter justificándolo:

 

Aún así, todos pensamos que se trataba de una broma de esas que ocurren el 28 de diciembre, día de los Santos inocentes, pero no; fue una triste realidad: una pesadilla que ha tenido graves consecuencias políticas, y de la que aún no despertamos.

 

¡Y nada lo justifica!

 

Aunque el Presidente diga una y otra vez que era necesario y que él asumía los costos...

 

Por lo pronto ya hubo una baja, renunció al cargo de secretario de Hacienda, el presumiblemente autor de la travesura, Luis Videgaray Caso, su lugar lo ocupa hoy el señor José Antonio Meade ¿el caballo negro para el 2018?

 

Lo más grave de todo ese miércoles negro es que Trump fue recibido en la casa oficial de Los Pinos como si fuera jefe de Estado. Y no sólo eso se le puso pista especial en el aeropuerto, hangar, helicópteros, seguridad y etcétera... Además se le dio oportunidad de armar una conferencia de prensa y él mismo llevó la batuta como si fuera el amo y señor de Los Pinos...

 

¡Error garrafal de quienes armaron la agenda!

 

Así el personaje de Disney estuvo ahí 60 largos minutos en una reunión privada, exactamente no sabemos de qué hablaron, sólo suponemos. Públicamente ha habido golpeteos mediáticos... Trump fue el gran ganador... Anteayer en una entrevista con David Muir de la cadena televisiva norteamericana ABC, Trump dijo ufano "¡A mí me han dado una A plus, incluyendo tu gente (de ABC)! ¡Me han dado varias A plus por cómo hice el trabajo en México. ¡Todo esto sería un soundbite para la gente del (mundo de la publicidad) de Madison Avenue!", dijo.

 

"Si lo hice fenomenal o no eso ya luego lo dirán. (Ha) sido un éxito tremendo para mí. ¿Tú sabes que virtualmente todos, incluyendo mis más grandes críticos, han dicho que cuando fui a México fue un éxito tremendo?".

 

Y parea acabarla en una nueva encuesta la cadena CNN le da una ligera ventaja sobre Hillary Clinton...

 

Agregó en la entrevista con ABC: "A mí me agradó mucho (el presidente EPN) y me llevo muy bien con el presidente. Muy, muy bien. Pienso que tendremos una gran relación, pero México pagará por el muro", añadió el magnate acompañado por su compañero de fórmula Mike Pence, gobernador de Indiana.

 

¡Es una burla del republicano!

 

Muchas veces no habla en serio.

 

Todo esto ha sido un verdadero show donde México quedó muy mal, los medios internacionales lo expresaron en las primeras planas. Fue como dice Enrique Krauze "un error histórico" grave, que le pega en el alma del país. 

 

En Phoenix, Arizona y a pocas horas de su encuentro en México con EPN, Trump mostró su verdadero rostro; en su discurso reiteró que México pagará por el muro al 100%, aunque dijo: “Los mexicanos no lo saben todavía”, señalando en tono burlón.

 

Esta declaración fue un golpe en la cara, una burla abierta, una humillación y un menosprecio a los mexicanos.

 

 

La culpa fue de un tuit

 

Días después, Hillary Clinton decidió con mucha elegancia no aceptar la invitación, cada quien entienda.

 

Y lo más grave es que Trump acusó públicamente al presidente Peña de violar las “reglas del juego” al admitir que ambos hablaron al respecto en su reunión privada de la semana pasada.

 

En entrevista con la cadena ABC News, el republicano aseguró que Peña Nieto no le dijo que México no pagaría por el muro. “Él no dijo eso. Él tuiteó mucho tiempo después de que la reunión había terminado… El hecho es que él no dijo eso. Él tuiteó después de que me fui”, aseguró.

 

Cuando se le preguntó si el presidente mexicano había roto su palabra al hablar de lo que ellos habían discutido, Trump dijo: “Todos saben las reglas del juego y las reglas del juego estaban allí… Hemos tenido reglas de juego y eso está bien. Ellos saben mi postura y sé su postura”.

 

Trump reiteró que México va a pagar el muro. “Se comentó (en el encuentro) que no sería discutido pero (México) sabe mi postura y yo sé que cuál es su postura”, dijo.

