Opinión

Amenaza Trump a los acereros mexicanos

La situación se pondrá difícil si Trump decide cerrar sus fronteras a la importación de este metal.

  • 27/06/2017
  • Escuchar

Lo que se empezará a poner color de hormiga es la situación del sector acerero, ya que si eventualmente el presidente de Estados Unidos, Donald Trump decide cerrar sus fronteras a la importación de ese metal e incluye a México en el bloqueo comercial, el gobierno de Enrique Peña Nieto, se verá en la necesidad de adoptar una medida similar para evitar el ingreso de los excedentes mundiales y que eso ponga en jaque a los productores nacionales.

Hace apenas dos meses, el presidente Trump definió al acero como un elemento básico para la seguridad del vecino país y solicitó al Departamento de Comercio iniciar una investigación en el marco de la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial, misma que tendrá una duración de 270 días y determinaría posibles impactos de las importaciones a la Unión Americana.

Dentro del Tratado de Libre Comercio (TLC) el acero representa un segmento exitoso, incluso, las cifras resultan favorables para la Unión Americana, por lo que la Cámara Nacional de la Industria del Acero (Canacero) y su contraparte en Canadá, confían en que ese sector quedará al margen de la Sección 232, sin embargo, dicen, con el republicano todo puede suceder.

En el caso específico de México, un tercio de las importaciones de acero provienen de Estados Unidos, quien tiene un saldo favorable de un millón de toneladas al año, esto independiente de las compras que realiza de materiales siderúrgicos e insumos como el carbón.

Según cifras recientes, cerca de 90% de las exportaciones estadounidenses de este metal se envían a México y Canadá, en tanto que 76% del acero que los productores mexicanos mandan al exterior lo hacen a estas dos naciones.

Por lo pronto, los productores mexicanos están preocupados y ocupados ante las posibles ocurrencias de Trump y ya se preparan para cualquier eventualidad. Incluso, acelerarán los acercamientos con las autoridades y con los legisladores, así como con sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá.

¿Qué pasó con Cemex?

Pues resulta que entre los muy altos directivos del gigante Cemex hay molestia con las cámaras empresariales que los representan, debido a que, dicen, no defendieron sus intereses de manera adecuada y sólo apoyaron a un sector en particular, por lo que sin más ni más, replantearon su permanencia en los organismos.

Nos contaron que es tal el enojo dentro de la multinacional, que buscará nuevos espacios, a fin de encontrar una representación más favorable y no descartan crear lo que sería la Cámara de Materiales de Construcción (Camaco).

Lo interesante del asunto es que la fuerza de Cemex ya hizo eco en varios industriales y productores de cemento y la de construcción, quienes ya manifestaron su interés por formar parte de este organismo privado.

Hablando de emisoras, hoy martes se llevará a cabo la ceremonia conmemorativa de la Oferta Pública de Acciones de Banco del Bajío. Estarán presentes José Oriol, director de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y Salvador Oñate Ascencio, quien es presidente del consejo de administración de la institución financiera.

Así las cosas…  

@rominarr 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.