El martes 12 de septiembre hubo sesión ordinaria en la Cámara de Senadores y uno de los puntos en la agenda fueron movimientos (altas y bajas) en las comisiones legislativas. Ese día echaron (dieron de baja) al senador Alejandro Encinas Rodríguez, quien había sido durante cinco años el presidente de la Comisión de Asuntos Legislativos, Segunda, comisión importantísima en la elaboración de dictámenes; lo sustituyó el senador Ángel Benjamín Robles Montoya, de la bancada del Partido del Trabajo (PT).

Todo tiene su tiempo

En la política se abren y cierran ciclos. A Alejandro lo acaba de cerrar, aunque le queda más de un año de legislador. El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México es desde hace meses un senador sin partido, igual que el sinaloense Manuel Cárdenas y, por tanto,no tienen derecho a presidir comisiones. No forman parte del reparto del pastel. Ambos senadores saben que así funcionan las cámaras.

Y es que no todos los 128 senadoras y 500 diputados son iguales, como dice George Orwell en La Rebelión en la Granja "no todos los animales son iguales, hay algunos más iguales que otros...".

En ese asunto, la Ley Orgánica del Congreso no cumple lo que dice, no existe igualdad entre los legisladores. Los sin partido son huérfanos. Además, los que mandan en el Congreso (tanto en el Senado como diputados), es la poderosa Junta de Coordinación Política, ahí se arregla o desarregla todo. Basta leer lo que ocurrió hace unos días en San Lázaro, donde estuvieron a punto de crear una crisis constitucional al no instalar en tiempo y forma la Mesa Directiva... O lo de los préstamos de legisladores como si fueran mercancía.

Durante doce días, ocho legisladores cambiaron de bando y luego regresaron a casa. Lo importante era que un partido (el PVEM) amarrara tramposamente la cuarta vicepresidencia de la Cámara. Creo, con todo respeto, que esa situación, aunque legal, no es ética.

No vale la pena mencionar los nombres de las y los diputados; regresaron al "redil" como si nada hubiera pasado, sin ninguna explicación.

Pero regresemos al tema de Alejandro Encinas Rodriguez, legislador que llegó originariamente a la Cámara alta por el PRD y gracias a una alta votación en el Estado de México. Por eso le dolía lo que le hicieron y no podía quedarse callado.

¡La neta es que le pegaron duro! Lo vi triste y encabronado el pasado martes, aunque no debe sorprenderse, Alejandro es un viejo lobo de mar y sabe cómo funcionan los grupos parlamentarios; él ha estado en las cúpulas. 

Y lo más chusco fue que para guardar las apariencias legisladores del PRI, PRD, PAN y el propio PT lo apapacharon al expresarle reconocimiento a su labor durante los 5 años que estuvo en el cargo (salvo unas semanas que fue sustituido por Miguel Barbosa, quien asumió la presidencia cuando solicitó licencia para participar en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México); en cinco años sostuvo 131 reuniones de trabajo, en las que dijo atendió mil 99 minutas enviadas por la Cámara de Diputados y aprobó a su vez 321 dictámenes. 

Hay que decirlo, la Comisión de Encinas ha sido una de las 64 comisiones mejor evaluadas por distintos organismos públicos y por organizaciones civiles. De acuerdo conIntegralia, organización que realiza la evaluación del trabajo del Congreso, entre 2012 a 2015 la Comisión ocupó el primer lugar de desempeño en cuanto a la publicación de programas y los informes anuales de trabajo, así como en el número de reuniones realizadas y el desahogo de iniciativas y dictámenes.

¡Un excelente trabajo! 

Hay que leer el informe de trabajo entrado recientemente, se puede leer en la Gaceta Parlamentaria.

Pero Encinas debía dejar el cargo desde hace meses

Presidir una comisión implica que tiene recursos, un pequeño grupo de gente a su mando y puede hacer cosas; el ex comunista sabe bien que no le correspondía presidir la Comisión y menos esa, ya que por norma interna corresponde a la tercera fuerza parlamentaria y hoy ese espacio es del PT

Ahí podría quedar nuestro comentario, pero no. Vale la pena rescatar lo que ocurrió esa tarde en el Senado, aunque sea solo para que se deje en el diario de los debates y sirva como referente que en las cámaras no debe funcionar de esa forma.

Presidió la sesión el senador panista Ernesto Cordero Arroyo, de quien mucho se ha escrito de la forma en que llegó al cargo.

