Opinión

AMLO, irresponsable

Es tiempo que sin mezquindades, el presidente ordene un viraje en su política sanitaria antes de sea demasiado tarde. | José Luis Castillejos

  • 26/01/2021
  • Escuchar

El brote de coronavirus agarró al presidente de México como al “Tigre de Santa Julia” -en la nopalera, con los pantalones abajo- y hoy la pandemia le pasó personalmente la factura.

Andrés Manuel López Obrador dio positivo a covid-19 el último domingo y obtuvo la solidaridad y tronantes críticas desde las redes sociales por su actitud irresponsable de realizar reuniones y giras sin protección.

Carmen Velázquez Sales lo criticó: “él no usa cubrebocas o lo usa pocas veces, lo cual es irresponsable porque no cuida a la gente que está a su alrededor. Ya es un hombre grande… no tiene 50 años. Esta enfermedad está matando a muchos y otros siguen enfermos intubados o con oxígeno, con problemas de pulmón”.

“Ojalá pronto nos podamos vacunar todos y no solo los abuelitos o doctores. Los jóvenes también porque somos los que salimos al mercado, al súper, a suplir funciones de los abuelitos, y uno no sabe si lleva el virus a casa; y a lo mejor no tienes síntomas pero contagias”, indicó.

En las antípodas, el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio deseó pronta recuperación al presidente López Obrador de quien dijo sabe de su fortaleza y tenaz actitud frente a las adversidades.

La twittera Carmen Velázquez Sales señaló que si AMLO se hubiera vacunado, otros funcionarios no estarían preocupados ahora del contagio, ya que el presidente viajaba casi siempre sin cubrebocas.

Camelia Cam escribió, por su parte, que le parece una irresponsabilidad que López Obrador no se haya puesto la vacuna teniendo acceso a ella. Hoy ha puesto en peligro la Presidencia de México. ¿Qué vamos hacer los mexicanos si les pasa algo porque ya es una persona mayor de edad?, preguntó.

Sandy Soria fue dura con el gobernante al señalar que “lo bueno de él es que no va a peregrinar por buscar hospital o medicamento o concentrador de oxígeno o tanques. Lo sensible sería que lo llevaran a Xoco o al Hospital José María Morelos y Pavón del ISSSTE, o a un centro de salud para vivir en carne propia su fingida humildad”.

Un alto porcentaje cree que es tiempo que AMLO deje de creerse Superman y ahora sí utilice el cubrebocas, tenga sana distancia en sus conferencias mañaneras o en sus viajes, máxime que es una persona de riesgo.

Hugo López-Gatell subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México ha indicado, por su parte, que al último fin de semana del 2021 hay 1,320,448 personas recuperadas de covid-19.

También hay 1,763,219 casos confirmados y 2,238,405 negativos. Se han registrado 149,614 defunciones confirmadas.

A nivel nacional, 40% de camas de hospitalización general están disponibles y 60% ocupadas. En camas con ventiladores, 47% están disponibles y 53% ocupadas.  

El panorama se advierte catastrófico pero los integrantes de la Cuarta Transformación no han querido entenderlo. Y en ese contexto miles de personas, principalmente en la capital mexicana tienen que realizar grandes colas para conseguir oxígeno medicinal.

A la par de esta necesidad han surgido los buitres que comercializan los tanques de oxígeno a precios impagables. Ello está llevando a que muchas personas fallezcan en sus casas por falta de atención o suministro de oxígeno.

Es tiempo que sin mezquindades, y no deseándole al presidente la peor de las suertes en la lucha que le ha tocado vivir, que ordene un viraje en su política sanitaria antes de sea demasiado tarde.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.