Opinión

Aprobación constitucional #ParidadEnTodo

La importancia de garantizar la mitad de los espacios públicos para las mujeres es una pieza clave para la cimentación de un país democrático. | Carla Humphrey

  • 07/06/2019
  • Escuchar

Ya es una realidad, el 5 de junio de 2019 será un día que celebraremos en México como el día que se consolidó en nuestra Constitución la garantía de los derechos paritarios de las mujeres en los espacios de decisión pública.

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión declaró la aprobación del decreto de reformas constitucionales en materia de paridad de género, como resultado de la aprobación en 21 legislaturas estatales del dictamen de reformas #ParidadEnTodo; emitió la declaratoria de constitucionalidad de la segunda reforma en materia de paridad, en cumplimiento de lo dispuesto por el artículo 135 de nuestra Ley Suprema y ordenó su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Aunque para la aprobación de una reforma constitucional se requiere la aprobación de 17 legislaturas estatales, hasta el día de ayer, 24 congresos locales habían aprobado por unanimidad de votos la reforma en materia de paridad y al menos otros cuatros ya lo tienen en la lista del orden del día de las sesiones que celebrarán a partir de este jueves, en Veracruz y Guerrero y el lunes 10 de junio, será el turno de Sonora y Nayarit. Las legislaturas locales que aún no enlistan la aprobación del dictamen de paridad son Tamaulipas, Nuevo León, Aguascalientes y Baja California.

Con la aprobación y publicación de este decreto que reforma la Constitución, México se coloca a la vanguardia internacional de los países que garantizan constitucionalmente los derechos de las mujeres para ocupar la mitad de los espacios en la integración de los gabinetes, en el poder judicial, en los organismos autónomos, en municipios con población indígena y a nivel municipal. Además, la reforma establece una serie de medidas que garantizan la aplicación de este principio mediante el encabezamiento alternado de listas de candidaturas bajo el principio de representación proporcional tanto en la Cámara de Diputadas y Diputados, como en el Senado de la República.

La reforma constitucional en materia de paridad de género aprobada, no sólo garantiza los mismos espacios políticos para las mujeres en condiciones de igualdad, sino que obliga a que en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes se determine, a través de la legislación secundaria, las formas en las que se cumplirá con el principio de paridad en cada uno de estos espacios.

Remontar las condiciones de evidente desigualdad de las mujeres en los espacios públicos y políticos han sido el motor de esta reforma que pone a México como punta de lanza de los países que, mediante las reformas legales y constitucionales, buscan acelerar el camino para reducir la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres. Los espacios públicos más atrasados respecto a la participación de mujeres se encuentran en la integración de gabinetes de los poderes ejecutivos, en el poder judicial y en el  nivel municipal en el que las presidentas municipales alcanzan, apenas, el 12 por ciento.

La importancia de garantizar la mitad de los espacios públicos para las mujeres no sólo constituye la consolidación de la lucha de varias mujeres de todos los signos políticos durante muchos años, sino que es una pieza clave para la cimentación de un país democrático, con igualdad sustantiva y en el que todas y todos tengamos la misma oportunidad de abonar en la construcción de un mejor país para todos. Gracias a todas las legisladoras y legisladores que lo hicieron posible.

#ParidadTotal en las Entidades Federativas

@C_Humphrey_J  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.