 

Giulani, que estuvo presente en la reunión, dijo que previamente se había acordado no hablar del costo del muro porque ambas partes sabían que no podían llegar a un entendimiento. Sin embargo, aseguró contrario a lo que afirma el candidato republicano, que EPN sí le dijo que México no pagaría por el muro; "la verdad es que tienen un desacuerdo sobre eso", dijo en una entrevista con CNN.

 

 

¿Qué ocurrió realmente y cómo se dieron las cosas?

 

Hay muchas versiones, incluyendo la del presidente Peña como se lo dijo al periodista y reportero Carlos Marín…

 

Para algunos el culpable fue Luis Videgaray y los “muchachos” de Los Pinos...

 

Según una nota del 1 de septiembre de Jenaro Villamil en la agencia APRO, esto habría ocurrido -según reportes confidenciales”- a las 11:00 de la mañana del 30 de agosto (cuando) la Presidencia de la República trató de mantener enlaces con la embajada estadunidense. En otras palabras, no se había notificado de la recepción a la embajadora.

 

El subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King, fue el responsable de mantener la comunicación con la embajadora Jacobson, saltándose a la canciller Claudia Ruiz Massieu.

 

(Empero) “Fue hasta las 9:00 de la mañana del 31 de agosto, que se recibió un escueto comunicado de la embajada en donde reitera su “respeto” a la soberanía del gobierno mexicano, en relación con el encuentro entre Donald Trump y Peña Nieto. Una hora después, a las 10:00 de la mañana, la embajadora Jacobson dio por concluidos los trabajos entre el equipo de Carreño King y la representación diplomática de Estados Unidos”.

 

Y agrega Villamil, que “por instrucciones del Departamento de Estado, se ordenó un enfriamiento en la interlocución con el gobierno de Peña Nieto, según se comunicó a Los Pinos la noche del 31 de agosto”.

 

Trascendió en los medios que la canciller Claudia Ruiz Massieu había presentado la renuncia al cargo la tarde noche del miércoles 31 de agosto, otros afirman que eso no ocurrió...

 

Una nota de Silvia Garduño, en Reforma, fechada el 2 de septiembre afirma que la invitación a Trump la operó el secretario Luis Videgaray Caso. De hecho, Videgaray fue el encargado de recibir a Trump en el hangar presidencial.

 

Y además que la decisión de invitarlo se habría tomado el miércoles 24 de agosto luego de que el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo una reunión con el titular de Hacienda en Los Pinos, justo un par de días después de las revisiones de las calificadoras Standard & Poor's y Moody's.

 

Según las fuentes consultadas -dice Reforma-, la principal motivación de Videgaray para traer a Trump al país era mandar una señal de estabilización de los mercados y calmar los temores que existen sobre los impactos en la economía mexicana de un eventual triunfo del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

 

 

Las reacciones.

 

Las columnas fueron durísimas, sólo un editorial institucional de un medio nacional habló bien del encuentro: “Las críticas de grupos políticos, empresariales y civiles rodearon la recepción que se celebró en Los Pinos. Es cierto que los ataques al país no pueden quedar atrás por una hora de encuentro; sin embargo, peor hubiera sido no hacer nada ante lo que es visto como una amenaza para el país…”.

 

Fuera de ahí todos y todas se le fueron a la yugular al presidente y a Luis Videgaray; la portada de la revista Proceso, una caricatura elaborada por Nerilicón es implacable y habla por sí sola.

 

Lo más grave de todo esto es que Trump aprovechó cada momento para ganar simpatizantes... y reírse de nosotros…

 

 

Catarsis en el Congreso...

 

En la Cámara de Diputados los integrantes de la junta de Coordinación Política propusieron y aprobaron ante el pleno una propuesta de Punto de Acuerdo para que la Secretaría de Relaciones Exteriores informe de la visita:

 

Único. Se solicita a la Secretaría de Relaciones Exteriores, remita al Congreso de la Unión un informe pormenorizado de los antecedentes, las condiciones, el desarrollo y los resultados de la visita del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos de América, Donald Trump, a la residencia oficial de Los Pinos.

 

Y en el Senado hubo ruido, una catarsis, se concretó un “debate pactado sobre la visita de Trump en la sesión del Senado la tarde del martes 6 de septiembre de 2016...

