Opinión

Agustín de Iturbide a 200 años de la consumación de la independencia

México le debe mucho a Iturbide, no sólo la consumación de la independencia. | José Omar Tinajero Morales*

  • 17/01/2021
  • Escuchar

“Americanos la victoria es vuestra". -Agustín de Iturbide1

Ni Hidalgo, ni Morelos, ni el mismo Guerrero pudieron consumar la independencia. La lucha se había prolongado ya por once años y sería un criollo que inicialmente fuera realista, coronel del regimiento de Celaya quien ideó y logró la consumación de la independencia. Debido a varios análisis anacrónicos o por criterios políticos se ha dejado en el baúl del olvido, o de la calumnia, la imagen de Iturbide. Incluso en los años 70 del siglo pasado, los libros oficiales le daban todo el mérito a Vicente Guerrero. Sin embargo, al analizar las fuentes de primera mano, se observa que Guerrero estaba arrinconado en una región de refugio sin ninguna posibilidad de lograr tal hazaña por sí solo. 

A Iturbide desde un principio no le había parecido mal la idea de la independencia de la Nueva España, pero no le gustaron ni la ideología ni las estrategias militares de personajes como Hidalgo. De hecho, el tiempo en muchos momentos le dio la razón a Iturbide, como lo referente a que Hidalgo no estaba capacitado para dirigir un ejército.

Cuando se aprobó la Constitución de Cádiz, que era de corte liberal. Iturbide consideró que no estaba de acuerdo con la idiosincrasia de los novohispanos y decidió retomar su idea de la independencia, pero de una forma ordenada y buscando alianzas para defender la religión. Su movimiento en buena medida fue pacífico y su método favorito fue el de enviar cartas a líderes regionales, uniendo tanto a realistas como insurgentes empezando con Guerrero.

México le debe mucho a Iturbide, no sólo la consumación de la independencia. Iturbide redactó el Plan de Iguala, creó la bandera y el escudo que simbolizaron las ideas claves de su proyecto, creó el Ejército Trigarante, alcanzó los Tratados de Córdoba, le dio el nombre al país y creó un nuevo imperio con una extensión de cinco millones de kilómetros cuadrados.

En el Plan de Iguala, el 24 de febrero de 1821, Iturbide desarrolló su programa de las Tres Garantías: independencia, religión y unión como ejes de su movimiento. Iturbide creó el Ejército de las Tres Garantías para defenderlas que se plasmaron en la bandera. Hay que recordar que el himno nacional en su versión original decía "De Iturbide la sacra bandera", ya que él fue quien la creó. La bandera fue tricolor que representan las Tres Garantías. En esa época tuvo tres ajustes. La primera bandera fue diseñada por el sastre de Iguala, José Magdaleno Ocampo. Tenía tres franjas diagonales; la superior era blanca, la de en medio verde y la de abajo rojo. En cada franja se observa una estrella amarilla de seis puntas.  Los colores tenían el siguiente significado.

Verde: la libertad y la independencia. Art. 2 del Plan de Iguala.

Rojo: la unión. Artículo 12 del Plan de Iguala. Entendía por americanos: "Bajo cuyo nombre comprendo no sólo a los nacidos en América, sino a los europeos, africanos y asiáticos que en ella residen" proclama 24 de febrero de 1821. Así que se englobaban las cuatro raíces.

Blanco: la religión católica. Artículo 1 del Plan de Iguala.

Esta bandera fue la que se presentó el 24 de febrero de 1821 al darse a conocer el Plan de Iguala. Por eso en esta fecha se celebra el día de la bandera y se lleva a cabo la feria de la bandera en Iguala.

Posteriormente se le hizo un segundo ajuste: la franja blanca quedó arriba, la verde se conservó en medio y la roja quedó arriba, se mantuvieron las estrellas y en medio se agregó una corona dorada imperial rodeada por las palabras "Union, Relygion Yndependencia" [sic]. Con lo que se enfatizaba el tipo de gobierno que se adoptaría sería el monárquico.

El tercer ajuste a la bandera se dio el 2 de noviembre de 1821 por la Junta Provisional Gubernativa encabezada por Iturbide, en la que se sustituyó la corona por el símbolo mexica del águila sobre el nopal y con una corona imperial. La idea era unir históricamente el imperio mexica con el imperio mexicano. Se integraba como escudo: el águila.

Los Tratados de Córdoba, 24 de agosto de 1821. firmado por Iturbide, jefe del Ejército de las Tres Garantías y Juan de O’ Donojú, teniente general del Ejército de España. Tuvo como artículos claves:

Art- 1 Reconocer la independencia del Imperio Mexicano (Iturbide, 2014:63) "1.- Esta América se reconocerá por nación soberana e independiente, y se llamará en lo sucesivo Imperio mexicano" (Iturbide, 2014:63). El nombre del país también se le debe a Iturbide, como se muestra en Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba. El nombre de Imperio mexicano que después se mudaría a Estados Unidos Mexicanos. 

Desde el punto de organización gubernamental se estableció: Art. 2 gobierno monárquico.

Art. 4 México capital del imperio. Art. 9.  Se establecería una Junta Gubernativa. Art. 14. Poder Ejecutivo queda en la regencia (Iturbide, 2014:65).

La consumación de la independencia el 27 de septiembre de 1821, se terminaba la etapa novohispana. La creación del Imperio Mexicano se inició el 28 de septiembre de 1821.  A 200 años es importante que a Iturbide se le dé su lugar por sus contribuciones a México.

"Arenga de don Agustín de Iturbide al Ejército Imperial" 25 de septiembre de 1821: "Ya sabéis el modo de ser libre: a vosotros toca señalar el de ser felices" (Iturbide, 2014:70)

*José Omar Tinajero Morales es licenciado en etnohistoria por la ENAH, maestro en Estudios Regionales por el Instituto Mora y estudió el doctorado en geografía en la UNAM. Ha escrito 30 libros relacionados con el turismo, el geomarketing y la historia local - regional. 

Bibliografía

1. Agustín de Iturbide (2014), Escritos diversos, México, CONACULTA.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.