Opinión

Alarma en Sedena

Ejecutar la orden de aprehensión contra el general Trauwitz, significará enfrentar el primer gran escándalo del sexenio. | César M. Gutiérrez Priego

  • 22/05/2019
  • Escuchar

Después de la publicación del periodista Roberto Rock L., en su columna dominical titulada “Las horas finales del General Trauwitz” del periódico El Universal, en la cual menciona que en la Fiscalía General de la República ya tienen la orden de aprehensión del “General”, se prendieron los focos de alarma en la Secretaría de la Defensa Nacional. Esto significaría que se enfrentará el primer gran escándalo del sexenio; y si bien es cierto que es por hechos ocurridos en la pasada administración, también lo es que afectará de forma irreversible la imagen de la Secretaría y los proyectos que el presidente les ha encomendado; entre ellos la creación, capacitación y operación de la Guardia Nacional.

Pero, ¿por qué afectaría tanto la detención del general? A modo de borrego (como se llama a radio pasillo en el ámbito militar), se dice que la desgracia del general Eduardo León Trauwitz se da por muchos aspectos: desde los contratos con sobreprecio a empresas internacionales (israelíes) para obtener el sistema LEAK LAB GEO PEMEX (geo localizador espacial de los sistemas y ductos de Petróleos Mexicanos que ayuda a la detección inmediata de las tomas clandestinas) hasta la compra de aeronaves -también con sobreprecio-. Éstas mismas, fueron utilizadas por el ex secretario de la Defensa Nacional, y fueron regresadas a Pemex hasta este año, toda vez que causó revuelo que dichos aviones estuvieran asignados para el uso de la plana mayor de la Sedena y familiares, así como para funcionarios del gabinete presidencial y sus familias.

Se dice también que en la carpeta de investigación que se encuentra en la Fiscalía General de la República llama la atención que el General Trauwitz estuviera casado desde el 2016 con la artista Ivonne Ley, quien después de su casamiento tuvo un repunte en su carrera, con muchas publicaciones de sus viajes en las redes sociales. Ivonne Ley utilizaba yates y se hospedaba en hoteles de lujo, con grandes dispendios en gastos de producción y servicios, los cuales -de acuerdo a las indagatorias- eran pagados por el General Trauwitz. De igual forma, se decía que los vehículos, yates y casas, eran de su propiedad, lo cual suena poco probable de costear si sólo contaba con su sueldo de servidor público. Se comenta también que por la relación con Ivonne Ley, quien ahora es su esposa, el general Trauwitz tuvo problemas con el ex futbolista Cuauhtémoc Blanco, actual gobernador del Estado de Morelos, ya que el general no se sentía tranquilo con la relación sentimental que tuvo su mujer con el ex futbolista hace algunos años, y que desató un escándalo en los medios del espectáculo.

Lo grave de la situación se da no sólo porque con tanta tecnología a su servicio, los servicios de la Subdirección de Salva Guardia Estratégica de Pemex, no sólo no frenaron el robo de combustibles, sino que por el contrario, se dio un incremento de más del mil por ciento en dicho actuar criminal. Se empoderó a grupos del crimen organizado en robo de combustible, se contrataron empresas externas para la clausura y cancelación de las tomas clandestinas, haciendo ricos a una gran cantidad de empresas externas a la paraestatal. Por si fuera poco, todos estos datos confidenciales, que de acuerdo al INAI son de Seguridad Nacional, son administrados por empresas privadas, mismas que administran la información de los ductos de Pemex, información que no debería estar bajo el resguardo y control de éstas. Por ahora, estas empresas particulares ya están siendo investigadas por la forma discrecional en que fueron contratadas, por medio de adjudicaciones directas y con sobreprecios en comparación de sus competidores, con equipos y sistemas de menor versión o calidad que las demás. Por ejemplo, SYM (SYM Servicios Integrales, S.A. de C.V.), encargada de los radares de superficie con cámaras y mantenimiento de Sky Orbit; o Rafael Advanced Defense Systems, LTD, encargado del mantenimiento, puesta en marcha, capacitación y operación de embarcaciones no tripuladas PROTECTOR, del sistema de observación y vigilancia TOPLITE, así como el sistema de vigilancia móvil STALKER; o la empresa ASTRUM Comunicaciones S.A. de C.V., la cual brindó la infraestructura para garantizar las comunicaciones satelitales y de microondas de los sistemas. Los contratos con las mencionadas empresas están siendo investigados por la Fiscalía General de la República, toda vez que se consideran fueron otorgados fuera del marco legal y con sobreprecios de acuerdo a lo que se maneja en el mercado.

Lo que más llama la atención en el medio militar es el hecho de que la Fiscalía General de Justicia Militar, bajo las órdenes del General de Brigada J.M. Lic. Gonzalo Corona González, no tiene una sola carpeta de Investigación en contra del General Trauwitz. La amistad que ambos personajes tienen desde hace ya algunos años, contrasta con la forma de trabajar del Fiscal General Militar, ya que se sabe que él es el encargado de utilizar a los Ministerios Públicos Militares por consigna u orden superior, como en el caso del General Manuel Moreno Aviña y del General Ricardo Martínez Perea. Lo anterior, hace pensar que la protección al General Eduardo León Trauwitz viene desde la cúpula de la Secretaría de la Defensa, ya que aun cuando a Trauwitz se le tienen congeladas cuentas y activos, la Sedena primero lo mandó como agregado militar a Panamá con la intención de sacarlo del mapa y enfriar su asunto legal; y después, le paga sus haberes en efectivo aun cuando existe un proceso penal en su contra; o sea no cumplen con lo que establece el Código de Justicia Militar, que en caso de cualquier otro militar suelen aplicarlo con severidad y prontitud increíble.

Esperemos ahora el desenlace de esta investigación, si se realiza a fondo o si sólo utilizan al General León Trauwitz para apaciguar a los medios de investigación y a la sociedad que quiere saber qué pasó, cómo pasó y por qué pasó. Saber por qué de un día para otro, el robo de combustible a Pemex se convirtió en el negocio más lucrativo del crimen organizado.

Cómo han cambiado los tiempos en la Sedena, antes con una llamada anónima, de un teléfono que no existía, te detenían, enjuiciaban y sentenciaban, sin haber dado una sola declaración. Hoy se aplica la ley del embudo, lo ancho para ellos y lo angosto para uno, así lo comentan muchos generales, jefes, oficiales y miembros de tropa, mismos que manifiestan que entre más honesto y entregado se es, menos visible eres para la institución.

La prematura Guardia Nacional

@cesargutipri | @OpinionLSR | @lasillarota