Opinión

AMLO, el necio

Si AMLO sigue de necio seguirá perdiendo el caudal electoral que ya tenía acumulado. | José Luis Castillejos

  • 04/02/2020
  • Escuchar

Pero qué necesidad del presidente Andrés Manuel López Obrador de seguir mintiendo bajo el argumento de que tiene otros datos y que no está retraída la economía.

Para el gobernante, en el país hay bienestar. “Puede ser que no se tenga crecimiento pero hay bienestar y desarrollo lo cual es distinto”, indicó en una de sus mañaneras sin que logre convencer a los mexicanos.

Para él, crecer puede significar que haya dinero en unas cuantas manos. “Es importante, según su opinión, que haya mejor distribución del ingreso y que el beneficio lleguen a todos”.

Pero la realidad no es así. El presidente dice que no hay crisis de consumo y que hay más capacidad de compra. Millones de mexicanos lo desmienten a diario al ver vulnerada su economía familiar.

La actual administración realmente no está fomentando el crecimiento económico. Pero AMLO cree que la tecnocracia tiene concepciones distintas y no es fácil, de acuerdo con él, tras venir de un modelo fracasado.

Luis Pazos sostiene en un análisis que el Producto Interno Bruto o PIB, nos permite conocer la cantidad de bienes y servicios creados en un país en determinado período.

Esa creación de riqueza es la base del progreso y de la mejora del nivel de vida de la mayoría. Si no crece el PIB disminuye en promedio la cantidad disponible de bienes y servicios por persona, llamado ingreso por habitante o PIB per cápita. La sociedad en general se empobrece.

Pero eso es lo que no quiere entender AMLO quien se ha encerrado en la burbuja de sus propias cifras.

Durante el sexenio de Peña Nieto, según Pazos, el PIB por habitante cayó en un 10% y con Calderón creció en un 16%, a pesar de la recesión mundial del 2008, que repercutió en un crecimiento negativo en México de menos 5.3% en 2009.

En 2019, después de 10 años, México vuelve a dejar de crecer, ¿por causas externas o internas, del gobierno anterior o del actual?, preguntó.

Pero lo real es que las causas de la ausencia de crecimiento en México en 2019 fueron internas y, por lo tanto, las soluciones son internas y es lo que tampoco acepta AMLO quien con su verborrera pretende nuevamente descalificar a los economistas.

Las acciones y declaraciones del presidente, como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que violó contratos y el Estado de Derecho, y la reversión de hecho de la reforma energética, crearon expectativas negativas e incertidumbre que frenaron la inversión, principal detonadora del crecimiento, de acuerdo con Pazos.

En 2019 la desconfianza por acciones, gastos innecesarios y declaraciones del presidente, fueron la principal causa de la ausencia de crecimiento.

Si continúa el mismo estilo de gobernar en 2020, continuará el nulo o bajo crecimiento.

AMLO debe dar un viraje en su timón económico si no quiere que el país se vaya al diablo. No habrá poder entonces que pueda ayudar a sacar a México del escollo si se sigue gobernando dentro del marco de la cotidiana improvisación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador sigue gobernando con ocurrencias. El último chiste que se cuenta solo es el tema del avión presidencial y su pretendida rifa.

Quién en su sano juicio hace eso. Será que los expertos en armarle las cortinas de humo a AMLO no se están dando cuenta que lo están llevando al fracaso.

O podría ser que esa sea la intención: que AMLO fracasó para que retorne por sus fueros el viejo PRI con el argumento de “se los dijimos”.

Si AMLO sigue de necio seguirá perdiendo el caudal electoral que ya tenía acumulado.

No debe olvidarse que el país está en crisis, que la economía está aguantada y que el dinero que ganan los mexicanos apenas y alcanza para sobrevivir.

Y no es con dádivas como el país saldrá adelante.

No señor presidente. No sea usted necio.