Opinión

Ajedrez rumbo al 2018

La política es el juego del ajedrez humano.

  • 10/10/2016
  • Escuchar

Lo más parecido al juego político electoral rumbo a la elección presidencial del año 2018 es sin duda una partida de estrategia como lo es el ajedrez. Para quienes nos apasiona este juego de mesa, a través de 16 piezas clave para cada jugador puestas en un tablero de 64 cuadros divididos por colores contrastantes alternativamente, los jugadores arman sus estrategias para ganar la partida. Un juego que gana el que es más cauteloso pero a la vez agresivo cuando se debe serlo, o hasta parecer mal jugador moviendo piezas menores que aparentemente no llevan a nada, pero que detrás de dicha jugada se encierra toda una estrategia asertiva que incluso pretende adivinar varios movimientos y la estrategia del adversario.

 

Así es la política sólo que de manera exponencial a un juego de mesa. La política es el juego del ajedrez humano, y las piezas con que se mueven son claves para el ejercicio de poder.

 

El año que entra habrá elecciones locales en Coahuila, el Estado de México, Nayarit y Veracruz, así como procesos de elección extraordinaria en Hidalgo y Zacatecas. Pero la elección que más llama la atención es, sin lugar a dudas, la del Estado de México en donde se renovará su ejecutivo local.

 

Con aproximadamente el 14% de la fuerza electoral del país el triunfo en esa entidad federativa es pieza clave, aunque no definitiva, rumbo a la elección presidencial de 2018, por ello, muchos analistas vieron la salida de Luis Videgaray del gabinete como una estrategia electoral para ir preparando su posible candidatura; hoy sabemos que no es así.  También, están los pronunciamientos tanto del PRD como del PAN para explorar una posible alianza (coalición) para generar un bloque de fuerza electoral en ese Estado. O bien, los diversos posicionamientos de partidos políticos sobre crear instancias de vigilancia para revisar la operatividad y destino de los programas sociales.

 

Otras piezas del ajedrez que se han movido son los que versaron en su oportunidad por los presuntos actos anticipados de campaña de Alfredo del Mazo, en donde el IEEM tuvo que intervenir para enfatizar que no eran tales, hasta el jaque que le han asestado a Josefina Vázquez Mota que inclusive algunos medios la ubicaron como puntera en las preferencias electorales, hoy ha declarado “guerra sucia” por diversos reportajes en torno a su organización “Juntos Podemos”.  Habrá que ver en qué para esta situación.

 

Esto nos permite ver que la elección en esta entidad federativa será dura, en donde las piezas que cada actor político ha movido, mueve y moverá, serán determinantes para ver quién gana la partida de la elección y con ello, lograr un posicionamiento rumbo a la elección del 2018.

 

Pero también, de manera paralela, desde otros puntos empieza la efervescencia electoral.  Ejemplos varios, como los del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México en el sentido de que el gobierno federal pare los ataques a la capital del país, o las de Morena y el PRD en esta Ciudad Capital la que justamente en 2018 librará una auténtica guerra electoral para ver quién se queda con la jefatura de gobierno, con la mayoría de las delegaciones y con una mayoría en el órgano legislativo local. Tanto el PRD como Morena están muy conscientes que la Ciudad de México es pieza clave para la elección presidencial.

 

Como podemos observar, las piezas del tablero están moviéndose tanto de un lado como del otro, lo que hace presumir desde enfrentamientos menores hasta batallas abiertas para no quedarse rezagado con la carrera rumbo al 2018.

 

Lamentablemente en medio de este tablero de ajedrez se encuentra el ciudadano en donde los partidos políticos y, en su oportunidad los candidatos, no han entendido que la confrontación solo inhibe la participación de los electores, algo que debe cambiar en beneficio de nuestro sistema democrático.

 

Finalmente, gran labor deberán encaminar tanto los órganos electorales locales de las entidades federativas como el Instituto Nacional Electoral como árbitro de los competidores electorales, así como de los órganos jurisdiccionales que deberán dar equidad y certeza a unas elecciones tanto locales como federales que permitan poner en su lugar a quien deban de hacerlo, limpiar la imagen de instancias ante falsas acusaciones y garantizar a los ciudadanos el respeto de su voto.

 

@fdodiaznaranjo

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Victimización y percepción ciudadana sobre seguridad pública

La #Asamblea Constituyente de la #CDMX

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.