 

Rescato sólo algunos de los posicionamientos de las y los senadores:

 

La senadora Layda Sansores San Román (PT), dijo:

 

“Bien dice el viejo adagio: 'Que no hay tonto más peligroso que un tonto con iniciativa'. Y si aún viviera el autor de 'Picardías Mexicanas', en la que hace una descripción de los diferentes tipos de tonto, por decirlo, pues de una manera que no lastime los castos oídos de mis compañeros, pues, Peña quedaría clasificado en esos que parece 'Pendejez esférica'. Qué necesidad tenía de irse a entrometer en casa ajena, ¿no ve que se le está incendiando el rancho? ¡Por favor!”.

 

Armando Ríos Piter (PRD):

 

“El presidente Peña cometió un error garrafal, es un error histórico, y no podemos quedarnos callados ante eso; pero lo peor es que nos quedáramos de brazos cruzados solamente criticando, esto es un problema ya para el Estado mexicano, hay que entenderlo”.

 

El senador Jorge Aréchiga Ávila (PVEM):

 

“Las descalificaciones expresadas por Donald Trump, hacia nuestro país, han indignado a los mexicanos, pero sería ingenuo ofendernos por mentiras”.

 

Empero, solicitó: “Demos oportunidad a que el Gobierno de la República, dialogue con los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos, pues tenemos plena confianza en que en este acercamiento, redituará el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre ambas naciones”.

 

Dolores Padierna Luna (PRD):

 

“Peña Nieto fue incapaz de desmentir a Donald Trump en público y ante el pueblo de México, que nosotros no vamos a pagar un sólo centavo de ese delirante muro, que tampoco fue capaz de exigirle al magnate que se disculpara por los insultos que ha emitido desde el inicio de su carrera a la Casa Blanca”.

 

La senadora Gabriela Cuevas Barrón, del PAN, dijo alzando la voz:

 

“La política exterior es corresponsabilidad del Senado de la República (...) No vamos a avalar jamás este tipo de invitaciones. El tema sustantivo aquí es la dignidad de México, nuestra soberanía, lo urgente es la defensa de los mexicanos dentro y fuera de nuestras fronteras”.

 

Es por ello que presentamos un punto de acuerdo”.

 

“En primer lugar, porque consideramos necesario un extrañamiento del presidente de la República”.

 

“En segundo lugar, porque reprobamos la postura pública asumida por el Presidente, contraria a la defensa de la dignidad de las y los mexicanos”.

 

“En tercer lugar, invitamos al presidente de la República a un diálogo directo con este Senado...”.

 

“Cuarto.- Al no ser una interlocutora válida ni para su jefe, pero tampoco para los Estados Unidos, pedimos al titular del Ejecutivo Federal la renuncia inmediata de la secretaria de Relaciones Exteriores”.

 

“Y, por supuesto, nos pronunciamos en contra de cualquier intento de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”.

 

La senadora Marcela Guerra Castillo (PRI), justificó a su jefe el presidente de tomar “la valiente decisión de tener un puente de comunicación con el señor Trump para sensibilizarlo sobre las recurrentes y peyorativas expresiones empleadas, y para referirse al sentir de los mexicanos en cuanto a la posición migratoria, y hacerle saber que no aceptamos ni aceptaremos un muro en la frontera, y mucho menos pagaremos por eso”.

 

Y recordó que “no es la primera vez que un presidente recibe a un candidato ya que en julio de 2008, el entonces candidato John McCain también se reunió con el entonces presidente Felipe Calderón”.

 

Y criticó a Trump: “México ha entendido que el señor Donald Trump es un riesgo para nosotros, es un riesgo para su país y es un riesgo para el mundo, porque no es confiable ni consistente. Como nación, reprobamos toda expresión xenófoba e insultos hacia cualquier pueblo del mundo, en el concierto internacional, el respeto, la tolerancia y el diálogo deben de ser las directrices que rijan las relaciones entre las naciones”.

 

La senadora Martha Angélica Tagle Martínez, (suplente de la senadora Barrales del PRD), preguntó: “¿En qué diablos estaba pensando el presidente al prestarle al peor enemigo de su país la casa presidencial para beneficio de su campaña? ¿O qué, acaso no se dieron cuenta que solamente lo usó como un acto más de campaña? Él quería venirse a tomar la foto con la bandera mexicana detrás. Eso es lo único que le interesaba”.

 

“Y la Presidencia se prestó a ese juego”.

