Opinión

AMLO: el sabor de la derrota

A López Obrador no le gusta perder... | Jorge Ramos Pérez

  • 04/05/2020
  • Escuchar

A Andrés Manuel López Obrador no le gusta la derrota. Tres veces luchó por llegar a Palacio Nacional. Una ocasión, en su segunda competencia por la Presidencia, una periodista le preguntó si estaría dispuesto a admitir la derrota. No era la primera vez que se lo preguntarían a AMLO ni la última. Titubeó y le dio vueltas. Pero sus seguidores arremetieron con improperios y amagos de violencia contra quien se atrevió a semejante pregunta.

Por eso resulta llamativo lo que sucedió esta semana.

Primero, el Consejo Mexicano de Negocios logró un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para micro, pequeñas y medianas empresas. “No me gustó el modito”, refunfuñó el presidente en su comparecencia ante medios en Palacio Nacional ante tal acción.

Un segundo hecho fue el freno a la carta blanca que exigía a la Cámara de Diputados que le diera facultad para manejar el presupuesto sin consultarlos. Juristas, partidos y legisladores de oposición advirtieron del peligro de otorgar semejante despropósito al Poder Ejecutivo.

El jaloneo llegó hasta el viernes cuando, acorralado, Mario Delgado debió recurrir a Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, para justificar la cancelación del periodo extra en San Lázaro, y de paso abortar la sesión de la Comisión de Presupuesto prevista para el 5 de mayo.

Realmente fue de risa ver al diputado Delgado al lado de la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, con su taza de café enfrente y su cubrebocas –muchos se preguntaron cómo tomar café con el cubrebocas puesto- y argumentando que se cancelaba la sesión extraordinaria porque López-Gatell les dijo que en este lapso estará el mayor pico de la pandemia por covid-19.

Ni un bebé le creyó a Mario Delgado. Era obvia la derrota ante la oposición que, ahora sí, le plantó cara a López Obrador y le dijo no.

Otra batalla perdida por López Obrador fue la determinación del INE para que el IMSS detenga la entrega y difusión de cartas firmadas por Andrés Manuel a beneficiarios de créditos por covid-19, al considerar que se viola el artículo 134 constitucional, que prohíbe la promoción personalizada de servidores públicos.

Pero a López Obrador no le gusta perder... y esta historia, continuará.

Punto y aparte. “Se van a contaminar, esa área está contaminada, se van a contaminar”, fue la advertencia de un trabajador quien al verse rebasado por las personas enardecidas se hizo a un lado para dejarlas pasar. Las imágenes publicadas en Facebook por una mujer documentaron el allanamiento, la intimidación y los golpes que hombres y mujeres dieron a trabajadores del Hospital General “Las Américas” de Ecatepec, una de las zonas del Estado de México con los más altos índices de pobreza e inseguridad en el país. Segundos después, la mujer que toma el video, asegura en tres ocasiones, sin argumentos ni pruebas: “los están matando”. “La situación fue que en el turno vespertino –explicó el gobierno del Estado de México– sólo se cuenta con un médico para la atención de pacientes y en el transcurso de la tarde se dio el deceso de dos personas y se informó a sus familiares, lo que suponen generó el enojo de los demás”.

Sin palabras.

Punto final. En las clases por televisión de la SEP, que pronto se sabrá que discriminan a poblaciones rurales, causó revuelo que en la materia de Historia para tercer grado se impartiera El neoliberalismo en México. En realidad, el tema no tendría por qué espantar a nadie. Sin embargo, hay un tufo de adoctrinamiento en la 4T.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.