Opinión

Agravio a periodistas

Ojalá que esta situación trágica pare ya. Que termine este terror al que se ha sometido a un gremio que tiene una razón de ser. | Joel Hernández Santiago

  • 01/08/2018
  • Escuchar

A muchos de los hombres del poder, los de la mirada superaquilina, los de carros enormes con chofer a la puerta, los que huelen a loción, con corbata brillocita y de marca, todos los días con trajes a la medida y zapatos archilustrados; los del ‘mando y ordeno’, los que miran a distancia y con desprecio…;

… Esos seres humanos que tienen la vara de la encomienda sin límites son, muchos de ellos, hostiles a la libertad de expresión, que es la base de todas las libertades y de todas las justicias cuando se ejerce con responsabilidad…

… Y No quieren que se sepan sus hechos de gobierno. No lo que está mal. No en donde tienen cola que les pisen. No cuando se trata de preguntar y buscar respuestas a hechos que se salen de la raya de lo legal y del gobierno juicioso y transparente.

Y, de tiempo en tiempo, estos personajes se reúnen con periodistas para intentar su condescendencia, aunque saben que en su fuero interno los desprecian y no falta reunión de ‘sus amigos y colaboradores’ en los que vilipendian en contra de tal o cual periodista-reportero-cronista-articulista, periódico, medio y ahora hasta digitales y redes sociales: todos –o casi todos- son el motivo de sus enojos cotidianos…

Pero esa indignación y ese coraje pueden llegar a excesos. Y en esto algunos parecen coincidir con gente involucrada en asuntos de violencia criminal, crimen organizado y violencia, a secas, la de la patología en desorden: acabar con el mensajero, aunque el mensaje esté ahí, vivito y coleando.

Todo esto viene a cuento porque según informa Rodrigo Gutiérrez González (Van 50 periodistas asesinados en el sexenio de EPN): ‘A unos cuantos meses de que concluya la administración de Enrique Peña Nieto, suman 50 periodistas asesinados en México’. Que en siete meses de este año, han sido ultimados 11 periodistas en todo el país; los últimos tres en menos de un mes. Y da casos y una lista de los periodistas muertos por homicidio doloso.

Impunidad

Y mientras estos graves hechos ocurren, la impunidad pasa a ser parte del escenario en el que se mueve este tema que a todos duele, pero que daña a una sociedad que se entiende en proceso de democratización y que se sabe con derecho a saber lo que pasa y lo que ocurre no sólo en los hechos de gobierno, sino también en lo que respecta a las investigaciones que se llevan a cabo para esclarecer este fenómeno antisocial.

Se sabe por la organización Artículo 19, que tan sólo en 2017 ocurrieron 507 agresiones contra la prensa, de los cuales únicamente de 135 se abrieron carpetas de investigación en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión.

Y luego: se reporta que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos dice que el 90 por ciento de los asesinatos contra periodistas quedan en la impunidad (que de 176 averiguaciones previas, sólo en 17 hubo sentencia condenatoria).

Hay otras formas de intimidación

La invención de delitos o la prosecución a través de demandas insospechadas. Y también se sabe que la mayor parte de los agravios a periodistas provienen de gobierno en casi todo el país; otras veces por asunto de partes o bien por el crimen organizado en zonas de extremo riesgo. Pero todo esto da como resultado un panorama extremadamente dañino para la supervivencia de una sociedad, de la nación y del país, Estado y gobierno.

Y esto que se sabe desde hace tiempo parece no terminar, porque lo más que ocurre es que día a día se hace una contabilidad trágica que suma y suma periodistas agraviados, pero la parte de justicia no informa si día a día hay castigo para los culpables.

La libertad de expresión, decíamos, es la base de todas las libertades. Pero al mismo tiempo es la más frágil porque es objeto del deseo de muchos en una sociedad tan dañada como es la nuestra en por lo menos veinte años. La descomposición de un cuerpo social comienza con la pérdida de sus derechos, de sus libertades y de su gente.

Pero también está ahí la libertad de expresión como factor de equilibrio y para dotar de información a una sociedad que tiene derecho a ella y a su toma de decisiones.

Ojalá que esta situación trágica pare ya

Que termine este terror al que se ha sometido a un gremio que con sus peros y asegunes tiene una razón de ser: la de informar y comunicar, la de analizar y configurar escenarios posibles.

Dice Ryszard Kapuscinski:

El verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro. Las guerras siempre empiezan mucho antes de que se oiga el primer disparo, comienza con un cambio del vocabulario en los medios”.

Esta es en parte la esencia del periodismo; y a esta esencia están agraviando. Vaya, pues.

AMLO-Trump: ‘Cartas marcadas’

@joelhsantiago | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.