 

“¿Cuál desinterés que guio a Luis Videgaray a concretar esta reunión de Trump con Enrique Peña Nieto?”

 

El senador Manuel Bartlett Díaz (PT), dijo que la invitación a Trump violó el artículo 89, fracción X de la Constitución, donde “establece los principios de la política exterior mexicana y ahí está la no intervención”.

 

“¿Ya se les olvido el comes y te vas?”, subrayó.

 

El Senador Zoé Robledo Aburto (PRD):

 

“Es un error, reitero, que aún no revela sus costos, los costos que tendrán que ver con que nuestros paisanos tengan un escenario de hostilidad en los próximos dos meses electorales.

Error que va a llevar, del discurso del odio, quizá a acciones de odio; de error que va a llevar del discurso de la intolerancia, quizá a crímenes de intolerancia. ¿Quieren ser cómplices de eso? Reconozcamos el error, es lo único que nos puede salvar en este momento de no seguir a la deriva, como nos está llevando este error, uno más de esta administración”.

 

Senadora Mariana Gómez del Campo (PAN):

 

“Primero quisiera hacer una reflexión, porque nos preocupa que si los priístas no ven la diferencia entre McCain y Trump, pues estamos fritos. El senador McCain vino a México en el año 2008. Pero al PRI se le olvida que jamás ofendió al pueblo de México. También al PRI se le olvida que no fue recibido como jefe de Estado con bombo y platillo...”.

 

“¿Se puede comparar una visita con otra?”, preguntó al Pleno.

 

La senadora Graciela Ortiz González (PRI):

 

“Entendemos el malestar que ha generado este encuentro, lo compartimos, compartimos el malestar de que exista una figura como Trump, como ha habido otros más en la historia de ese país que vienen y lastiman y buscan humillar a los mexicanos. Eso no está a discusión.

Lo que está a discusión es cómo debe de actuar un país y el jefe del Ejecutivo de un país. Y yo creo que el Presidente de la República, hoy, ayer, mañana y siempre, debe actuar como un jefe de Estado, como un hombre de gobierno, como un hombre que se sitúe por encima de la circunstancia y vea hacia el futuro”.

 

Y agregó que: “No es la primera vez que un presidente de México invita a dialogar a candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos. En julio de 2008, Felipe Calderón recibió al precandidato republicano, John McCain. Lástima que no se dijo aquí, pero recordémoslo para que la desmemoria no haga estragos en nosotros”.

 

Por cierto, la senadora revivió al profesor Samuel Huntington, dijo "a ese politólogo y profesor de ciencias políticas, que es, entre otras cosas, director de un área importante en la Universidad de Harvard”.

 

Caray, con la senadora, Samuel Huntington murió el 24 de diciembre de 2008.

 

La senadora Angélica de la Peña Gómez (PRD):

 

“El problema es pedirle cuentas al presidente de la República, por haber tomado una decisión realmente, trascendentalmente equivocada. Ese es el tema, no otro, no venir aquí a hablarnos de las relaciones de México y hablar de la personalidad de Donald Trump...”.

 

Al final el senador Isidro Pedraza Chávez (PRD), dijo...

 

“Compañeros, finalmente, este debate pactado no había intención de participar en él, porque no tiene una finalidad, un propósito más que hacer catarsis...”.

 

Así fue. Al final el senador Pablo Escudero Morales (PVEM), quien por cierto se estrenó como presidente, dijo: “Una vez concluido el debate, daremos turno a la proposición que suscribe el senador Miguel Barbosa Huerta, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo por el que el Senado de la República evalúa, se pronuncia y asume una posición respecto a la visita de Donald Trump a nuestro país”.

 

“El turno es la Junta de Coordinación Política. Mándese el turno para allá”.

 

Y ahí quedó todo…

 

 

La entrevista con Carlos Marín, director de Milenio: yo fui.

 

Ocurrió el viernes 2 de septiembre durante una escala en Alaska rumbo a China.

 

Fue de casi 40 minutos y fue grabada, se transmitió días después… y se volvió al tema del momento.

 

Esta es parte de la entrevista:

 

 

Carlos Marín (CM): A ver, presidente, a propósito de confrontaciones, yo no sé que se estén desgreñando sus colaboradores en el gabinete, pero soy reportero, sé que las opiniones son distintas dentro de su equipo de trabajo: ¿Quién le recomendó invitar a este cuate y aceptar la invitación?

