Opinión

AMLO amenaza con no ir a la Cumbre de las Américas

López Obrador endureció su postura frente a la decisión de Washington de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la IX Cumbre de las Américas. | Fred Álvarez

  • 11/05/2022
  • Escuchar

Un chantaje al que EU batearía en su momento "no se ha tomado una decisión final" dice la Casa Blanca; ya la tomaron y AMLO lo sabe.

El C. presidente López Obrador endureció su postura frente a la decisión de Washington de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la IX Cumbre de las Américas, a celebrarse del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, California. Afirmó en conferencia mañanera que está considerando no asistir al encuentro, a menos que Biden invite a todos "todos los pueblos de América, que nadie debe excluir a nadie, todos, todos, todos."

La Cumbre es un evento que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de los países del continente americano que se realiza cada tres o cuatro años. 

"Si se excluye, si no se invita a todos, va a ir una representación del gobierno de México, pero no iría yo", dijo en la mañanera del martes 10 de mayo, e indicó que en su lugar podría asistir el canciller Marcelo Ebrard.

Al preguntarle sobre cuál es el mensaje que quiere enviar, AMLO respondió: "no quiero que continúe la misma política en América y quiero en los hechos hacer valer la independencia, la soberanía y manifestarme por la fraternidad universal. No estamos para confrontación, estamos para hermanarnos, para unirnos", dijo.

Y lanzó la pregunta: "¿de dónde son los no invitados... son de otro continente, son de otra galaxia, de un planeta no conocido?"

Pocas horas después, asistió a Palacio Nacional el embajador de EU Ken Salazar, al salir no dijo nada, es evidente que hace trabajo diplomático discreto.

En tanto, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, al ser consultada sobre la posibilidad de que los representantes de Nicaragua, Venezuela y Cuba sean excluidos de la Cumbre dijo que "aún no hemos tomado una decisión sobre quién será invitado y aún no se han emitido invitaciones".

¿Cómo surge este asunto de AMLO, CubaBiden?

Tiene meses. Recordemos que julio de 2021, desde el alcázar del Castillo de Chapultepec, con motivo de los 238 años del natalicio de Simón Bolívar y ante representantes de países de América Latina y el Caribe, López Obrador lanzó la idea de hacer a un lado la Organización de Estados Americanos (OEA): "No debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto".

Incluso calificó a Cuba como la nueva Numancia, y pidió sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

Precisó entonces que probablemente sus palabras provocan enojo pero que él siempre dice lo que piensa: "creo que por su lucha en defensa de la soberanía de su país el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad. Y esa isla debe ser considerada como la nueva Numancia, por su ejemplo de resistencia. Y pienso que, por esa misma razón, debería ser declarada Patrimonio de la Humanidad".

Pero agregó entonces, y aquí está el quid del asunto: "también sostengo que ya es momento de una nueva convivencia entre todos los países de América, porque el modelo impuesto hace más de dos siglos está agotado, no tiene futuro ni salida, ya no beneficia a nadie, hay que hacer a un lado la disyuntiva de integrarnos a EU o de oponernos en forma defensiva; es tiempo de expresar y de explorar otra opción: la de dialogar con los gobernantes estadounidenses y convencerlos y persuadirlos de que una nueva relación entre los países de América es posible".

Concluyó "hay condiciones inmejorables para alcanzar este propósito de respetarnos y caminar juntos sin que nadie se quede atrás."

Nunca supimos quién le dio a AMLO el papel de mediador de los países de América.

Lo hace porque es su forma de pensar, quiere quedar bien con "la historia". El problema es que este asunto por la forma en que se aborda polariza en vez de unir, y no me refiero a los últimos días después del regreso de AMLO de Cuba, sino desde julio de 2021.

Nuestro presidente es ocurrente pero no traga lumbre, sabe lo que hace y está esperando la respuesta para lanzar quizá una propuesta de una Cumbre sin EU. No debe descartarse tal ocurrencia..

Por lo pronto, aunque no sé de cuenta pone en tensión las relaciones con EU, así los han dicho especialistas, Es desproporcionado su posicionamiento... ¿Qué pretende? ¿Entrar al tema de la elección en EU

Jorge Ramos emitió el siguiente tuit, que por cierto tuvo respuesta en la mañanera.

En efecto, AMLO ya escogió de qué lado está, leamos la reciente línea del tiempo: para que nos ayude a poner el contexto, nada es casual:

i) lunes 25 de abril

El Gobierno de Cuba acusó a EU de excluirlo de los preparativos de la Cumbre de las Américas. El canciller Bruno Rodríguez instó "respetuosamente" a Washington a que diga "si Cuba será invitada" a esta cita. Dijo que de no ser invitados supondría un "grave retroceso histórico". Recordó que la isla asistió a los últimos dos encuentros por el "firme reclamo" de "numerosos" gobiernos de América Latina y el Caribe.

El anfitrión "no tiene ningún derecho a imponer exclusiones arbitrarias", argumentó.

ii) Cuatro días después el viernes 29 de abril 

AMLO y Biden conversaron telefónicamente y se acordó que Ebrard asista a una  reunión para a Washington para atender personalmente temas bilaterales en materia de cooperación para el desarrollo.

iii) Lunes 2 de mayo

En la mañanera AMLO precisó que en la llamada telefónica con Biden le habría pedido "con todo respeto" que en la próxima Cumbre no se excluya a nadie. Mencionó lo mismo que había dicho en Chapultepec: "no podemos seguir manteniendo la política de hace dos siglos." 

