Opinión

¿Algo nuevo?

Las autoridades de la Ciudad de México están preocupadas por saber cómo nos nombrarán a partir de ahora.

  • 30/01/2016
  • Escuchar

La semana pasada comentaba sobre el intercambio de medallas entre el jefe del Ejecutivo nacional y el sátrapa Saudí, y preguntaba, como muchos otros, quién definía y qué méritos debía tener quien la obtuviera. Una de las respuestas me permitió entender que la medalla de la orden del Águila Azteca se otorga por méritos… o por reciprocidad ante la entrega al ejecutivo de una medalla del extranjero, según lo define el protocolo y la normatividad establecida.

 

¿Qué extraordinarios méritos puede tener el ejecutivo que en Arabia Saudita sea tomado en consideración para una medalla? ¿Qué hemos hecho como país para que nos otorguen tal distinción? Nada, bueno ni siquiera es que haya una balanza comercial interesante, a no ser que la medalla se entregue por servicios futuros o sea sólo una distinción comercial, sin más recovecos. ¡Vaya usted a saber!

 

De sátrapas

 

¿Qué decir del titular del ejecutivo de Veracruz? Estuve revisando el tema de los cinco jóvenes y no hay nada nuevo, nada que señale dónde están y sólo me encuentro con la sorpresa de que hay tres jóvenes más, esos sí asesinados, tirados en la carretera cerca de Xalapa. ¿Lo único que sucede en el estado es el robo de frutsis y gansitos? ¿Qué más dirá el ancho gobernador? Las últimas declaraciones minimizando el tema de los desaparecidos de Playa Vicente, en Tierra Blanca, es que "es un caso que sale mal frente a 99 que salen bien". Qué poco valor le otorga el admirador de dictadores a las tragedias de la población de la entidad, a los signos de impunidad que él se comprometió a resolver como mandatario.

 

Una respuesta así de burda raya en la suprema estupidez, o en el desprecio a la vida. Lo mejor que podría suceder no es que renuncie sino que la población castigue con el voto a su partido y a los otros que de una u otra forma han apoyado esa gestión y que hoy se expresan sólo para quedarse con el poder. Habría que hacerle juicio al señor por incapacidad, cuando menos, por no decir que por connivencia y complicidad.

 

¿Qué sucede en Veracruz? El tercer lugar en población de la república, con grandes recursos naturales, industriales y una población trabajadora, pero intimidada. La violencia está desbordada por más declaraciones estatales y federales pues el país completo es un coto de caza de la delincuencia y la corrupción. Veracruz, Guerrero, Morelos, Michoacán, Sinaloa, Coahuila... ¿Cuántas entidades más? ¿Cuál sigue?

 

La forma, el fondo

 

Las autoridades de la Ciudad de México están preocupadas por saber cómo nos nombrarán a partir de ahora. Me parece irrelevante cuando lo que debería de estar abordándose es qué significa realmente el cambio. Entre otras cosas se dice que tendremos acceso a los fondos de capitalidad, pero hasta donde sé, el congreso ya lo había asignado para la capital. Lo que vale la pena saber son otras cosas: ¿qué significa el cambio en cuánto autonomía de las delegaciones/municipios? ¿Somos un estado o no?

 

¿Qué diferencias tenemos con las demás entidades federativas, más allá de que aquí se asientan los poderes federales?  ¿Los municipios sufrirán el mismo deterioro que sufren en otros estados?  ¿Cada municipio responderá a lo que establece el artículo 115 de la Constitución? ¿Soberanía plena? Veamos ejemplos. ¿Qué va a hacer cualquiera de las delegaciones/municipios de la entidad en términos de obra pública, de limpieza, de agua, de intervención federal para la energía eléctrica, de servicios y de reglamentos, de tarifas y de derechos?

 

¿Habrá una policía municipal, tránsito municipal o todo estará integrado en un “mando único” metropolitano? Hablemos de Cuauhtémoc. Esa delegación/municipio tiene problemas graves que sólo se resolverán con trabajo cotidiano a nivel de colonia, de barrios. Los retos de la circunscripción son grandes y no hay tiempo que perder pues la impunidad va ampliándose, poco a poco.

 

De pilón…

 

Meses atrás escribí sobre los abusos de los transportes de mudanzas, escolares, de materiales de construcción, estacionados sobre un camellón de una casi calle local, Yucatán, y donde las grúas no intervienen excepto si un auto se estaciona: aparecen de la nada.  Ahora están instalados, además, los transportes de una empresa que trabaja para la Comisión Federal de Electricidad, en el cambio de los medidores de luz de la colonia, y hasta mesa para comida habilitan.

 

Es un camellón que sirve para que se estacionen los autobuses de pasajeros que traen gente al hospital Siglo XXI y el camión de basura, que, en ocasiones, se queda toda la noche.  Hace dos meses, cuando se realizó la consulta para el presupuesto participativo, la zona  votó y ganó por una propuesta de transformación de ese espacio y no hay nada. ¿Cuándo se ejercerá? El delegado dio su informe de cien días de gestión y no sabemos qué dijo, qué hizo. Falta una política de acercamiento con la comunidad y a los problemas. Es una muestra muy pequeña de lo que, estoy seguro, no se arregla por ser municipio. Hay retos mayores. ¿Cómo los solucionamos?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.