 

EPN: Carlos, nadie me recomendó, es una decisión que tomo como presidente de México.

 

CM: ¿Y asume usted si se equivocó?

 

EPN: Asumo esta posición y creo de forma responsable, precisamente para cuidar el interés de México.

 

CM: ¿La asume como acierto o como error?

 

EPN: La asumo como una actitud responsable frente al riesgo que representan posicionamientos, que particularmente el candidato Trump ha fijado en su campaña y que representan riesgo para México; era importante buscar un acercamiento y eso es justamente lo que he procurado. Espero tener el mismo espacio de diálogo con la candidata Clinton, pero al final de cuentas creo que esto, lo que hoy se haga, es pensando en el interés de México, para una vez que ocurra. Asumo la decisión de manera responsable y es pensando precisamente en los mexicanos.

 

CM: “... ¿Por qué no ha reflejado usted lo que vendrían a ser los Sentimientos de la Nación?

 

EPN: Carlos, seamos muy puntuales. ¿Por qué este encuentro y de dónde parte? Y el punto de origen es el interés que he tenido por acercarme a los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos, a efecto de poder dar una amplia explicación y de poner en relieve la importancia que México tiene en la relación con Estados Unidos, como Estados Unidos tiene una gran importancia para México, y esto viene a partir, particularmente, de los posicionamientos que uno de los candidatos ha guardado sobre México, en un tono francamente antimexicano, en un tono que sin duda ha agraviado el sentimiento de los mexicanos, ha humillado a los mexicanos, a lo que no soy ajeno, pero como presidente de la República y responsable de cuidar a los mexicanos y a mi país, está buscar precisamente en la ruta del diálogo la manera de poder darle contexto ante los diferentes planteamientos que ha venido habiendo de los dos candidatos…

 

Y subrayó Enrique Peña Nieto: “Yo formulé una invitación a los dos candidatos por igual, a ambos les hice llegar una carta en la que los invitaba a que sostuviéramos un encuentro, no precisamente en México, sino que tuviéramos un encuentro”.

 

Peña Nieto detalló que Trump fue el primero en responder y expresar incluso su disposición de venir a México, por lo que el Ejecutivo aceptó dialogar con quien ha fijado posicionamientos que, a su juicio, representan riesgo y amenaza para el futuro de México, particularmente sobre el Tratado de Libre Comercio.

 

“Tú sabes la relevancia que tiene para México este acuerdo, cómo lo tiene para Estados Unidos y que era importante poner en este diálogo con toda claridad las ventajas que para ambos países tiene el acuerdo”, indicó.

 

CM: Perdóneme, presidente, que lo interrumpa (...) Yo creo que lo que faltó fue enfatizar únicamente lo que los mexicanos, representados por usted, que encabeza las instituciones nacionales, debían reclamarle a un sujeto que yo he definido solamente como imbécil, y me llama la atención que haya sido recibido uno de los dos candidatos sin tener asegurada la visita de la otra candidata, y me llama la atención que no le haya pospuesto a este idiota con un pretexto de agenda.

 

EPN: Carlos, mi único interés es velar por el futuro de este país y por los mexicanos. Y hay dos vías, Carlos: la de la estridencia, la del insulto, la de enfrentar a quien puede representar un riesgo a los intereses de México en esta posición que tú apuntas y señalas…

 

Dijo Peña Nieto... “Y por eso mi interés de buscar el diálogo, y te repito, Carlos, había dos posiciones: ésta que tú apuntas, la de la estridencia, la del insulto, la del enfrentamiento, o la de buscar dialogar para realmente asegurar que no haya un riesgo mayor al futuro de México, y esa es por la que yo opté”.

 

CM: ¿Y México qué tiene que hacer metiéndose a las elecciones en Estados Unidos?

 

EPN: No nos estamos metiendo, Carlos. A ver, yo creo que aquí por lo único que apelé y lo que he procurado es que de forma inédita, México hoy esté siendo parte del debate importante que se está dando entre ambos candidatos, el que hubiese espacio, y por eso lo he procurado y por eso la invitación que hice a ambos.

 

CM: ¿Y qué pasa si la señora no viene?

 

EPN: Mira, Carlos, primero, la invitación no era para que pudiera tener lugar en México. El señor Trump reaccionó y dijo “voy a México”; de la señora Hillary Clinton aún no he tenido respuesta...

