Opinión

Apagones misteriosos

Es tiempo ya de que se haga una revisión rigurosa de qué es lo que está ocurriendo con los apagones y se haga una auditoría y peritaje. | Joel Hernández Santiago

  • 17/02/2021
  • Escuchar

O como dijera el famoso “Monje Loco” de la radio de los años cincuenta: “Nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá”, por lo menos por ahora, la causa de los apagones que ocurren en distintas zonas del país, de un tiempo a esta parte. 

Digamos que uno de ellos, de magnitud grave porque afectó a 10.3 millones de personas en México, fue el 28 de diciembre del año pasado.

Ese día, alrededor de las 14:30 horas miles de personas comenzaron a reportar apagones en algunas colonias de la Ciudad de México y del Estado de México. Poco después comenzaron a emitirse alarmas por reportes desde otros estados de la República. 

Se sabría que las fallas en el suministro eléctrico afectaban a Nuevo León, Hidalgo, Jalisco, Sinaloa, Yucatán, Tamaulipas, Coahuila, Guanajuato, San Luis Potosí, Oaxaca y Veracruz. La Comisión Federal de Electricidad (CFE), encargada del suministro eléctrico, anunció que estaba a la espera del diagnóstico del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) para saber las causas.

En el primer momento CENACE atribuyó la falla a un “desbalance en el Sistema Interconectado Nacional entre la carga y la generación de energía ocasionando una pérdida de aproximadamente 7500 MW”. Y que de forma urgente se activaron los esquemas de protección automática con el objetivo de evitar un mayor riesgo a causa del incidente en el Sistema. 

La CFE dijo que este mega apagón no era culpa de sus sistemas tecnológicos. Lo dijo Manuel Bartlett, Director General de la Comisión. Y enseguida sus técnicos dijeron que la falla se debió a un incendio ocurrido en un predio de Tamaulipas, próximo a la planta generadora… o tal…  Que esa había sido la razón y exhibieron un documento que probaba su dicho. 

Al día siguiente el gobierno de Tamaulipas negó que hubiera ocurrido tal incendio en la entidad y que el documento que presentó la CFE era falso, y que presentaría una denuncia de hechos por este documento apócrifo. La CFE tuvo que aceptar que, en efecto el documento había sido falso… ¿De quién fue la culpa por el apagón que afectó a millones de personas en el país?

Desde esa fecha han ocurrido otros apagones en distintas partes del país. ¿A quién o a quiénes se atribuyen estas fallas? toda vez que el presidente de la República dijo el 29 de diciembre que “ya no volverán a ocurrir apagones en el país”.  

Pero han ocurrido. Y el segundo de más impacto ocurrió el 15 de febrero, a poco menos de dos meses del magno apagón. Esta vez ocurrió en el noreste del país, afectando a gran parte del territorio norteño: Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Chihuahua… 

Y otra vez la Dirección de la CFE dice que esta falla de suministro no es atribuible a ella, que se debe a las heladas en el norte; que Texas dejó de suministrar la energía contratada y, por tanto,  ocurrió este apagón que afectó, esta vez, a 4.3 millones de mexicanos. 

Esto último ocurre en momentos en los que se debate la iniciativa para una Reforma Eléctrica, enviada por el Ejecutivo al Congreso mexicano. Y así que de inmediato el mismo gobierno federal dice que esto le da la razón a impulsar la reforma eléctrica en favor de la autonomía. 

[Esto es: El 29 de enero de 2021, el presidente envío a la Cámara de Diputados una propuesta que prioriza las plantas eléctricas de CFE en el abasto al sistema eléctrico nacional y relega las plantas de energía renovable, cancela permisos de autoabasto eléctrico, así como elimina la obligación para que la subsidiaria CFE Suministro Básico —que atiende a 45 millones de clientes— compre luz de las Subastas Eléctricas…]

Y mientras se da el debate entre el gobierno de Estados Unidos que acusaría que el gobierno de México viola términos del TLCAN y mientras la iniciativa privada acusa que con esto se elimina la libre competencia… Lo cierto es que los apagones están ahí y afectan la vida de millones.

Porque estos apagones no sólo apagan el foco doméstico, también plantas productivas, también al servicio médico que requiere este suministro, apaga los servicios urbanos como semáforos y señalización indispensable; apagan el servicio de internet y telefonía. Crean crisis productiva y de salud, y educación y trabajo. Cuestan millones de pesos en horas hombre, en productos y recursos

Al mismo tiempo que ocurría el apagón del norte del país el 15 de febrero, asimismo estaba ocurriendo otro apagón de menores dimensiones pero también crítico, según reportaron estados como Querétaro, Veracruz y el Estado de México. 

Por supuesto la CFE, que dirige bajo toda circunstancia y con apoyo presidencial el señor Manuel Bartlett, dice que no tiene responsabilidad de estos apagones. Siempre son otros los culpables: el incendio en los pastizales de Tamaulipas; las heladas en el norte del país; la falta de suministro texano… Todo: menos la CFE. ¿Será?

Es tiempo ya de que se haga una revisión rigurosa de qué es lo que está ocurriendo ahí; que se haga una auditoría y peritaje de los orígenes ciertos de los apagones ocurridos, como de los que podrían suceder, porque a como se ve, éstos seguirán ocurriendo para afectar a millones de mexicanos. ¿Quién haría esta revisión-auditoría-peritaje

La Universidad Nacional Autónoma de México, que cuenta con técnicos sabios en la materia; el Politécnico Nacional; los institutos de ciencia y tecnología en el país… La misma CFE cuenta con técnicos sabios muy experimentados por años de trabajo… Todos en un colegiado transparente, autónomo y sin tacha ni recomendados por autoridad de gobierno alguno… Ellos podrían hacerlo. 

Mientras, vamos a ver cuándo ocurre el siguiente apagón y, según la Dirección de la CFE, a ver de quién va a ser la culpa.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.