Ese día al leer el acuerdo, la senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora en su  calidad de secretaria, dijo: "Esa es la lectura del segundo acuerdo y les quiero dejar muy en claro que ambos están firmados por la Junta de Coordinación Política en pleno, salvo el Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN y la Senadora Sonia Mendoza del mismo grupo parlamentario".

En ese momento Cordero Arroyo iba a someter a votación el acuerdo, pero Alejandro Encinas solicitó la palabra, debía decir lo que en ese momento sentía y quedar como testimonio en el diario de los debates.

"Le pediría al senador Encinas si podemos proceder a la votación y después le cedemos el uso de la palabra", dijo el presidente. Cordero.

Pero el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México pidió hacerlo antes de la votación económica, quizá pensó - iluso -, que podría revertir lo inevitable. 

En ese momento el presidente titubeó y decidió concederle la palabra: posicionamiento.

Alejandro Encinas Rodríguez señaló:

"En la política como en la vida se cumplen y se cierran ciclos. El día de hoy me corresponde cerrar un ciclo como presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, de este Senado de la República, función que he desempeñado a lo largo de los últimos cinco años".

"En esta experiencia he cultivado, sin lugar a dudas, un sinfín de amistades y una gran experiencia siempre actuando de manera institucional sin renunciar a mis convicciones y sin buscar ningún beneficio personal".

Dio muchos agradecimientos, sobre todo a su equipo de trabajo.

"Quiero compartir con ustedes algunas reflexiones", precisó. "Creo que es el momento de hacer una revisión profunda al diseño del sistema parlamentario en nuestro país", dijo Encinas.

"Lo he dicho con anterioridad, las Cámaras de diputados y senadores han dejado de ser espacios para la libre discusión de las ideas y para la construcción de acuerdos".

Las Cámaras se han convertido en Cámaras de grupos parlamentarios donde los órganos de gobierno disciplinan y sustituyen el trabajo de los legisladores con lo que se llega en la mayor parte de los casos a las sesiones del Pleno o a las comisiones de dictamen a votar y no a discutir.

Alzó la voz al parafrasear la frase del dramaturgo inglés William Shakespeare en 1601: "¡Algo anda mal, algo está podrido en Dinamarca!".

"Cuando, por ejemplo, pongo mi caso, yo llegué al Senado con el apoyo de alrededor de 2 millones 300 mil mexiquenses; más del doble de los votosemitidos por el PT a nivel nacional en 2015, que solamente tuvo un millón 135 mil y ni siquiera diputados tiene hoy en la Cámara de Diputados".

¡Duro Alejandro! No hay duda que se les fue a la yugular al PT, de quien se dice le regalaron el registro.

Agrega...

"Algo anda mal, cuando nuestro ordenamiento interno no corresponde ya a nuestra realidad, como lo hemos visto en la gran movilidad de los legisladores en el Congreso, donde se llega al extremo de prestar y retirar legisladores de un grupo parlamentario a otro o incluso se contraviene la constitución". Alejandro se refiere a lo que ocurrió en San Lázaro, donde legisladores del PRI regresaron al redil después de que fueron "prestados" al PVEM para hacer posible la cuarta fuerza y conservar una vicepresidencia, la que además de garantizar la libertad de asociación rompió, afortunadamente ya con el monopolio que detentaban los partidos políticos de la representación popular al permitir las candidaturas sin partidolo que nos obliga a restablecer las figuras de grupos parlamentarios independientes, que fue eliminado por las partidocracias en el 2008 a fin de mantener el control de los legisladores.

Claramente señaló que en "el Congreso hoy se obedece a los intereses de los aparatos partidistas bajo una lamentable visión patrimonialista que no ha sido posible superar, pese a las obligaciones de transparencia y rendición de cuentas que hemos aprobado, lo que nos hace urgente también establecer de una vez por todas un comité de ética que regule el desempeño de los grupos parlamentarios y de cada uno de los legisladores en el Congreso...".

Precisó que una de las cosas que aprendió "es a desprenderme de los cargos que he ocupado, los cargos son efímeros y hay que saberlos dejar atrás".

Concluyó diciendo dolido: "Cierro un ciclo, pero aún nos faltan once meses para construir nuestro encargo, el cual continuaré ejerciendo, atendiendo las causas y reclamos de nuestra sociedad con firmeza y con profesionalismo, pero siempre con respeto que merecen todas mis compañeras y mis compañeros del Senado de la República".