 

Y si la respuesta de Hillary llegó... dijo no...

 

Después de la entrevista con Carlos Marín ya en China, el presidente se reunió con Obama, ante ello dio un mensaje y una corta declaración a los medios...:

 

“...Durante este encuentro, tuve oportunidad de prácticamente encontrarme de manera casual e informal con todos los Jefes de Estado, Primeros Ministros y Presidentes de otros países.

 

Yo destacaría dos, particularmente.

 

Uno, con el presidente Barack Obama. A quien le expresé, en lo privado y públicamente, en la reunión, el gran reconocimiento que el Gobierno de México tiene hacia su Gobierno por la colaboración, cooperación y por haber trabajado durante su gestión en una ruta de gran cooperación y con metas específicas que nos hemos trazado en distintos ámbitos, en la seguridad, en la educación, en materia de medio ambiente, por sólo señalar algunos de los varios aspectos que hemos abordado en una agenda compartida, en una agenda común; en materia de seguridad fronteriza, en infraestructura fronteriza. (…)

 

Y, por otro lado, le reiteré la invariable posición que tiene el Gobierno de México para mantenerse absolutamente respetuoso del proceso democrático que vive los Estados Unidos.

 

Que, si bien es cierto, ha habido interés de parte del Gobierno de México por abrir espacios de diálogo con quienes son hoy candidatos, candidata y candidato, hacia los Estados Unidos a efecto de poner en amplio contexto la relevancia que tiene México para los Estados Unidos y la que tiene Estados Unidos para con México. (...)

Y ese ha sido el motivo de buscar los encuentros, que ustedes saben, hemos querido tener con ambos candidatos, y así lo compartí con el presidente Barack Obama…”.

 

Alguien le preguntó, nada más, díganos cómo le fue con Obama.

 

La respuesta fue:

 

EPN -Muy bien. Ya he referido, ya he referido lo que él ha expresado.

Ya no nos metamos más, lo que dije fue lo que ya pasó. (...)

 

Pregunta: Nada más díganos qué le dijo él.

 

EPN: Muy respetuoso y con gran disposición a que sigamos trabajando. Eso sí lo puede decir por si no fue claro.

 

Sólo agregaría a lo que platiqué con el Presidente Obama, mostró toda la disposición y, obviamente, la gran voluntad para que sigamos trabajando en la ruta que hemos construido de estos acercamientos, de la agenda de trabajo que hemos venido trabajando ya, de tiempo atrás, y que definimos de forma conjunta ambos gobiernos.

 

Hubo claridad para que nos mantuviéramos así hasta el final de su gestión. Hubo una gran receptividad.

 

Y yo reiteré estos dos puntos: reconocimiento hacia su Gobierno, respeto al proceso electoral de los Estados Unidos.

 

Y sí, interés por México por simplemente insertarnos en un espacio de diálogo, ante lo que hoy estamos observando, que México está siendo parte del debate, como quizá no había ocurrido en otro momento y de manera hoy, inédita, en el debate de los candidatos por la Presidencia hacia los Estados Unidos.

 

Y creo que México, es legítimo, procura un espacio para, precisamente, poder puntualizar cuál es el papel que tiene México en la relación con los Estados Unidos, la relevancia que tiene esta relación, lo estratégico que es nuestra alianza para ambas naciones.

 

Y que eso permita moderar, eventualmente, obtener una mayor información al posicionamiento que guardan los candidatos sobre nuestro país.

 

Muchas gracias.

 

PD. Como expresé aquí la semana pasada fue un error el encuentro, nuestro presidente le hubiera hecho caso al Papa Francisco, “con el diablo no se dialoga”... Las críticas han sido exageradas con la figura presidencial, creo que no es tan bueno. Todavía no entiendo ¿cuál fue la razón de la invitación a Trump? Y sobre todo: ¿Por qué ese miércoles?, la víspera del informe de Gobierno… Pero bueno..., así están las cosas. Hubo una renuncia, no se dijo por qué... Ante todo hay algo positivo en esto… ya nos metimos al proceso electoral de Estados Unidos, mi voto moral es por Hilaria Clinton…

 

@fredalvarez

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

'Con el Diablo -Trump- no se dialoga...'

Desde la Fe... ¿órgano oficial de la Iglesia Católica?

> Lee más sobre el autor