Opinión

¿AMLO va sólo por quitar casa de seis millones a juez?

El objetivo es el Poder Judicial, sólo que sus miembros no se ayudan y han abusado. | Jorge Ramos

  • 17/12/2018
  • Escuchar

El choque entre el Poder Judicial y el presidente Andrés Manuel López Obrador aún no encuentra cauce político. En el sexenio de Vicente Fox, el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México tuvo importantes aliados en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Sea por interés o por coincidencia ideológica, López Obrador tuvo información de primera mano en aquel momento.

Hoy el pretexto para la riña es la reducción en las remuneraciones. Quitar privilegios a jueces, magistrados y ministros. Hasta ahí todo parece loable. López Obrador lanzó un misil: ganan 600 mil pesos. En un tuit, la Corte le respondió que “es falso que en el Poder Judicial federal alguien gane ni remotamente 600 mil pesos mensuales”. “Se rayan”, devolvió el presidente de la república.

SCJN

La reyerta de callejón tuvo su climax el jueves 13. En el último informe de labores del presidente de la Corte, ministro Luis María Aguilar, López Obrador acabó con una tradición: comer con los ministros ese día. Y escuchó de Aguilar una cita de su principal guía, Benito Juárez: Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho.

En este espacio ya se había planteado que López Obrador tenía, por obvias razones, el Poder Ejecutivo en sus manos. Y el Poder Legislativo con una generosa porción que le permite hacer y deshacer… pero no totalmente. Lo que le hacía falta era el Poder Judicial. E iba por él.

Integrantes de ese poder señalan que hay excesos, abusos y franca corrupción. La semana pasada La Silla Rota documentó las prestaciones de jueces, magistrados y ministros. Sueldos que rondan los 250 mil pesos, el pago de seguros de sus vehículos particulares, anteojos y otros beneficios que cualquier mexicano no conoce ni de cerca.

También se documentó que el Poder Judicial tiene 345 casas para uso y disfrute de sus jueces y magistrados en el país. Según los documentos oficiales, la de mayor precio está en Chiapas y vale seis millones de pesos. Hay otras de cinco millones y la más económica es de 250 mil pesos y está en Chilpancingo, Guerrero.

Una activista en el tema de seguridad cuestionó si era el mejor momento de exhibir los excesos de los jueces y ministros. “López Obrador está al acecho del Poder Judicial y así se los va a comer”, dijo. El problema es que los jueces sí gozan de privilegios soñados. ¿De verdad es necesario que un juez viva en una casa propiedad del Poder Judicial con valor de cinco o seis millones de pesos?

Poder Judicial

El problema no es que Andrés Manuel le quiera quitar la casa de seis millones a un juez. Si se descuidan va por el Poder Judicial. ¿Les preocupan las remuneraciones de 600 mil pesos o una residencia de seis millones en Chiapas? El objetivo es el Poder Judicial, sólo que sus miembros no se ayudan y han abusado. Por eso su debilidad. No es la casa de seis millones.

Punto y aparte. El senador Dante Delgado fue encarcelado en 1996 por un pleito con el entonces presidente Ernesto Zedillo. Sabe de política, pero ese episodio lo marcó. Hace unos días en el Senado discutió con el senador Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación. “Por esas formas de hacer política es que perdieron el poder”, le dijo, palabras más, palabras menos.

Punto final. ¿Napoleón Gómez Urrutia gobernador de Nuevo León? El senador de Morena está moviéndose lenta y sigilosamente. Lo ven en reuniones con grupos. ¿Será que el senador y líder del sindicato minero ya se vio como gobernador?

AMLO: gobernar desde el templete

@jorgeramos7773 | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.