Opinión

¡AMLO no se cansa del ridículo: las pruebas!

Ridículo internacional del gobierno de Obrador es el cambio de vacunas covid, por una política de contención de los migrantes. | Ricardo Alemán

  • 21/03/2021
  • Escuchar

Resultaría interminable una lista completa de los ejemplos en los que, con datos duros, se demuestra que el presidente mexicano es "el rey del ridículo".

Pero no sólo es risible su comportamiento en México y frente a los mexicanos todas las mañanas, sino que, sobre todo, suele exhibir su grotesco gobierno y su ñoña personalidad cuando debe afrontar compromisos en el extranjero.

Y acaso uno de los más escandalosos ridículos de los tiempos previos a la pandemia fue la promesa, ya como presidente, de que en México habría un sistema de salud como el de Dinamarca.

En toda Europa esa promesa fue motivo de risa loca y no pocos habitantes del mundo se detuvieron para tratar de entender qué había pasado en México, con un presidente que, además, llamó "mascotas" a los pobres, a los que –según dijo AMLO–, se les debe alimentar con dinero público.

Peor aún, los escándalos del ridículo presidente mexicano cada día cobran más espacios en los medios internacionales, al grado de que, a manera de control de daños, el mandatario mexicano fue obligado a usar "chícharo" en sus conferencias mañaneras, a fin de contener su "descocada verborrea".

Aún así, nada contiene la pulsión presidencial por hacer el ridículo. Y si lo dudan, aquí los ejemplos más recientes.

1.- La ridícula defensa que hizo López Obrador de su amigo y compadre Félix Salgado Macedonio –a quien impuso como aspirante al gobierno de Guerrero–, llevó al presidente a instalar un grotesco muro en torno a Palacio, lo que se convirtió en noticia mundial.

Y es que resultó irrisorio que el presiente que cuestionó severamente el muro de Trump, haya instalado un muro igual, pero en su Palacio, para evitar la protesta de las mujeres mexicanas, agraviadas con el apoyo presidencial a un presunto violador.

2.- Pocos en el mundo entienden a un presidente que en conferencia reconoció que por sus instrucciones fue liberado uno de los criminales más buscados; Ovidio Guzmán –hijo de El Chapo Guzmán–, mientras que, en ese mismo púlpito, el presidente fusila a un Juez que –como Juan Pablo Gómez Fierro–, sólo defendió la Constitución.

3.- Y esa ridícula defensa de los criminales ya es conocida en todo el mundo, al extremo de que el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos diagnosticó que entre 30 y 35 por ciento del territorio mexicano está en manos de las bandas criminales. Esa gravísima acusación fue respondida con la ñoñería presidencial típica: Dijo que él tenía otros datos.

4.- Pero no pasó mucho tiempo para que López Obrador se tragara sus palabras e hiciera el ridículo. En momentos distintos se produjeron dos emboscadas de criminales contra policías en el estado de México. Y mientras Alfredo del Mazo, calificó como intolerable la agresión, López Obrador dijo que las masacres son producto de los gobiernos anteriores.

Lo cierto es que las más de 60 masacres en sólo 28 meses confirman que buena parte del territorio mexicano está en manos del crimen, a pesar de lo que reconoce el presidente.

5.- Otro grotesco acto de gobierno lo vimos cuando el mandatario mexicano impuso al Congreso una caprichosa reforma de Ley Eléctrica. Los lacayos congresistas no le quitaron ni una coma a la iniciativa presidencial a pesar de que resultaba violatoria de la Constitución.

Un Juez federal concedió un amparo a empresas afectadas y, frente a eso, la respuesta de López Obrador fue risible; amenazó con modificar la Constitución. Y, entonces, muchos recordaron a "Varguitas", el personaje central de la película de Luis Estrada, La Ley de Herodes; presiente municipal que mutiló la Constitución en aquellos artículos que estorbaban a su corrupta gestión.

6.- Entre las empresas amparadas ante la inconstitucional Reforma Eléctrica aparecen los tres gigantes del menudeo; Bimbo, Oxxo y Walmart. Según López Obrador, esas empresas habrían recurrido al amparo porque quieren saquear al país. Sin embargo, las dos primeras; Bimbo y Oxxo, ridiculizaron al presidente y, con datos duros demostraron que se trata de empresas que producen energía limpia y a bajo costo. Es decir, exhibieron que al mandatario mexicano es engañado y manipulado por sus colaboradores.         

7.- Otro berrinche que ridiculizó a López Obrador fue el inesperado ataque lanzado contra el ministro de la Corte en retiró, José Ramón Cossío, a quien el presidente calificó de conservador.

Pero en medio del ridículo, muchos medios confirmaron que Cossío fue liado de AMLO en el gobierno de Peña Nieto y que fue el único ministro que votó a favor de una consulta para la Reforma Energética de Peña. Pero fue más grotesco cuando se aclaró que votaron contra la iniciativa de AMLO, la entonces ministra Olga Sánchez Cordero y el ministro Arturo Saldívar; los dos hoy fervientes lopistas.

8.- También en el extremo irrisorio, en días pasados López Obrador juró y perjuró que nunca había prometido bajar el precio de la gasolina, del gas, de la energía eléctrica y el Diesel. Y también en este caso debió tragar sapos y serpientes, ya que muchos medios exhibieron hasta una decena de videos en los que promete precisamente bajar el precio de los combustibles.

9.- Otro ridículo internacional del gobierno de López Obrador es el cambio de vacunas covid, por una política de contención de los migrantes que exigió el nuevo gobierno de Estados Unidos. Esa denigrante negociación convirtió a López Obrador en "un pelele" del gobierno de Biden. Es decir, otro ridículo global.

10.- Pero la joya de la corona se produjo cuando un trabajo periodístico reveló que el gobierno de AMLO creó un fideicomiso con la banca privada, para rescatar a la empresa Argos, de Epigmenio Ibarra.

Sí, el "Goebbels macuspano" fue rescatado por el Hitler mexicano, en una clara complicidad que confirma que en la gestión de López Obrador sí hay "moches", sí hay "compadrazgo", "amiguismo" y sí hay "favoritismo".

Sí, López Obrador es "el rey del ridículo".

En México y el mundo.

Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.