Opinión

AMLO en campaña, ¿y covid-19?

No hay duda de que es un presidente electo democráticamente. | Jorge Ramos Pérez

  • 08/06/2020
  • Escuchar

Andrés Manuel López Obrador está en campaña. Es su estado natural. De choque, de confrontación, es lo que tras más de 20 años le permitió llegar a la presidencia de México.
"Ya vienen las elecciones el año próximo. ¿No están de acuerdo con lo que estamos haciendo, quieren que regrese el régimen de corrupción, de privilegios, de injusticias? Pues a votar para que se regrese al pasado, para que se vuelva a lo que había. ¿No están de acuerdo y quieren seguir impulsando la transformación? También adelante, vámonos, pero ese es un voto", dijo en Chiapas López Obrador el 4 de junio pasado.

Dentro de un año estaremos amaneciendo con una nueva Cámara de Diputados (500 legisladores), 15 nuevos gobernadores, mil 924 alcaldes, mil 63 diputados locales en 30 estados, un total de 21 mil 368 cargos. Y lo más probable es que San Lázaro y gubernaturas y alcaldías sean mayoritariamente de Morena. La oposición, como se ha dicho aquí desde 2018, está huérfana de liderazgos.

Hoy las gubernaturas en disputa están distribuidas así: 8 del PRI (Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Tlaxcala, Sinaloa, Sonora y Zacatecas); 4 del PAN (Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit y Querétaro); más Nuevo León (independiente) y Baja California (Morena).


El presidente no ha dejado de estar en campaña. El 10 de diciembre de 2018 se tituló este espacio así: AMLO, gobernar desde el templete... y con el puño en alto.


Por eso ahora no sorprende que en el momento más agudo de la pandemia por el SarCov2 salga a las calles y ande cortando listones y supervisando obras. Eso es lo de menos: tiene hambre de templete.


Pero si el presidente piensa que sólo él sabe hacer política, se equivoca. Se curtió entre tahúres y hay otros jugadores en la mesa, con tantas batallas que tienen más marcas en la piel que una orca en los océanos.


La escaramuza con Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, huele a elecciones.


Es donde emerge un tahúr en la mesa de juego político: Dante Delgado, quien hizo pública una segunda carta a López Obrador. Le escupió muchas cosas. Varias llaman la atención:
1. El veracruzano revela cómo el tabasqueño pidió a Alfaro abandonar a Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) para sumarse con él a Morena. "Conmigo o con Movimiento Ciudadano", amagó al jalisciense.


Es su estilo, en 2017 acorraló en la casa de un dirigente en Nezahualcóyotl a Juan Zepeda. "Declina por Delfina Gómez para la gubernatura del Estado de México", le decía. "No, eso lo decide la dirigencia del PRD. "No voy a hablar con ellos, es contigo", y Zepeda resistió la acometida. Hoy está en Movimiento Ciudadano.


2. "Fueron tantas las vivencias, siempre de solidaridad contigo, que espero que no sea necesario hablar de las más comprometedoras", le recordó Dante. ¿Será que este Dante conoce los círculos del infierno de López Obrador? ¿Cuáles son esas vivencias "comprometedoras" que tiene Dante en su memoria? Lo inquietante es que las recuerda. Y ahí están por si se ocupa.


3. Le dice al presidente que la "mafia del poder", que tanto supuestamente abomina, "la tienes a tu lado, subordinada al poder presidencial". Y le pone nombres y apellidos: Germán Martínez, Manuel Espino y Elba Esther Gordillo.


Los obuses de Dante son de alguien curado de espanto porque pisó la cárcel en su choque con el poder presidencial. Siempre se ha hecho la víctima. El hecho es que conoce el hedor de una celda. Y recuerda que el propio Andrés Manuel le preguntó cuál fue la mejor enseñanza de haber estado preso: "valorar amigos, conocer amigos y hacer nuevos amigos. Como ahora tú, después del fraude electoral (de 2006)". López Obrador le habría respondido: "tienes razón, ya no están los mismos de antes".


La carrera por el 2021 y por el 2024 empezó desde la noche de julio de 2018 cuando López Obrador triunfó en las urnas. No hay duda de que es un presidente electo democráticamente.


Los lances ya empezaron.


Pero, ¿y la pandemia? Esa no les interesa. ¿Y los muertos y la macabra danza de cifras del doctor Hugo López-Gatell? Ni en su conciencia: "Ya vienen las elecciones el año próximo...".


Punto y aparte. La irresuelta muerte de Giovanni en Jalisco tampoco está en la conciencia de los políticos. Aunque todos quieren aprovechar el río revuelto. Son políticos y es lo que hay.

Punto final. La mañana del viernes circuló la versión de que Germán Martínez dejaba Morena para irse a Movimiento Ciudadano. Era de risa. Horas más tarde Dante hizo pública su segunda carta a López Obrador donde le soltaba durísimo golpe a Germán. Así se llevan.