Comentó muy a su estilo "de manera muy respetuosa, porque ¿cómo es que convocamos a una Cumbre de las Américas, pero no invitamos a todos? Entonces, ¿de dónde son los que no están invitados?, ¿de qué continente?, ¿de qué galaxia?, ¿de qué satélite?-, preguntó.

"Ojalá y se resuelva a hacer la invitación abierta. Y el que no quiera ir, pues que no vaya, pero que nadie excluya a nadie", dijo el presidente en mañanera.

La respuesta vino ese mismo día. En una entrevista con la cadena NTN24, Brian  Nichols, subsecretario de Estado descartó invitar a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre pues dijo que "no respetan" la carta democrática de las Américas y por lo tanto no esper(an) su presencia". 

iv) martes 3 de mayo

El presidente López Obrador desdeñó a Nichols "no hay que adelantarnos porque, con todo respeto, el planteamiento se lo hicimos al presidente Biden".  Agregó que le pidió a Marcelo Ebrard -quien viajaba en ese momento- que tratará el tema... "Entonces, hay que esperarnos, no nos adelantemos", dijo confiado en su Canciller.

Y esa tarde ocurrió la reunión en Washington, y obviamente Marcelo no logró el milagro con un funcionario de segundo nivel, el secretario de Estado Antony John Blinken.

O sea, ya son dos veces que EU le han dicho No. Pero López Obrador es necio y espera respuesta personal de Biden.

v) Una semana después, el martes 10 de mayo de plano condicionó su asistencia a la Cumbre..

-"¿Hay posibilidades de que usted no vaya a la Cumbre (...) si es que se les niega la participación a los países como Cuba?", le preguntan.

Su respuesta no nos asombró, pero si cimbró a varios analistas que vieron el asunto con gran preocupación.... 

"No. Vamos todavía a definir cuál va a ser nuestra postura, pero sí estamos convenciendo, persuadiendo de que debemos unirnos todos. En cumbres pasadas se ha invitado a todos, no tiene ahora por qué ser distinto; al contrario.", dijo.

"¿Sería un mensaje de protesta?", se le preguntó.

"Sí, porque no quiero que continúe la misma política en América y quiero, en los hechos, hacer valer la independencia, la soberanía y manifestarme por la fraternidad universal", respondió.

Presumió de su buena relación con Biden "cuando hay respeto, también hay franqueza y por eso estamos planteando así de claro las cosas". 

Y aquí la respuesta vino de la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, argumentando que las invitaciones "aún no han sido emitidas", o sea  hay una expectativa de que Biden cambie de opinión, y diga ¡Bienvenidos todos!

vi) El tema siguió en la mañanera de este miércoles 11 de mayo...

El presidente fue categórico al decir que ya es tiempo para atender y analizar este tema y "había que ponerlo en la mesa", pues manifestó que es necesario que haya una integración en el continente.

Dijo que si Biden  toma una decisión de invitar a todos, tendrá un gran reconocimiento; se le reconocerá ya que "inauguramos una etapa nueva para el diálogo, para el entendimiento, para resolver nuestras diferencias respetándonos y, además, para unirnos como la comunidad económica europea..."

Incluso comentó que el embajador Salazar le expresó que todavía hay tiempo para poder atender este asunto.

El presidente está esperando la respuesta hasta el último momento, y quizá haga su propia cumbre como lo anunció en julio pasado en el alcázar de Chapultepec...

Reacciones

Por cierto, el presidente de Bolivia, Luis Arce, dijo que él también cancelará su participación si Washington decide excluir a Cuba, Nicaragua y Venezuela;  se comenta que podría no asistir tampoco el presidente Jair Bolsonaro de Brasil, se desconocen los motivos...

Así  las cosas.

AMLO quiere llevar el tema de la relación bilateral con EU desde las conferencias mañaneras. Washington ha sido tolerante, pero tiene límites...

Nuestro presidente debe aprender que gracias a la diplomacia se consiguen cosas, él quiere polarizar, creemos que es un error, aunque quizá logré conseguir que Biden le cumpla la petición...

Debe aprender de la diplomacia del papa Francisco, algo que los cubanos conocen muy bien.

Quizá no sepa que el líder religioso fue un excelente mediador entre Cuba y Washington e hizo posible el milagro para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, y lo hizo en total discreción.

Recuerdo que en una reunión a solas del papa Francisco con Obama, le dijo: "Somos todos americanos y debemos vivir en armonía, respetando las diferencias, pero como amigos y para eso se requiere resolver las diferencias entre su país y Cuba". En esa charla Obama avaló la autoridad de Francisco: "La suya es una voz que el mundo debe escuchar", dijo, y agregó "Su autoridad moral hace que sus palabras cuenten. Con una sola frase él puede focalizar la atención del planeta".

Y los siguientes fueron meses de conversaciones en secreto con la mediación de Canadá y el Vaticano que concluyeron en los anuncios del 17 de diciembre de 2014. La historia es conocida. Obama y Castro anunciaron la liberación de detenidos como gesto de buena voluntad para comenzar un diálogo mayor, que empezaría por la reapertura de las sedes diplomáticas cerradas desde 1961.

Y poco después, Raúl Castro le ayuda al papa Francisco y se concreta un encuentro histórico con Kirill el patriarca de todas las Rusias, algo que no había ocurrido en 1000 años.

Pero López Obrador no es el papa Francisco, aunque a veces predique el evangelio en las mañaneras.

 Hay un conflicto bilateral de EU con Cuba y López Obrador puede ayudar, pero no polarizando y muchos menos usando la vía "diplomática" de las conferencias mañaneras. Con todo respeto, se ve muy mal.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.