Opinión

Alerta de género en Puebla

Las elecciones no pueden ser un pretexto para detener ninguna acción que proteja o salve la vida de más de la mitad de la población en nuestro país. | Carla Humphrey

  • 10/05/2019
  • Escuchar

Ante el alarmante aumento de la violencia de género y feminicidios en el Estado de Puebla, que motivó la emisión de una  Alerta de Género por parte de la Secretaría de Gobernación, el Instituto Nacional Electoral autorizó la transmisión de una campaña gubernamental en los medios de comunicación.

El marco normativo vigente establece que las campañas de cualquier ente de gobierno  deben cesar durante las campañas electorales y hasta el día de la jornada electoral, con la finalidad de no afectar la equidad en la contienda electoral y que recursos públicos sean utilizados para incidir en el voto de las y los ciudadanos. La restricción a la transmisión de propaganda gubernamental a partir del inicio de las campañas electorales, fue establecida hace más de una década en nuestra Constitución.

La Secretaría de Gobierno del Estado de Puebla solicitó al INE la autorización de transmitir en los medios de comunicación la campaña denominada “Compromiso de Cero Tolerancia a la violencia contra las mujeres y niñas”, que fue elaborada por la Comisión de Conductas Violentas de mujeres y niñas, derivado de la Alerta de Género emitida por la Secretaría de Gobernación y comunicada a las autoridades estatales el pasado 8 de abril.

La imparable violencia de género y feminicida en Puebla ha sido motivo de preocupación desde hace, al menos, tres años, pero es hasta ahora, quizá porque la preocupación es compartida por la primera mujer que es titular de la Secretaría de Gobernación a nivel federal, que se emite una Alerta de Género en 50 municipios, incluida la capital y la zona metropolitana, ante la situación que viven las mujeres y niñas en esa entidad.

Las condiciones de violencia contra las mujeres en esa entidad han sido objeto de pronunciamientos y sanciones a candidatos, partidos políticos y autoridades electorales en ese Estado, derivado de la presentación de múltiples quejas, denuncias e impugnaciones por violencia política en diversas elecciones realizadas en Puebla. Las dos pasadas contiendas por la gubernatura del Estado, no han sido la excepción.

El Consejo General del INE, aliado siempre de la protección y garantía de los derechos de las mujeres y niñas en nuestro país, se pronunció por autorizar la transmisión de esta campaña en los medios masivos de comunicación en esa entidad federativa, exceptuando la prohibición constitucional, como parte de un esfuerzo de concientización y sensibilización de las condiciones de peligro en las que viven las mujeres en ese Estado.

Las complejas condiciones políticas y sociales en las que se desarrolla el proceso electoral extraordinario en Puebla, hacen necesario continuar con la transmisión de esta campaña así como de todas las acciones implementadas para garantizar la vida, la integridad y la seguridad de las mujeres y niñas. Las elecciones no pueden ser un pretexto para detener ninguna acción que tenga como objetivo proteger e incluso salvar la vida de más de la mitad de la población en nuestro país.

La violencia de género en México es una realidad que debe atacarse desde diversos frentes. Desde el ámbito educativo, sanitario, laboral, de seguridad pública, familiar, cultural, económico y se necesitan recursos públicos para poner en marcha políticas públicas transversales que contribuyan a frenar la violencia y la desigualdad de derechos y oportunidades de las mujeres en nuestro país.

#ParidadEnTodo

@C_Humphrey_J  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.