Opinión

AMLO: presidente con la aprobación más alta en el mundo

El presidente Andrés Manuel López Obrador compartió la noticia que lo ubica como el presidente con el nivel de aprobación más alta en el mundo. | César Cravioto

  • 12/07/2021
  • Escuchar

Con orgullo y también gran sentido del humor, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció disculpas anticipadas a sus adversarios al compartir la noticia que lo ubica como el presidente con el nivel de aprobación más alta en el mundo, por arriba de Joe Biden, presidente de Estados Unidos, o de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, de acuerdo a la encuesta más reciente de la consultora estadounidense Morning Consult Political Intelligence.  

“Les voy a presumir algo. En una encuesta que hacen en Estados Unidos del desempeño de los presidentes del mundo; el de Tepetitán, Macuspana, Tabasco (localidad, municipio y estado de donde es originario López Obrador) ya está en primer lugar. Esto es con cariño para nuestros adversarios, los conservadores”, comentó en una conferencia matutina. 

“El presidente Biden tiene 55 por ciento de aprobación; el señor Bolsonaro trae 39; el de Italia (Sergio Mattarella), 57; Boris Johnson de Reino Unido, 47; Macron de Francia, 34; la señora Angela Merkel, 52; Narendra Damodardas Modi, 63. ¡Ya saben quién, 60 de aprobación, 30 de desaprobación!”, mencionó. 

En un ejercicio de evaluación de los mandatarios de Australia, Alemania, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Francia, España, India, Italia, Japón, México, Reino Unido y Estados Unidos, el presidente de México obtuvo el mayor porcentaje de aprobación de acuerdo a la encuesta actualizada al 1 de julio de 2021. 

Hasta el momento, Narendra Modi, primer ministro de India es el principal competidor del presidente López Obrador. Una vocera de Morning Consult comentó que la realización diaria de las entrevistas a esos 13 países (en total más de 11,000) le permite a la consultora “identificar más rápidamente movimientos o tendencias en tiempo real sobre elecciones políticas, funcionarios electos y temas de votación. 

Lo ha dicho el presidente: “cuando estemos abajo en las encuestas será el momento de la despedida. No va a ser necesario que Frenaaa y Claudio X. González y que los intelectuales orgánicos y la prensa vendida o alquilada nos cuestione. Si el pueblo no quiere y no apoya, no se puede gobernar. No se tiene autoridad política y no se tiene autoridad moral si no se cuenta con el apoyo del pueblo”. 

Desde Francisco I. Madero no ha habido un presidente tan atacado como López Obrador por los conservadores, pero lo respalda el pueblo.  

En nuestro país, 70 por ciento de los mexicanos apoya la transformación que él encabeza. “Tengo el orgullo de que me está respaldando el pueblo, el 70% de los mexicanos está de acuerdo con la transformación y yo no voy a fallarles. Se acabaron los fueros, los privilegios, ya no hay corrupción arriba, por eso los conservadores y sus voceros andan muy enojados”, ha asegurado. 

Con López Obrador hemos derrotado casi un siglo de antidemocracia.  

No olvidemos que el hoy evaluado como Mejor presidente del mundo, recibió un país inmerso en la corrupción, con 52 millones 400 mil pobres (más de la mitad de la población) de los cuales 9 millones 300 mil sobreviven en la pobreza extrema; “un territorio ensangrentado por la narcopolítica entre 2000 y 2018, sumando los saldos rojos de los expresidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto”, como acota el analista Enrique Galván Ochoa en el prólogo del libro: “Hacia una Economía Moral”.  

Las resistencias al cambio continuarán mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador avanza en la aprobación nacional y global con firme determinación por cambiar el rumbo de México. Nadie logró anularlo en el pasado, la oposición continúa moralmente derrotada.  

La dimensión histórica de su mandato será, sin duda, cada día mejor evaluada.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.