Durante meses aquí documentamos lo cuestionables que serían las principales propuestas de gobierno de Morena y de su candidato. Dijimos, por ejemplo, que resultaba inviable tirar reformas como la educativa, la energética y la fiscal. Dijimos que era inviable cancelar la construcción del nuevo aeropuerto –sobre todo por la cuantiosa inversión que ha se ha realizado--, que saldría "más caro el caldo que las albóndigas" en el caso de la venta del avión presidencial y que era una insensatez jugar con el tema de no otorgar seguridad a los candidatos presidenciales y al Presidente electo.

Y también dijimos que a partir de la inviabilidad de sus propuestas, el de López Obrador más bien parecía "un gobierno engañabobos". Hoy la terca realidad confirma que, en efecto, gran parte de las propuestas de campaña de López Obrador eran inviables.

1.- La promesa de bajar el precio de la gasolina, como es inviable construir tres refinerías o pretender el autoconsumo en materia energética.

2.- Es inviable cancelar o dar marcha atrás en la reforma energética, no sólo por el impacto económico que significaría las finanzas políticas; no sólo por la imagen negativa a la inversión extranjera sino porque será parte fundamental del soporte financiero del nuevo gobierno.

3.- Es inviable vender el avión presidencial porque su venta provocaría un mayor costo por depreciación, que el costo de operación.

4.- Es inviable sacar a los militares y a los marinos de la lucha contra el narcotráfico porque son el único dique que en algunas regiones del país contiene el crimen.

5.- Es inviable detener la construcción del nuevo aeropuerto internacional porque significaría no sólo el rezago económico y turístico de México sino una estampida de capital foráneo.

6.- No sólo es inviable sino irresponsable la propuesta de crear cien universidades en el primer año de gobierno.

7.- Y es inviable terminar con la corrupción, con la violencia y el crimen, de un día para otro, porque esos flagelos llevan años enraizados en la vida cotidiana del mexicano.

Podemos seguir enumerando, una a una las propuestas fallidas del candidato Andrés Manuel López Obrador, pero la conclusión siempre será la misma; uno de cada tres mexicanos votó por un gobierno que antes de su arranque ya es un gobierno fallido.

Al Tiempo.

A las puertas del paraíso

@RicardoAlemanMx  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información