Opinión

AMLO-Trump: ‘Cartas marcadas’

Que AMLO le parezca ‘estupendo’ al presidente-empresario no significa que vea a México y a los mexicanos como personas “estupendas”. | Joel Hernández Santiago

  • 25/07/2018
  • Escuchar

En cuanto a lo político, me anima el hecho de que ambos sabemos cumplir lo que decimos y hemos enfrentado la adversidad con éxito. Conseguimos poner a nuestros votantes y ciudadanos al centro y desplazar al establishment o régimen predominante”. Escribió en una carta el virtual presidente electo de México al presidente más repudiado por los mexicanos y el que más repudia a los mexicanos: Donald J. Trump.

Esto es: Andrés Manuel López Obrador está haciendo lo mismo que Enrique Peña Nieto y su invitación a que el candidato republicano viniera a México luego de todas las ofensas que nos ha hecho a los mexicanos. Y sigue haciéndolo. Día tras día. Hora tras hora.

Pero AMLO cree que enviando una carta condescendiente, generosa, amable y extremadamente explícita de lo que hará como presidente para estar bien con el gobierno de Trump, las cosas se habrán de solucionar. Que con esta medida de extremo diplomático parará la actitud del presidente empresario al que hoy mismo no han podido controlar los presidentes y primeros ministros europeos, no han podido contener los países en conflicto como Siria o Corea del Norte con el que un día sí y otro no.

Piensa López Obrador que poniendo a disposición del presidente de EUA las soluciones que este quiere para sus votantes su gobierno, a partir del primero de diciembre próximo, navegará en aguas menos turbulentas que las que tenemos hoy los mexicanos con el señor Trump, al que no pueden controlar, incluso, los republicanos que votaron por él y quienes vieron con repudio su actitud sumisa y vergonzosa frente al presidente ruso Vladimir Putin.

Puntos centrales

Así que la larguísima misiva de AMLO quiere ser una muestra de su disposición por llevar la fiesta en paz con el gobierno de Trump y en la que reseña algunos puntos centrales que más le preocupan al presidente republicano:

1.- Que la migración se atienda con un "plan de desarrollo que incluya a los países centroamericanos".

2. Promete que hará lo posible para que los mexicanos no tengan que migrar por pobreza o violencia.

3. Pide concluir la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

4. Pone el foco en desterrar la corrupción, frenar escándalos que muestran cuán extendida está la corrupción en México.

5. Menciona diversos proyectos económicos.

6. El tema de la seguridad interna de México es prioritario.

AMLO no consideró el estado de ánimo mexicano; no pidió la opinión de la gente que votó por él. Simple y sencillamente, en nombre de todos ellos, somete su gobierno a la conciliación y al beneplácito del mandatario estadounidense quien como única respuesta dijo que: AMLO es “Una "persona estupenda" que ha hecho "un gran trabajo"… AMLO piensa domar a la fiera con palabras melosas y caramelosas…

Mala señal la de AMLO

Ésta es una respuesta salida de tono para los mexicanos que quieren sí, solucionar el problema Trump, sin beligerancia, sí, pero con dignidad y con mutuo sentido de la igualdad de dos países, lo mismo soberanos como respetables.

Que haya ganado las elecciones AMLO está bien. La mayoría de mexicanos que acudieron a votar el 1 de julio de 2018 decidió que su propuesta de cambio, de solución a los viejos problemas de desigualdad social, de injusticia, de corrupción, impunidad y abuso terminen y se pase a un gran 4º cambio nacional… Sí. Todo sí. Y está bien.

Pero eso no significa que tenga carte blanche para todo y que en nombre de los treinta millones de mexicanos que votaron por él, decida lo que habrá de ocurrir a los 127 millones de mexicanos que somos.

Se dirá que esta reflexión es producto de un anti AMLO o anti Morena. Nada. Si es responsabilidad de todos los mexicanos en democracia dejar hacer las cosas que habrán de solucionar nuestra vida en democracia y en justicia social.

Pero hasta hoy, y a menos de un mes de haberse conocido el triunfo de AMLO parece que éste sigue en campaña y que antes de ser presidente ya ha decidido el cómo, cuándo y a qué hora de lo que habremos de vivir los mexicanos en unos cuantos meses, sin darse cuenta de que agota su capital político en evidentes irreflexiones. Ganará con hechos, sí, pero cuando éstos sean.

Y si las cosas están bien: qué bueno; requetebién; pero también si las cosas se salen de la lógica de un gobierno con sentido democrático y de justicia para todos, entonces es justo hacerlas notar, para la toma de decisiones de todos los involucrados en esta feria y su jugada.

AMLO es un hombre bien intencionado. Nadie lo niega. Y quiere a un mejor país. Eso nos queda muy claro. Pero AMLO es un ser humano que asimismo tiene aciertos como errores: muchos de estos también. Y la prueba de ello en este momento es, precisamente esta carta sin ton ni son.

¿Cree deveras que con esto solucionará las locuras del presidente Trump que lo ve como a una persona “estupenda”? Que AMLO le parezca ‘estupendo’ al presidente-empresario no significa que vea a México y a los mexicanos –sobre todo a los que están en Estados Unidos– como personas “estupendas”.

¿Qué pudo hacer AMLO en este tema? Esperar a que tome posesión en tanto que se investigan propuestas de solución en tono de igualdad y de responsabilidad de cada uno, con la diplomacia exacta puesta a disposición de esta relación tan complicada y difícil.

Pero ya se ve que aquí cabe aquello que dijera don Daniel Cosío Villegas a Luis Echeverría: “No confunda sexenio con semestre, señor presidente”.

PRI: ‘Nada le han enseñado los años…’

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.