Opinión

Alejandra Barrales al PRD… ¿qué sigue?

¿Conseguirá reunificar a su partido.?

  • 20/07/2016
  • Escuchar

La señora Alejandra Barrales es la nueva presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y uno no sabe si es buena o mala noticia; lo que es cierto es que ella tiene la responsabilidad de revivir al enfermo o escriturar su acta de defunción política.

 

… No las tiene todas consigo: quejas y quebrantos surgen ya desde el interior de un partido que ya no se cuece al primer hervor y que ha vivido entre dimes y diretes interminables durante meses y años, lo que ha llevado a que su situación sea la de la debilidad e incertidumbre.

 

Demasiada arrogancia inicial, demasiada soberbia y demasiadas ambiciones concentradas entre las muchas tribus que se sienten representantes de un partido que ya no es homogéneo y que es un membrete con diferentes líderes, todos ellos en la creencia de que su fortaleza predomina ahí…

 

…Como es el caso del inolvidable René Bejarano, rescatado por el mismo Andrés Manuel López Obrador y quien ya comenzó a lanzar su cuarto a espadas después de que AMLO sugiriera la posibilidad de platicar sobre una posible alianza de Morena con el Sol Azteca: “…El PRD deberá enfrentar el sectarismo, la soberbia, la ‘autosuficiencia purista’ que se afirma negando a todos los demás…” [Refiriéndose a Morena, sin nombrarlo]

 

Así que ya está: cada uno dirá lo que cree que debe ser el PRD hacia 2018 y con esas tribus que se sienten partido cada una habrá de lidiar la nueva presidenta nacional del membrete PRD. En todo caso, pronto se sabrá si tiene piernas de jinete para cabalgar ese potro difícil.

 

Desde el viernes 15 de julio renunció a su cargo como secretaria de Educación en el Gobierno de la Ciudad de México, cargo en el que duró un año y del que no se percibe que hubiera puesto toda su atención; interesada, como estaba, en la grilla en su partido político. Igual ocurrió en el Senado de la República al que llegó en 2012 y del que tampoco se recuerdan luces deslumbrantes.

 

Al detalle: Como estudiante comenzó en el Instituto Tecnológico Autónomo de México ITAM  en donde estuvo tan sólo un año y meses (1996-1997); hizo un diplomado en Administración de Recursos Humanos y Administración Pública por la Universidad del Claustro de Sor Juana (1997); se licenció en Derecho en la Universidad Mexicana UNIMEX (2005-2007) y realizó una maestría en Administración Pública en el Instituto Nacional de Administración Pública.

 

De 1988 a 2000 trabajó como sobrecargo de aviación en Aeroméxico. Cuando la línea aérea  declaró quiebra despidió a un gran número de sobrecargos, Barrales comenzó una lucha sindical en la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), primero como secretaria de prensa (1989-1991) y luego como Secretaria General (1995-2001).

 

Y de ahí en adelante, en el año 2000 diputada de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, tan sólo un año después, en 2001 se fue con al Gobierno del estado de Michoacán -Lázaro Cárdenas Batel- a la Secretaría de Desarrollo Social (2001-2002); en 2002 se incorporó al PRD

 

En 2003 fue electa diputada a la III Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, pero lo dejó para competir como candidata a Jefa Delegacional de Benito Juárez (Distrito Federal), que perdió; de 2006 a 2008 asumió la Secretaría de Turismo del Gobierno del Distrito Federal en el gobierno de Marcelo Ebrard; en 2008 fue presidenta del PRD en el Distrito Federal por poco menos de dos años tiempo (2008-2009).

 

En las elecciones de 2009, Barrales fue electa Diputada a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. En 2012 llega al Senado de la República por el DF en donde presidió la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía y formó parte de las comisiones del Distrito Federal, de la comisión del Trabajo y Previsión Social y de la Comisión de Relaciones Exteriores (2012-2015)

 

Pero en julio de 2015 pidió licencia al Senado para aceptar el cargo de Secretaría de Educación del Gobierno de DF, cargo al que renunció para (2016) ser presidenta nacional del PRD cuando impulsada por ‘políticos encumbrados’ (¿Miguel Ángel Mancera, dixit?) que dijera Pablo Gómez, se hizo de la presidencia del PRD hasta 2019.

 

Un lector de curricula acucioso diría que sus lapsos de responsabilidad duran muy poco desde sus inicios como estudiante y luego como política. Ojalá que no le ofrezcan la presidencia de la República porque repetirá su historia de dejarlo todo inconcluso, por lo que sigue.

 

En todo caso lo que sigue es reunificar a su partido. ¿Lo conseguirá? Ojalá; como quiera que sea el PRD está ahí, con su registro legal y si se fuerza un poco también como un partido que se dice de izquierda; como también contiene muchas contradicciones, ambiciones, confrontaciones internas y, sobre todo, mucha debilidad y falta de oxigenación.

 

Al mismo tiempo tendrá que definir una estrategia con rumbo a 2017 y lo más importante, su estrategia con rumbo a 2018, que es decir, hacia la presidencia de la República.

 

De hecho ya adelantó que “ningún partido político gana elecciones hoy si no es con alianzas”… mmmm… ¿Y las ideologías y la doctrina y el proyecto de nación?... Pero, sí, es cierto que el PRD, por ahora, sólo así podría treparse al pódium para seguir siendo partido y mantener los privilegios.

 

Tiene cosas a su favor, sin proponérselo: la debilidad del PRI y su nueva presidencia; y tiene la oferta de AMLO-Morena, que podría resultar en la vitamina que el PRD necesita. ¿O sí? ¿O no?

 

@joelhsantiago

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.