Reacciones

Todos los legisladores hablaron maravillas de Encinas, reconocieron en él un gran legislador (lo es) sobre todo a un gran hombre institucional, "y al decir institucional me refiero a que usted siempre cuida, respeta y fortalece las instituciones aún desde la diversidad. Por ello, nuestro grupo, nuestro coordinador (Emilio Gamboa) le da a usted, de verdad, el mejor de los reconocimientos"... etcétera.

El senador Daniel Ávila Ruiz (PAN), le dijo..."senador por el estado libre y soberano de acá de la Ciudad de México, de verdad mi reconocimiento, mi admiración y felicitarle por el gran trabajo que realizó usted presidiendo esta comisión".

Manuel Bartlett Díaz del PT, quien pidió su cabeza: "Quiero sumarme a los reconocimientos que se le hacen en este momento al señor senador Encinas. Hemos convivido en este Senado durante cinco años y somos testigos de su inteligencia, su capacidad, su magnífica oratoria y su posición siempre con relación a los temas sociales más importantes. Yo creo que es un justo reconocimiento que se le hace, nosotros nos sumamos a él, reconociendo, insisto su capacidad, su dominio de la tribuna, su trabajo en una comisión tan importante que regula el funcionamiento de la tercera parte del Senado, por lo tanto, creo que se merece el reconocimiento de todos nosotros".

Mariana Gómez del Campo Gurza (PAN): "A nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, también hacemos un reconocimiento especial al senador Alejandro Encinas por su profesionalismo, su trayectoria y, sobre todo, por ser una persona que siempre ha estado abierta al diálogo".

Angélica de la Peña Gómez (PRD), señaló:"¡Escuché con atención lo que nos dijo hace unos minutos en tribuna y estoy un poco sorprendida! Hoy le escuchamos que reacciona a una decisión de la Junta de Coordinación Política que lo quita de esa Comisión. Aunque aquí todos los que han hablado reconocen que era un magnífico presidente de la Comisión".

Y agregó "Nosotros, en el PRD, antes de que nos dividiéramos y a pesar de mis diferencias con él, porque se fue como independiente, nunca tuvimos y es justo decirlo, nunca nos vino a la mente pedirle que dejara la Comisión, porque efectivamente potenciábamos el nivel profesional, más allá de si continuaba o no en el grupo parlamentario".

Angélica da datos de lo que ocurrió en Junta:

"Yo no tengo la menor duda de decirle al compañero Encinas, de manera leal, de manera genuina, que dimos la batalla, aun cuando él no estaba ya en el grupo parlamentario del PRD, como le consta y como se lo han informado, a partir de la opinión del senador Mayans para que no fuera removido de esta Comisión".

Y les dice a los demás compañeros senadores:

"Si le reconocemos todas estas cualidades y sabemos que lo hizo bien durante estos cinco años, no entiendo, no entiendo ¿por qué lo removieron de esta presidencia?"

Excelente pregunta de Angélica. ¿Por qué lo removieron del cargo? La respuesta puede ser sencilla, como me lo dijo personalmente un senador ayer; el cargo es para el PT que coordina Manuel Bartlett, igual que la dirección del Instituto Belisario Dominguez.

María del Pilar Ortega Martínez (PAN) manifestó: "es una lástima que hoy Alejandro Encinas deje de estar al frente de esta Comisión".

Jesús Priego Calva, senador hidalguense del PRI: "Senador Encinas, respetamos mucho su opinión por las causas que hayan sido. El tiempo que tenemos de conocerlo, que es mucho, antes del Senado, por la televisión y ahora el gusto de conocerlo personalmente, siempre ha sido un buen personaje, muy respetuoso. Yo le deseo mucho éxito. Pero como dijo la compañera: No se va a ir del Senado, pero sí nos vamos a ir, en menos de un año, todos y lo vamos a hacer con el aplomo que usted lo está haciendo, con gusto, porque todo principio tiene un fin".

Hizo uso de la palabra Juan Carlos Romero Hicks, del PAN: "Para que haya democracia se requieren demócratas y Alejandro Encinas es un demócrata (...) Lamento profundamente los criterios de desequilibrio, de irracionalidad para este tipo de decisiones".

Y coincidió en el análisis con Encinas en el sentido de buscar rediseños institucionales, las cosas no pueden seguir así.

Hubo más cosas y muchos aplausos, pero al final las y los senadores presentes votaron que Encinas se fuera. Punto. Así funciona nuestro Honorable Congreso.

Lástima...

@fredalvarez / @OpinionLSR / @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información